www.diariocritico.com

Mayorías

lunes 29 de abril de 2019, 11:52h

Poco puede apetecer más el responsable de una empresa que la estabilidad. Durante mucho tiempo, la inestabilidad se consideraba algo propio de los mercados financieros, plagados en el imaginario de especuladores ávidos de un rápido enriquecimiento. En las democracias occidentales, la política representaba pocas veces una fuente mayor de incertidumbre, bien porque se asumía inalterable la base institucional, porque las diferencias programáticas se centraban en aspectos esencialmente no críticos y porque además, las encuestas se consideraban fiables. Ahora no. La inestabilidad ha cambiado de acera y mientras los mercados, en particular algunos de tanto volumen como los de divisas, languidecen en niveles de volatilidad de mínimos históricos, que llegan incluso a ser preocupantes por los antecedentes de episodios similares que en el pasado precedieron a intensos episodios de crisis, la política y sus protagonistas constituyen la fuente de mayor inestabilidad e inquietud. Un ejemplo reciente es el de EE.UU. revirtiendo los permisos para importar petróleo de Irán bajo amenaza de sanciones, anuncio al que el crudo respondió con una fuerte subida parcialmente corregida días después. Se repiten con frecuencia episodios de este tipo que aunque afectan a los mercados no dejan en ellos una huella profunda provocando la sensación de que política y economía transcurren por veredas distintas. Es evidente que no, pero lo cierto es que la economía ha estado relativamente alejada del debate preelectoral.

Muy poco acusan los mercados de divisas la inestabilidad política. Hay quién teme que sea la calma antes de la tormenta (2008).

Cualquiera que sea el gobierno que se forme tras las elecciones, va a enfrentarse a un ciclo económico más débil. Dos factores fundamentales lo justifican. Por una parte el hecho de que hemos vivido, particularmente en estos dos últimos años, con un presupuesto fiscalmente expansivo, en el límite de lo permitido por la regulación europea. Por otra, hemos asistido a un fenómeno relativamente inesperado protagonizado por una fuerte caída del ahorro que vuelve a situarse en mínimos históricos. Ambos factores se han conjurado para que el ciudadano tuviese la falsa impresión de que un país puede pasar sin mayor dolor por episodios de inestabilidad política y repetición de procesos electorales sin que ello tenga consecuencias económicas. Uno y otro factor se agotan con el simple paso del tiempo y lo hacen a mucha mayor velocidad de la que el país se acostumbra a la fragmentación política, fenómeno relativamente nuevo y que tiene como principal consecuencia la ausencia de entornos estables que permitan el desarrollo de políticas de largo plazo lo que hace que sea muy importante que quién gobierne, disponga de la estabilidad parlamentaria suficiente para abordar una legislatura completa. Solo con un marco así será posible tratar problemas complejos. Será esto, más que el color del gobierno lo que los mercados sancionen. Sin una mayoría estable, con el agotamiento de los factores internos que han actuado como motor del crecimiento y la fuerte desaceleración que registra el sector exterior, el panorama económico para el nuevo gobierno será delicado.

Poco espacio había para políticas fiscalmente muy expansivas que pagasen por si mismas una rebaja de impuestos, del mismo modo que sin una reforma impositiva de calado no podrá aplicarse una política de fuerte incremento del gasto. Poco margen permitirá la Unión Europea, de modo que a diferencia de lo que pueda percibirse, para la marcha de la economía española en los próximos años es de enorme importancia que se forme pronto una mayoría estable.

José Manuel Pazos

Consejero Delegado del Grupo Omega Financial Partners
www.omegafinancialpartners.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.