www.diariocritico.com

Esperanza Aguirre se ha convertido en la líder con mayor influencia del PP

El 15-M del 2004 Esperanza Aguirre lo tuvo claro, la debacle electoral de su partido la situaba como uno de los referentes políticos más claros del PP a nivel nacional y estaba dispuesta a jugar esta baza confrontando de tú a tú con Zapatero a lo largo de la legislatura. La presidenta de la Comunidad de Madrid, a esas alturas también ya de los populares madrileños, comenzó a forjar su perfil de líder planteando su rechazo frontal a la política territorial del Gobierno, obviando la estrategia del socialismo madrileño de acoso y derribo al urbanismo de los municipios con alcaldías del Partido Popular.

Rafael Simancas, entonces secretario general del PSM, respirando por la herida de la supuesta trama que escondían los dos tránsfugas de su partido que le apartaron de la presidencia autonómica, se puso desde el primer momento la soga al cuello planteando una legislatura de continuas acusaciones sobre el “oscuro” y “depredador” urbanismo del PP.

Una estrategia no compartida por una gran parte de los dirigentes de su partido, sobre todo los alcaldes, que reclamaban alejar el fantasma de la corrupción de los ayuntamientos. El líder del socialismo madrileño sólo aflojo el discurso cuando el “caso Ciempozuelos” le estalló en la cara, llevándose por delante a uno de sus regidores.

Las heridas infringidas al PP en el tema urbanístico apenas dieron para alguna que otra dimisión, pero Simancas estaba tocado, las encuestas así lo reflejaban, mientras Aguirre subía enteros en la intención de voto de los madrileños conforme enarbolaba la bandera de protestas contra el Ejecutivo de Zapatero como las protagonizadas por la AVT o las de los sectores más conservadores y católicos contra la implantación de Educación para la Ciudadanía. Eso, y su política impositiva, económica y de infraestructuras, además de un mensaje, ya todo un clásico de la inquilina de la Real Casa de Correos, “Zapatero asfixia a Madrid”, que ha calado en la ciudadanía madrileña, proporcionaron a Aguirre una mayoría más holgada en los comicios de 2007.

Unas elecciones que provocaron la salida “manu militari” de Simancas del PSM, a cuya secretaría general Zapatero ha aupado al alcalde más votado de España, el regidor de Parla, Tomás Gómez. Al día de hoy en el socialismo madrileño impera la calma chicha en ese liderazgo , que depende muy mucho del desenlace de los comicios de marzo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios