www.diariocritico.com

Ángela Rodríguez (En Marea-Podemos): "No vamos a aceptar un mercado de úteros bajo ningún concepto"

Ángela Rodríguez (En Marea-Podemos):
(Foto: Dani Gago/Podemos)
Ángela Rodríguez es diputada de En Marea y miembro del Consejo Ciudadano de Podemos. Con 27 años, es una de las parlamentarias más jóvenes del Congreso de los Diputados en esta legislatura. Forma parte de la comisión de Igualdad y de la subcomisión que está elaborando un Pacto de Estado contra la Violencia de Género. En conversación con Diariocrítico, explica el rechazo de Unidos Podemos a la propuesta de regular la gestación subrogada y no duda en hacer autocrítica al reconocer la poca prioridad que tienen las cuestiones de igualdad en la agenda política.

¿Cuál es la posición de Unidos Podemos ante la propuesta de Ciudadanos de regular la gestación subrogada?

Dentro del grupo confederal hay diferentes posicionamientos. Tanto En Marea como Podemos hemos rechazado el planteamiento de Ciudadanos porque no cumple los requisitos ni los mínimos que nosotras pensamos que se tendrían que garantizar para cualquier cosa de este tipo. Con esto quiero decir que por supuesto estamos en contra de abrir un mercado con el cuerpo de las mujeres y estamos en contra de cualquier proposición que vaya en contra de los derechos de las mujeres. La proposición de ley de Ciudadanos, de hecho, llega a cuestionar cosas que tienen que ver con la ley del aborto, cuando desde el feminismo sabemos que esto ha sido un gran hito que hemos conquistado y no nos gustaría retroceder en ese sentido.

Y ya desde una perspectiva más personal, yo creo que es muy importante cambiar el marco político de lo que se plantea. La paternidad y la maternidad no son derechos y habría que pensar si lo es la familia. Creemos que lo mejor que puede pasar aquí es que haya mejores mecanismos de adopción y técnicas de reproducción asistida públicas y garantizadas para todas las personas que lo necesiten. Y la gestación por sustitución no es una técnica de reproducción asistida.

¿Contemplarían regular la gestación subrogada si la propuesta tuviera otro tipo de condiciones o garantías?

No exactamente. Lo que estamos diciendo es que no vamos a aceptar un mercado de úteros o un mercado de niños bajo ningún concepto. Entonces, cualquier propuesta que implique una relación contractual entre la mujer gestante y los padres que quieren tener ese bebé no la vamos a asumir. Habría que ver cuál sería nuestra posición con otra propuesta encima de la mesa, como la que ha planteado Bildu por ejemplo, y ahí probablemente habría que abrir un nuevo debate. Pero la propuesta que ha hecho Ciudadanos no la asumimos bajo ningún concepto.

¿Cuál es el peso dentro del grupo de los que apuestan por estudiar una regulación de la gestación subrogada y cuál el de los que no la contemplarían en ningún caso?

No sabría decirte. Menos En Comú Podem, que aún tiene posicionamiento, el resto nos hemos manifestado a priori en contra de favorecer una regulación de la gestación por sustitución. Que, de hecho, ya está prohibida por la ley a día de hoy.

Uno de los argumentos de Ciudadanos es que ya hay españoles recurriendo a la gestación subrogada en otros países -de forma más o menos garantista- y que luego pueden tener problemas en el registro civil español. ¿Cree que habría que intervenir en estos casos o habría que dejar las cosas como están?

Creo que la respuesta a este tipo de preguntas tiene que ser que el marco que ha planteado Ciudadanos no garantiza ni los derechos de los niños y niñas ni los de las mujeres. Esto es importante porque si realmente nos preocupa lo que está sucediendo con los menores, entonces favorezcamos las políticas de cooperación internacional para impedir que existan las prácticas de mercadeo de bebés en el resto del mundo. Sabemos que hay verdaderas granjas en las que se explota a las mujeres. Esto es lo que se tendría que hacer para evitar que esos niños estuviesen en esa situación.

Lo otro, yo creo que es un juego un poco más demagógico. ¿Qué hacemos con esos niños y niñas? Veremos en cada caso, pero no se puede simplemente analizar la situación de los derechos de las mujeres y de los niños y niñas por casos concretos que ahora mismo tenemos en nuestro país. Es importante incidir en que ojalá podamos hacer una política internacional que impida que esta práctica se de en otros países.

La diputada Ángela Rodríguez promete su cargo en la sesión constituyente/Foto: Dani Gago (Podemos)

PSOE y PP llevaron el debate sobre la gestación subrogada a sus respectivos congresos. ¿Cómo se ha llevado a cabo este debate en Unidos Podemos?

