www.diariocritico.com

funamviolistas

Música, teatro, danza y humor. Con estas cuatro palabras puede definirse un espectáculo tan sorprendente como delicado, y tan serio como divertido de estas tres chicas que se hacen llamar como el propio montaje: ‘The Funamviolistas’. Yo añado una más, amor. Sin amor no es posible cuajar un espectáculo tan bello… El viaje intenso con ‘The Funamviolistas’ a través de tantas y tan marcadas emociones tiene algunas paradas bien definidas: “el encuentro en un parque, un duelo sonoro, un viaje en barco, un garito tanguero bonaerense o un salón vienés de conciertos".

La emoción vivida a través de la música llega mucho más lejos que la transmitida a través de la palabra. Siempre lo he pensado así,pero hasta que acudí a ver a ‘The Funamviolistas’en la Sala Max Aub de Naves del Español,nunca antes lo había vivido de forma tan contundente, tan íntima, tan clara y tan festiva.

> La función de Ana Hernández, Mayte Olmedilla y Lila Horovitz podrá disfrutarse ahora hasta el 10 de enero en Madrid

Repetición de la jugada tras sus éxitos en España e Hispanoamérica. Y siguen dando la nota. La mejor nota musical. La mejor nota funámbula (y perdonen el palabro). No sólo es una mezcolanza de espectáculo único, sino también irrepetible para cualquiera de otros artistas que lo intentaran. Y nota, máxima nota, es la que han sacado en todos los lugares que han tenido la suerte de disfrutarlas: porque la función viene cargada de premios. Ahora la cita obligada se instala en el Teatro Luchana, donde a partir de este viernes 18 no caben dudas de que repetirán los éxitos de crítica y taquilla de hace un año en Las Naves del Español Matadero de Madrid. Pongamos que se habla/escribe del polifacético trío femenino que componen The Funamviolistas. ¿De quién, si no, con semejante e irrepetible hoja de servicios a la Cultura con mayúsculas?
  • 1

A veces, no hace falta la palabra. Sólo el gesto y la música son recursos suficientes para la expresión armónica del mensaje. La música en 'The funamviolistas' se convierte en elemento plurisemiótico principal para signar la situación, los sentimientos, los estados de ánimo,el desarrollo dramático o el humor... y profundas reflexiones sobre el ser humano. Mejor, imposible.