www.diariocritico.com

Morenito de Aranda

> Fea y basta corrida del Ventorrilo y un Capea peor que nunca

Triunfo y drama: ea, así es la Fiesta. Los pinceles artísticos de Morenito colorearon una bella faena al quinto, que le valió una oreja de peso; la mala fortuna de Gonzalo Caballero le llevó al hule, eso sí tras la heroicidad de aguantar herido grave hasta despenar al tercero. Y el peor Capea de la historia -mérito tiene el salmantino en lograrlo-, aguantó tres pitadas, que debió compartir con la empresa, ya que ésta se ríe de la afición al colocarlo año tras año, petardo tras petardo. Todo ante una desigual corrida, en hechuras y comportamiento de El Ventorrillo.

Cuarto año de los galardones, también para a López Simón como la revelación del abono isidril

El arte del toreo. Una frase y calificación rotunda. De Puerta Grande y olé. Nada estremece tanto a los espectadores que una faena artística. Por eso la Tertulia Cultural y Taurina Maná, presidida por ese mecenas y gastrónomo que es Alfonso Pedragosa, decidió hace tres años conceder unos Premios a los autores de este tipo de faenas en San Isidro. Que en esta cuarta edición de 2015 han sido para el matador Morenito de Aranda y para el novillero Posada de Maravillas.

Gran y variada corrida de Montealto

> Dos orejas para Morenito de Aranda y López Simón, herido como Ángel Teruel

"Nadie se aburre cuando sale el toro". La frase brotó, apasionada y compulsiva, de la voz honda y rasposa de Rosco, uno de los mejores aficionados del sanedrín sabio que es el exigente Tendido 7 de Las Ventas. Y llevaba toda la razón y más. Porque esta goyesca del 2 de mayo de 2015 ya está grabada con hilo de oro en la historia de la plaza más importante del mundo. Salió el toro, como casi siempre en Madrid, pero luciendo la casta de su fiereza, y le enfrentaron tres coletudos de agallas y torería, con un balance de drama -graves cogidas de Ángel Teruel y López Simón, éste con el premio de las dos orejas que cortó-, y triunfo -las otras dos que echó en su esportón Morenito de Aranda, único ileso de la terna-. Viva la Fiesta, las pocas veces que, ¡ay!, es auténtica. Viva.
  • 1

Oreja para cada uno y silencio para Saldívar

Llevan años sentados en la balaustrada de la Fiesta. A veces segadores sin cosecha por injusticias o a veces, pocas,por deméritos propios. Pero son dos torerazos diferentes al montón y con personalidad. Además, ahora llevan racha de sumar triunfos en sus últimas comparecencias en la siempre difícil cátedra venteña. Y este domingo lo refrendaron con sendas orejas. Es justo y necesario verlos en todas las Ferias y muy arriba del escalafón. Pongamos que se habla/escribe de Eugenio de Mora y Morenito de Aranda, protagonistas de nuevo, mientras Arturo Saldívar sólo apuntó variedad capotera, que no es poco.

Fracaso ganadero de Antonio Bañuelos

Tras tres horas de corrida, con nueve toros en el ruedo, la undécima de la Feria de San Isidro se despedía con una oreja merecida para Morenito de Aranda y un buen tercio de varas a cargo de Nacho Meléndez, picador del mexicano Zotoluco. Poca cosa para una tarde que se convirtió en noche y se hizo, a ratos, interminable.