En Podemos se ha hecho un debate en la secretaría de feminismos, que tiene que ser ampliado a partir de ahora. Espero, vamos. El debate de En Marea yo creo que ha sido bastante modélico en su ejecución porque se ha hecho en todos los espacios municipalistas de los que formamos parte, contando con los colectivos, con las mujeres y las bases del partido. El debate duró meses y finalmente aprobamos un dictamen que ha sido participado por el mayor número de gente posible. Creo que los mecanismos de este tipo son los mejores, en general, para tomar decisiones de calado como esta.

Entrando en otro tema, ¿de qué va a servir el Pacto de Estado contra la Violencia de Género?

(Pausa) Este Pacto de Estado debería -e insisto en lo de debería- servir para que la lucha contra la violencia machista fuera una cuestión de Estado. Y cuando algo es cuestión de Estado, como lo fue la lucha contra el terrorismo de ETA, significa que todos los recursos que sean necesarios para dar una respuesta contundente se ponen al servicio de esta causa. Lo que nos hemos encontrado a lo largo de estos meses es que muchas respuestas ya las teníamos o ya estaban en la legislación existente o en la legislación de algunas comunidades autónomas. Luego hacían falta avances políticos completamente nuevos pero sobre todo hay que convertir esta lucha en cuestión de Estado.

¿Cómo valora la actitud del resto de formaciones en la subcomisión que ha estado trabajando en este pacto?

Creo que ha habido un intento muy profundo y sincero de todas las partes de llegar a un acuerdo. Pero también se ha puesto de manifiesto que lo que tiene que ver con políticas de mujeres o feministas hay diferencias ideológicas muy profundas. Lo comentamos entre las diputadas de todos los grupos, que la comisión de igualdad probablemente sea la comisión más ideológica de la Cámara porque la perspectiva de cuál es el problema ya hace que las soluciones sean múltiples y completamente diferentes. Entonces, aunque ha habido un intento, es evidente que no coincidimos al 100% en lo que debería ser la lucha contra las violencias machistas.

¿Podría poner un ejemplo de esas discrepancias?

Veremos a ver cómo se resuelve, pero yo diría que lo más prioritario que hemos señalado estos meses es la falta de presupuesto. Esto se vio con la propuesta del PP de los Presupuestos Generales del Estado de 2017. Esta puede ser un de las cuestiones más evidentes.

¿En qué estado está la negociación para dotar de suficiente presupuesto al Pacto de Estado contra la Violencia de Género?

Seguimos esperando. De momento no tenemos una propuesta encima de la mesa para valorar. Hay adelantos, pero tampoco los podemos contar.

¿Estarían dispuestos a negociar directamente con el Gobierno las partidas para este pacto en el debate de los presupuestos de 2018?

Bueno... Yo es que creo que quien tiene que dar un paso adelante es el Gobierno. Si el partido que sustenta al Gobierno es también el que hace la propuesta de un pacto de Estado, nosotras entendemos que hay un planteamiento estratégico por parte del PP en aras a la consecución de estas políticas. Por supuesto, nosotros estaríamos dispuestos a llegar a muchos acuerdos, ya lo intentamos en los anteriores presupuestos con una bateria de enmiendas en materia de política feminista y no conseguimos llegar ni a un sólo acuerdo. La disposición por nuestra parte es total y haremos el trabajo que sea pertinente en ese momento para llegar a acuerdos.

Marta Sorlí, Ángela Rodríguez y Ángeles Álvarez en un acto con plataformas feministas/Foto: Dani Gago (Podemos)

Otro de los debates que estaba abierto era el de ampliar el concepto de violencia de género para que se adapte a los tipos de violencia contra la mujer recogidos en el convenio de Estambul. ¿Hay acuerdo en ese sentido?

Sí, yo creo que en eso no va a haber problema. Otra cosa es luego en qué cuestiones concretas se traduce la ampliación de este concepto. Pero el Gobierno de España ratificó el Convenio de Estambul en 2014, por lo tanto, en verdad es más una cuestión performativa.

¿A qué se deben los tres sucesivos aplazamientos en la conclusión de la subcomisión?

El primero de ellos tuvo que ver con que la comisión iba a tener 60 comparecencias y finalmente tuvo casi 80. No nos daba tiempo. La segunda ampliación del plazo tuvo que ver con que calculamos mal el tiempo y con que consideramos bueno esperar al dictamen del Senado. El último retraso fue diferente. Por nuestra parte, lo único que puedo decir que la tarea de los grupos parlamentarios estaba hecha, excepto la del grupo mayoritario, que era quien se tenía que encargar del dictamen. Nosotras teníamos toda la intención del mundo de terminar este pacto cuanto antes porque pensamos que es muy urgente. Pensamos que hay que poner ya encima de la mesa medidas para luchar contra la violencia machista, que no puede esperar más y que no puede ser una cosa que se lleve a septiembre o que se decida en medio de agosto. Aunque nos vamos a quedar hasta el final para que este acuerdo sea posible, por nuestra parte hicimos todo lo posible para que se hubiera terminado antes.

