www.diariocritico.com

Así es la era digital y los bajos salarios de los trabajadores de la 'economía colaborativa'

Así es la era digital y los bajos salarios de los trabajadores de la 'economía colaborativa'
jueves 22 de marzo de 2018, 10:41h

La economía colaborativa es el último desarrollo y la nueva moda de nuestra era, para muchos considerada como la 'era digital' en cuanto a su denominación. Pero este término sobre la 'economía colaborativa' conlleva muchas connotaciones positivas que están en entredicho. Teóricamente supone que hay una interacción entre dos o más sujetos, a través de medios digitales o no, que satisface una necesidad o servicio.

Las plataformas digitales pone en común a usuarios que interactúan entre ellos y se convierten en vendedor y comprador, ofertante y demandante de un bien o servicio... y se basa en la premisa de que cuanto mayor sea el número de usuarios en la plataforma digital usada, más valor tendrá la misma. El consumo colaborativo supone un cambio cultural y económico en los hábitos de consumo donde apenas hay desconfianza en la otra persona. El usuarios se fía de que al otro lado de la plataforma, la otra persona le dará ese bien o servicio en plenas condiciones y, si no, le calificará negativamente.

Más allá de la teoría, en la práctica, en el día a día, la economía colaborativa se basa en las nuevas vías de hacer negocio: pedir comida a través de una app de móvil, solicitar un coche o un taxi para transporte, comprar online sin moverse del sofá o entrar en una subasta. También puedes apostar con otros usuarios, ganar dinero, prestar consejos o consultas desde la pantalla de tu teléfono...

Y sobre todo, una imagen y una premisa: el lowcost cueste lo que cueste, por encima de todo. Los consumidores quieren pagar todo a precios baratos, con promociones, descuentos y ofertas. Los que están al otro de la app y del servicio son los 'pagadores' de estas condiciones de bajos precios. "¿Por qué voy a pagar entre 10 y 15 euros por un trayecto en taxi que con un coche de Uber puedo hacer por entre 5 y 7?", es la pregunta habitual de los usuarios de apps de economía colaborativa. "Además, llevan traje, corbata, y me ofrecen agua al subir al coche; los taxistas, no", comentan también los consumidores de este tipo de servicios.

¿Qué calidad laboral y qué salarios supone la economía colaborativa? Recientemente hemos visto cómo el mito del gigante Amazon, hasta ahora con una imagen intachable, se venía abajo. Amazon España pretendía cambiar el convenio colectivo a sus trabajadores y éstos, ante la pérdida de la calidad de las condiciones laborales, se han ido a la huelga con un éxito total de convocatoria y seguimiento. Pero hay más: Uber y Cabify y sus controvertidos métodos para robar clientes a los taxis tradicionales, los precarios repartidores de comida a través de Glovo, Deliveroo o UberEats... ¿Qué economía y que calidad laboral estamos construyendo en la era digital?

Por ejemplo, éstos son algunos de los salarios y condiciones laborales que han hecho públicos trabajadores de la economía colaborativa:

Chófer de Uber/Cabify:
Salario: 12635,87 euros/año; 902 euros/mes
Horario: 10 horas de trabajo al día, 6 días a la semana
Convenio colectivo: Conductores de Auto-Taxis

Repartidor de Glovo/Deliveroo/UberEats...:
Salario: no tienen salario fijo, son autónomos
Convenio colectivo: No hay, trabajan como autónomos
Honorarios en Glovo: el 70% de cada pedido entregado, que según trayecto cuesta entre 5 y 7 euros
Honorarios en Deliveroo: 4,25 euros por cada pedido entregado en bici y +0,25 euros en moto (no suministrada)

¿Quién gana con la economia colaborativa?

La sociedad poco. La Seguridad Social y la Agencia Tributaria, que somos todos, no mucho. Hoy por hoy la sociedad no ha sabido transferir las ventajas de la economia colaborativa al plano laboral y macroeconómico.

Los apartamentos vacacionales alquilados entre particulares por plataformas y apps como Airbnb, Wimdu... suponen que ayuntamientos y autonomías no ingresen por tasas. Los impuestos quedan en el olvido a la espera de que el dueño del piso quiera reconocer sus ingresos derivados de esta actividad. No se crea empleo porque no hay intermediarios salvo los originados por la propia app y además genera problemas de convivencia en los barrios y vecindades.

Los comercios electrónicos y apps de venta de artículos de segunda mano o nuevos también están en entredicho. Algunos generan empleos, como Amazon, pero otros como el célebre Wallapop se queda para que particulares vendan y compren género personal que ya usan. No hay impuestos ni tasas recaudados en estas transacciones, aunque hay obligación fiscal de hacerlo.

Los trabajadores de apps de reparto de comida o de transporte barato están desprotegidos, con obligación de trabajar muchas horas para llegar a la recaudación necesaria, muchas veces sin seguro ni garantías personales o de salud. Las empresas, sin embargo, ahorran empleos y gastos de personal, pero no se traduce en que estos trabajadores de la economía colaborativa tengan unas condiciones medianamente dignas. Muchos acaban siendo falsos autónomos, aunque no se quiera reconocer este estatus.

El sindicato UGT ya se puso manos a la obra y creó la plataforma TuRespuestaSindical.es, que intenta servir de apoyo a "las personas trabajadoras que desarrollan sus trabajos en plataformas digitales".

De momento, los trabajadores de Amazon se apuntan un tanto con su huelga: la empresa promete un aumento de sueldo de entre el 1,6 y el 5,6% a partir del mes de abril.

La falsa economía colaborativa: Deliveroo, Glovo, Ubereats...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.