www.diariocritico.com

Cataluña: ZP sigue siendo popular a pesar de los fiascos del AVE y de la energía

La relación de José Luís Rodríguez Zapatero con la política catalana ha sido en esta legislatura tortuosa. A pesar de ello sigue siendo un político muy valorado en la calle.

Pascual, aprobaré la reforma del Estatuto que salga del Parlamento catalán”, lo dijo Zapatero durante la campaña electoral que le llevó al poder en España. La izquierda catalana había planteado la reforma del Estatuto no sólo para mejorar la financiación si no como un mecanismo para afrontar una nueva etapa del Partido Popular en el gobierno español, ante la pronosticada victoria de Rajoy en 2004.

Las elecciones españolas, sin embargo, las ganó por sorpresa el PSOE. A esa victoria contribuyó la gran aportación de votos socialistas en Cataluña. Maragall fue presidente porque ERC quiso dar dos toques de una sola tacada. Uno enviar a CiU a la oposición y dos, crear un gobierno que pudiese avanzar en políticas sociales y catalanistas sin suscitar una gran oposición en España.

Todavía muchos se preguntan en Cataluña por la finalidad última de Zapatero en lanzar la reforma del Estatut, pero está claro que estuvo a punto de acabar en un fiasco. El desgaste fue grande. El estatuto está en el Constitucional y la frustración catalana crece.

Maragall no frenó las reivindicaciones catalanistas y el estatuto que finalmente se aprobó con el consenso de CiU -por petición expresa de ZP a Artur Mas- resultó a ojos de muchos políticos españoles excesivo.

La inexperiencia de ERC perjudicó PSOE que necesitaba los votos republicanos para sacar adelante muchas de sus iniciativas. Han existido momentos dulces. La intervención del gobierno central en la crisis del Carmel fue balsámica y muy bien acogida por los afectados .

La intervención del PSOE en la crisis que acabó con Maragall. El intento de los socialistas de hacer presidente de la Generalitat a Artur Mas en coalición con el PSC y la revuelta encabezada por Montilla son dos aspectos de esa relación difícil entre Cataluña y el gobierno español.

La crisis de las infraestructuras ha sido el mazazo final: un apagón histórico en Barcelona,, el colapso del aeropuerto del Prat, el fiasco de las líneas de cercanías por los socavones del AVE y la defensa cerrada de Zapatero a la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, han sido vistas como un desprecio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios