www.diariocritico.com

Sospechas (XIV)

viernes 22 de mayo de 2020, 12:17h

ESTRUCTURAS

No tengo datos exactos, pero intuyo, sospecho que España hace podio europeo, o mundial, en la cantidad de empresarios y autónomos por kilómetro cuadrado.

Cantidad… ¿y calidad?

¿Cómo es posible que con varios millones de empresarios-autónomos también hacemos podio en el porcentaje de paro? ¿En esa casi infinidad de creadores de riqueza, todos crean riqueza… o hay un continente-contenido al que obligan las circunstancias para ir a salto de mata?

Solo hay que observar, sobre todo en las grandes-medianas ciudades, la rotación que hay de “nuevas-vanguardistas-propuestas-negocios” con sus respectivos voluntariosos promotores que suelen durar menos que el agua en una cesta, o casi.

Ocurre que el tejido empresarial-productivo lo compone un altísimo porcentaje de empresas entusiastas pero con menos de cinco trabajadores…incluido el o los dueños. Con esas credenciales, salvo excepciones, es dificilísimo ser competente-competitivo aquí, allí o allá.

La desigualdad que hay entre los mismos empresarios es muy parecida a la que hay entre los mismos autónomos y entre los mismos trabajadores. No tiene nada, que ver Zara o El Corte Inglés con las tiendas establecidas o los establecimientos que ponen algunos famosillos. Hay algún que otro autónomo que gana mucho dinero porque ha heredado, o se ha trabajado una suculenta cartera de clientes, pero hoy por hoy no sabe hasta cuando seguirá el bienestar. Hay pequeños autónomos, en particular agropecuarios, que si pagan los seguros cada mes, no pueden ir a tomar tapitas-cervecitas en terracitas ni invitar a los nietos a Disney.

Y hay autónomos, forzados, porque muchos de ellos estaban en plantilla y con la “libertad de mercado y empresarial” sin límites, se ganan el pan a tanto el trabajo casi efímero, o trabajan a destajo en un ambiente laboral-social-retributivo deteriorado, revuelto o decadente.

El escalafón de los trabajadores por cuenta ajena, es de locos. Los hay, como los peloteros Piqué y Ramos, que ganan más dinero que la inmensa mayoría de empresarios-autónomos… pero, ¿cuántos trabajadores por cuenta ajena hay que no llegan con un mínimo de holgura a finales o mediados de mes?, ¿y la economía sumergida?, ¿hay que revisar para sanear, las empresas con salarios de hambre’. Claro que hay emprendedores, autónomos, y trabajadores por cuenta ajena, que hacen bien-muy bien los deberes, la pregunta es: ¿el vergonzoso conflicto del paro es estructural, o algo tiene que ver con la dejadez de los políticos en asuntos y planes principales?

Sí, en el sistema ultra capitalista además del Covid 19…hay muchos virus que afrontar-solucionar… eso de ande yo caliente y ríase la gente ya es impresentable.

Un sector, de paisanos y forasteros, da igual lo que hagan-sean, tiene el virus del individualismo perjudicial; otro sector se creen hijos del fortísimo Tarzán y si fulano llega a “triunfar”, yo también, es el orgulloso virus tóxico; y no faltan los “rebeldes” que no quieren que les exploten y montan un chiringuito para pasar de explotados a explotadores, es decir, ¿pasan de simpatizar con los sindicatos a simpatizar con la patronal? El batiburrillo-virus mental está servido. En fin, estos asuntos esenciales para la corrección-sostenibilidad personal y colectiva de un Estado-Estadio cuerdo, está hoy por hoy, en un laberinto de casi impasible-imposible salida.

A raíz de las cartas boca arriba-abajo que ha puesto el Covid19, las tres fuentes de riqueza, empresario-autónomo-trabajador… sin colaboración-coordinación-participación de las tres partes no tiene credibilidad ni proyección para mejorar el todo. Pero eso lo contaré en otra historia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.