www.diariocritico.com

Dolça Catalunya: la resistencia al independentismo supremacista catalán

viernes 31 de enero de 2020, 12:10h

Ayer, asistí a la presentación del libro Dolça Catalunya, en el Centro Riojano, en la que intervinieron el editor , el conseller en cap de la republica de Tabarnia Miguel Martínez, Juanjo Aizcorbe, diputado de Vox, Juan Carlos Girauta, periodista y anterior candidato por Toledo de Ciudadanos, Joan López Alegre, miembro de Tabarnia, escuso su presencia Albert Boadella Presidente de Tabarnia, y una sala repleta de invitados, dispuestos a comprar el libro que venia acompañado por una bandera de Tabarnia, la irónica republica con la que los catalanes con seny hacen frente a los independentistas supremacistas, hoy en el gobierno catalán, en la cárcel o fugitivos de la justicia española por el ilegal referéndum del 1 de Octubre. El libro esta escrito por 36 héroes civiles, sometidos a la violencia y al desprecio de los supremacistas, y sus fuerzas de choque , los CDR, que campan por sus respetos bloqueando carreteras, el aeropuerto y quemando contenedores y lanzando adoquines contra las fuerzas del orden. Mientras el gobierno de Madrid lleva ya bastantes años dejando hacer, mientras que sus representantes, la alta Inspección, los delegados del Gobierno no tienen nada que hacer, salvo los tribunales de justicia que si parece que condenan los desmanes y la violencia contra la Constitución y los derechos básicos del resto de los catalanes.

. Los miembros del blog Dolça Catalunya publican ahora un libro en el que ofrecen soluciones para el conflicto independentista. Hace seis años, "unos idealistas" 36, según el editor Álex Rosal, se propusieron destapar las mentiras del nacionalismo catalán y abrieron un blog. Desde entonces, Dolça Catalunya recibe miles de visitas al día y se ha convertido en una de las páginas más señaladas por el independentismo. Tome nota de las intervenciones, aunque estas se ha publicado en el Blog que reproduzco:

"La pregunta es mucho más fácil de responder de lo que parece", dijo Miguel Martínez, mano derecha de Albert Boadella y representante de Tabarnia durante el acto. "¿Quién es nacionalista? El que escucha a Junqueras y a Puigdemont. ¿Y quién no lo es? El que los entiende". Para él, el catalanismo "funciona esencialmente como una nueva religión", que se mueve a base de fe —"también de dinero"—, y cuyo primer mandamiento es "el famoso ‘ahora paciencia, mañana independencia’ de Pujol. Advirtió también que nada diferencia al nacionalismo catalán de cualquier otro nacionalismo histórico. "Todos buscan lo mismo: exterminar al diferente". Y recordó que, observando la progresión que ha tenido en las últimas décadas, "es evidente que el siguiente paso, ya nos lo han avisado, será reclamar los Paisos Catalans, es decir, todos los lugares de fuera de Cataluña donde se hable catalán". Por último, se pronunció en nombre de Boadella para pedir "una lista única que junte a PP, Vox y Ciudadanos en las próximas elecciones autonómicas".

Juanjo Aizcorbe, diputado de Vox en el Congreso, por su parte, destacó que "lo mejor del libro no es únicamente que plantee un problema y proponga un diagnóstico, sino que lo hace evitando la queja continua". "Es un libro, sobre todo, que propone soluciones", dijo, "y que no se acobarda a la hora de tocar temas importantes, como una posible reforma constitucional". En concreto, se refirió al "término 'nacionalidades' del artículo dos; y al artículo 150.2, que habla de las competencias exclusivas del Estado y de las competencias delegadas a las autonomías".

También reseñó que Dolça Catalunya es "una reflexión acerca del mal del nacionalismo, que nunca es pacífico, ya que, aunque no promueva la violencia explícita, sí que azuza otro tipo de violencia, como la muerte civil de todos aquellos que no comulguen con sus ideas". Y por eso, quiso "contestar a todos aquellos que tachan a los anti catalanistas de nacionalistas españoles". "Hay que saber diferenciar entre un nacionalismo excluyente y un patriotismo integrador".

Juan Carlos Girauta, habló en un tono algo más pesimista, y se lamentó de una situación "que no parece que vaya a ir a mejor". "Llegó un momento determinado en el que algo cambió dentro de mí, después de tantos años de lucha. De pronto me di cuenta de que, si Cataluña tenía que ser lo que los independentistas están haciendo de ella, yo no quería ser catalán". "No quiero ver convertido en un desierto intelectual y moral el escenario de toda mi vida. Es algo que me destroza el alma", dijo, antes de añadir que, "sin embargo, todo lo que he visto estas últimas décadas es que la situación social de Cataluña es una pendiente descendente que no parece que se vaya a estabilizar".Destacó a dos personajes. "Por un lado Cambó, evidentemente, y por otro Pujol, que no está al nivel del primero, pero que algo que sí que tuvo siempre fue una perseverancia que no se puede negar". Girauta denunció que "todo lo que ha pasado en Cataluña llevaba escrito desde los noventa, en el Proyecto 2.000", y que "lo único que han hecho los independentistas ha sido cumplir lo que prometieron, dominando paulatinamente todas las instituciones de la Comunidad".

Además, "Nunca he conocido a un comunista o a un liberal que insulte a sus rivales políticos llamándoles comunistas o liberales. Es algo que sólo hacen los nacionalistas, y esa es la prueba de que ellos mismos, en su fuero interno, saben que su ideología es basura", dijo. Después, diagnosticó que "el tejido social en Cataluña está enfermo, pero porque uno de sus focos de infección es el PSC, que blanquea y legitima a los catalanistas, movido por un electorado ingenuo que se ha creído realmente que en Cataluña lo que hay son dos grupos sociales enfrentados". Y respondió: "No. En Cataluña lo que ha pasado es que unos han dado un golpe de Estado contra los otros". Por eso, terminó su intervención explicando que la única salida que le ve al conflicto es la instauración de "un 155 permanente durante varios años". Por mi parte le manifesté al acabar el acto que yo tenía un sentimiento similar al suyo, pero hacia Mallorca, de la que estoy muy informado, al recibir todos los días el “Ultima Hora”, las islas han sido igualmente corrompidas por los catalanistas que, aunque minoría influyen decisivamente en el gobierno balear, Yo no deseo tampoco, volver a mi tierra desde Madrid, donde he alcanzado la auténtica libertad.

Por último, intervino Joan López Alegre, antiguo diputado del Parlamento de Cataluña, y quiso "tomarse las cosas con la seriedad que tienen". "Porque una cosa que hay que tener clara es que la independencia de Cataluña, es decir, la desintegración de España, es posible", dijo. "De la misma manera, no es verdad que los sucesivos gobiernos centrales se hayan borrado de Cataluña. Lo que han hecho ha sido colaborar con los independentistas, directamente". Por eso, no consideró necesario "ni siquiera cambiar la Constitución. Lo único que hace falta es que se cumpla la ley".

Siguieron una serie de preguntas del público animando a los ponentes y a los escritores del Libro a seguir con su resistencia y a luchar si era necesario en la calle, bloqueando por ejemplo el paso fronterizo de la Junquera, para que los autobuses de asistentes pagados y con el bocadillo no puedan acudir al estadio rugby de Perpinyá, a la convocatoria del fugitivo Puigdemont el 29 de febrero, aunque es probable que los mossos intenten impedirlo.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios