www.diariocritico.com

Mucha necesidad para fiarse

lunes 17 de junio de 2019, 12:48h

En realidad no se sabe en qué va a consistir el presupuesto del euro ideado por los líderes de Alemania y Francia hace un año y cuya mera creación se acordó tras mucho e intenso debate en la madrugada del viernes pasado. Básicamente se pusieron de acuerdo en que habrá presupuesto. Si usted se pregunta sobre su tamaño, la forma de financiarlo o quien dirigirá su aplicación, mejor pase a otra pregunta. El Comisario de Asuntos Económicos se contenta con decir que al menos se ha abierto la puerta y que ya se verá que pasa. Al menos el compromiso adquirido por los líderes europeos para su creación se ha cumplido. Este presupuesto, defendido con fervor sobre todo por España, debe de ser la herramienta sobre la que apoyar la creación de la tan reclamada Unión Fiscal, y habría de servir como mecanismo para favorecer inversiones y reformas en aquellos países que puedan enfrentar una situación de crisis. El asunto, considerado crítico para la supervivencia del euro, sigue en el plano de la discusión política y difícilmente puede considerarse en este momento un punto de apoyo para la moneda única y continuará sin serlo durante muchos meses, seis al menos, y antes habremos de conocer a los nuevos líderes de la UE.

De los cuatro cargos que ocuparán posiciones de liderazgo (Comisión, Consejo, Alto representante y Presidente del BCE) en los mercados se discute más sobre quién se ocupará del BCE. Cinco son los candidatos, y más aún son las teorías de cómo se gestará su nombramiento. No existe un procedimiento formal y por lo tanto tampoco candidatos oficiales pero implícitamente todos consideran en sus preferencias que el designado ha de hacer frente a un escenario de nueva crisis del euro y se preguntan cómo cada uno respondería. A diferencia de la Reserva Federal, el BCE no cuenta con margen para recorte de tipos de interés y en caso de tener que actuar tendría que volver pronto a la compra de bonos. En este punto radica la principal causa de oposición al candidato alemán, denominado con sarcasmo por el actual Presidente, el señor del “Neim zu allen” (no a todo) por su oposición frontal a las compras de activos que a la postre sirvieron para salvar del colapso a la eurozona. Huérfano de unión fiscal y sin relevo conocido para la conducción de la política monetaria, hay un riesgo de que el periodo de orfandad del euro haga crecer en la Administración norteamericana el interés por aprovechar la circunstancia. Estos días el euro aparecía señalado como enemigo en la peculiar retórica del Presidente de EE.UU. aunque no consiguió con eso que en los mercados se despertase inquietud alguna. Empieza a llamar la atención, que pese a la cantidad de frentes que se mantienen abiertos y otros que se abren, la apariencia sea de tanta calma, con volatilidades muy bajas y con los mercados de valores ya cerca de recuperar el desplome registrado en mayo. Bajo el amparo del cambio de discurso de la FED que se reúne el miércoles, incluso los inversores en renta fija vuelven a dirigir su dinero hacia los bonos basura.

Cuando es evidente el impacto de las disputas comerciales, parece que los mercados creen en la proximidad de cuando menos de una tregua, y resulta difícil saber cómo reaccionarían en el caso de que la tensión se prolongase y aumentase. Quizá consideren haber encontrado una nueva opción PUT en el patrón de comportamiento del Presidente norteamericano que acentúa la presión cuando la renta variable sube y hace concesiones cuando baja. Hay que tener mucha necesidad para fiarse.

José Manuel Pazos

Consejero Delegado del Grupo Omega Financial Partners
www.omegafinancialpartners.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.