www.diariocritico.com

interventor de Renfe

"En ningún momento" se consideró "culpable"

El interventor del Alvia que descarriló el pasado 24 de julio en Santiago de Compostela, Antonio M.M., ha reconocido ante el juez instructor que llamó al maquinista momentos antes de registrarse el accidente ferroviario en Angrois. Desde el fin de la llamada hasta el descarrilamiento transcurrieron 11 segundos, según el informe de las cajas negras.

El juez considera no "típica" la llamada, pero no la causa del accidente

El interventor que llamó al maquinista unos minutos antes de que descarrilase el tren el pasado 24 de julio en Santiago, Antonio M.M., ha asegurado que tenía el móvil "en el bolsillo" cuando salió del tren y que "en ningún momento" se consideró "culpable" del accidente en el que fallecieron 79 personas.

El motivo de la llamada era el de apear a una familia

El maquinista Francisco José Garzón Amo ha identificado al interventor de Renfe que viajaba en el Alvia descarrilado, Antonio Martín Marugán, como la persona que lo llamó minutos antes del descarrilamiento para darle indicaciones, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG). Este hecho, ocultado por ambos interlocutores hasta este momento, podría poner en problemas a Marugán ya que, según el código de buenas prácticas de Renfe, no debió haberse producido nunca esta comunicación sin razón de urgencia cuya única finalidad era la de apear a una familia, tal y como ha avanzado 'El País'.

- Otro maquinista dice que se puede hablar por motivos de servicio
- El tren descarriló a 153 km/h en un tramo de 80
  • 1

Llamó para que una familia pudiera apearse en una determinada parada

El titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de Santiago ha citado para este viernes al interventor Antonio Martín Marugán que llamó al maquinista desde el tren momentos antes del descarrilamiento registrado el 24 de julio en Santiago de Compostela supuestamente para solicitar que el tren entrara por una determinada vía en la estación de Pontedeume (A Coruña) y permitir así que se apeara una familia.