www.diariocritico.com
Rajoy y Puigdemont, dos horas y pico de diálogo de sordos
(Foto: Ep)

Rajoy y Puigdemont, dos horas y pico de diálogo de sordos

> El 'president' plantea el referéndum y el presidente le responde con la ley

miércoles 20 de abril de 2016, 21:06h

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no ve vocación entre el jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, y el gobierno catalán respecto a la principal de sus reivindicaciones, la "hoja de ruta" para convertir Cataluña en un estado independiente. Tras dos horas y media de reunión en el palacio de la Moncloa, Puigdemont ha comparecido ante la prensa en la librería Blanquerna de Madrid. El president ha explicado que, en un "clima de cordialidad formal y normalidad institucional", ha trasladado a Rajoy el compromiso del Govern con la hoja de ruta que contempla "convertir a Cataluña en un estado independiente". El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha insistido en su comparecencia que defenderá la unidad de España y la soberanía nacional y hará cumplir la Ley.

Puigdemont no ha visto "vocación de entendimiento" respecto a este tema y opina que se han puesto de manifiesto las "profundas discrepancias" entre ambos. No obstante, ha apuntado que si en ese recorrido, el Estado considera que una forma de atender esta petición es sentarse a negociar un acuerdo que pase por un referéndum, le ha expresado al presidente su disponibilidad a sentarse y "hablar de ello". Según su versión, Mariano Rajoy le ha trasladado que no hay "margen para el acuerdo", por lo que Puigdemont ha reiterado que no ve "vocación de entendimiento" entre ambos posicionamientos.

Rajoy ha valorado "positivamente" el encuentro que ha durado cerca de dos horas y media, y ha asegurado que la reunión se celebró en "términos muy correctos". En este sentido, precisó que él está "dispuesto al diálogo y a trabajar en los asuntos que necesiten de nuestra colaboración leal" porque siempre ha pensado que "juntos ganamos todos".

Pero dejó claro que va a defender "la unidad de España" y "la soberanía nacional" y dejó claro que "lo que sea España" lo deciden todos los españoles.

Por ello, insistió en que su obligación es "cumplir y hacer cumplir la ley, que él lo hará y que sin ley no hay democracia". Mariano Rajoy admitió que "en este asunto concreto", en referencia al referéndum sobre la independencia, "las posiciones son distintas". "Cada uno ha expuesto la suya y yo le he dicho lo que entiendo que defiende una mayoría de los españoles, lo que sentimos y vamos a defender y desde luego la necesidad de hacer cumplir la ley porque sin ley no hay democracia", apostilló.

Puigdemont ha asegurado que seguirá la "hoja de ruta" para convertir a su comunidad en un Estado independiente, mediante la preparación del marco legal que lo sustente. "Es el mandato del Parlament, que viene del mandato de las urnas, y es el mandato por el cual he sido investido", ha dicho en rueda de prensa en la sede de la Generalitat en Madrid tras la reunión en el palacio de la Moncloa.

El president ha definido el clima de su encuentro con Rajoy como "cordial", aunque de "profunda discrepancia" especialmente en la columna vertebral de su acción de gobierno, el camino hacia la independencia, que el presidente del Gobierno ha escuchado "atentamente", por lo que Puigdemont se ha mostrado agradecido.

Aunque ha insistido en que están dispuestos a negociar cualquier posibilidad de convocar una consulta que atisbe el Gobierno, se ha mostrado seguro de que no habrá "margen para el acuerdo" con el actual Ejecutivo del PP. "No es ninguna sorpresa", ha admitido.

Tampoco ve más posibilidades una vez que transcurran las elecciones generales de junio. Tras su encuentro con Rajoy, Carles Puigdemont se ha reunido ya con los principales candidatos: el socialista Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, de Podemos, y Albert Rivera, de Ciudadanos. Pero de sus conversaciones concluye que nada cambiará para su proyecto independentista aunque cambie la aritmética en el Congreso y se forma un gobierno diferente.

"No soy optimista, a todos les he escuchado decir lo mismo. Y cuando a alguien le he escuchado reforma constitucional, la primera pregunta no ha tenido respuesta, para hacer qué, y la segunda, aún peor: con qué mayoría. Hay que ser un poco iluso para pensar que con esto se puede tejer un proyecto ambicioso político para España. Parece táctica y de la pequeña", ha sido su respuesta.

Puigdemont se ha mostrado muy crítico también con la "judicialización de la política" que en su opinión sigue el Gobierno de Rajoy, a quien le ha expresado su convencimiento de que se envía ante los tribunales a políticos "por expresar opiniones, que en democracia se pueden expresar libremente". Entre ellos, alcaldes o concejales pero también los cargos de la Generalitat denunciados por organizar el 9-N, como Artur Mas.

Santamaría y Junqueras se ocupan del resto

La reunión sí ha tenido un resultado seguro: la próxima semana se reunirán los vicepresidentes de ambos gobiernos, Soraya Sáenz de Santamaría y Oriol Junqueras, para revisar el documento entregado por Puigdemont a Rajoy, al menos, los 44 puntos sobre los que el dirigente catalán cree que se puede negociar: todos salvo el referéndum independentista y su queja por lo que considera "judicialización de la política".

Puigdemont ha señalado que sobre el resto cabe negociación y que espera que "salgan a corto plazo" soluciones. Por ejemplo, para avanzar en el pago del FLA a la Generalitat y que termine la "asfixia financiera" de las finanzas catalanas.

Otro asunto en el que el presidente catalán ha hecho hincapié es la ley catalana contra la pobreza energética. Si el primer decreto al respecto fue suspendido, la Generalitat teme que el Gobierno recurra la ley aprobada después. Lo que hoy le ha reclamado a Rajoy es que si lo hace, no utilice su capacidad para pedir al Tribunal Constitucional la suspensión cautelar de la norma mientras resuelve el conflicto.

Ha argumentado que la Generalitat está ejerciendo competencias que considera propias y sobre políticas sociales que entiende coherentes con la normativa de la Unión Europea. "Que al menos el Gobierno no pida efectos suspensivos. Si se discuten cuestiones de competencia, al menos que no perjudiquemos a la gente que se puede beneficiar", ha dicho, para añadir que Rajoy se ha mostrado dispuesto a estudiarlo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.