¿Habrá acuerdo entre los partidos antes del 30 de julio?

Sí. Independientemente de cuál sea el acuerdo, sí.

Ha habido colectivos feministas, especialmente la plataforma 7N, que ha criticado algunos aspectos de la elaboración del pacto, entre ellos el retraso pero también la opacidad de la subcomisión. ¿Qué les respondería?

Primero que la subcomisión por una cuestión de reglamento tiene que ser privada. Nosotras solicitamos que fuese pública y para eso era necesario un acuerdo que no hubo. Por otra parte, a nosotras nos hubiera encantado poder rendir cuentas de cada paso de esta subcomisión e intentamos establecer todos los contactos posibles con el movimiento feminista. Hicimos unas jornadas con una buena representación del movimiento feminista español a las que invitamos a un montón de expertas y que para nosotras abren un espacio de colaboración que no se termina aquí. Pensamos que esa es una buena vía para seguir intercambiando información.

Por supuesto, hay que asumir la crítica porque a día de hoy las instituciones no son capaces de incorporar de forma efectiva la participación de la sociedad civil organizada. En el pacto hemos hecho varias propuestas en este sentido y esperamos que se mejore en algunos aspectos en la comisión de seguimiento que se encargará de ver el cumplimiento del pacto. Aunque evidentemente aquí también hay una diferencia ideológica muy profunda. Para nosotras tiene que estar el movimiento feminista en una cosa como esta pero no todo el mundo entiende lo mismo por participación.

Según 'El País', una de las primeras conclusiones del estudio que está haciendo el Ministerio del Interior sobre la violencia de género en el ámbito de la pareja es que hay un alto número de casos en el que la agresión es "impredecible". ¿Cómo valora la realización de este estudio y sus primeras conclusiones?

No he tenido oportunidad de leerlo aún. Sí que conocía que se estaba realizando porque el secretario de Estado de Seguridad vino a informarnos. Yo creo que hay que profundizar lo máximo posible en estas cuestiones. Los indicadores de evaluación de riesgo a la hora de que una víctima pueda sufrir violencia tienen que ser revisado y en este sentido hemos trabajado bastante para profundizar en esos indicadores. Por ejemplo, una de las cuestiones que pensamos que debería estar contemplado es la cuestión económica. Si el maltratador o la víctima de repente se queda sin trabajo o la pareja deja de percibir ingresos eso genera una tensión familiar que hace que sea más probable (no hablo en términos estadísticos) que el ambiente sea más violento y desgradable. Eso no quiere decir que la violencia machista afecte sólo a familias pobres, porque es una cosa que afecta a todas las personas, independientemente de su condición y clase económica. Lo que sí es cierto es que hay indicadores de riesgo que ahora mismo no están contemplados y que hay que hacer un trabajo profundo para incorporarlo. En este sentido, pensamos que la plataforma 'Feminicidio', por ejemplo, ha hecho un trabajo maravilloso documentando este tipo de cosas y nos encantaría que se escuchase a este tipo de organizaciones a la hora de hacer estos informes.

Ángela Rodríguez junto al resto de diputados de En Marea en el Congreso/ Foto: Dani Gago (Podemos)

Una de las mesas de trabajo que ha anunciado el PSOE que establecerá con Unidos Podemos es sobre políticas de igualdad. ¿Qué medidas cree que podrían impulsar conjuntamente entre los dos grupos parlamentarios en este terreno?

Creo que con el PSOE tenemos grandes coincidencias en algunas cuestiones. También hay diferencias en cuanto a las políticas feministas, en algunos casos en lo que tiene que ver con la perspectiva y en otros en materia de tradición política o de prioridades. Pero diría que la diferencia fundamental está relacionada con la cuestión económica, que afecta directamente a la posibilidad de hacer buenas políticas de igualdad. Por supuesto, cuestiones coincidentes hay muchas. Yo espero que podamos sacar adelante una ley que garantice los permisos de paternidad y maternidad iguales, intrasferibles y pagados al 100%, que en estos momentos está vetado por el Gobierno. Y, por supuesto, en todo lo que tiene que ver con la lucha de la violencia machista coincidimos en gran medida, independientemente de cuál sea el resultado del Pacto de Estado.

Ya que PSOE y Unidos Podemos no suman, ¿qué otro partido buscarían para sacar adelante los acuerdos en materia de igualdad? ¿Ciudadanos?

Ciudadanos tiene que decidir, como tantas otras veces, cuáles son sus políticas en materia de igualdad. Han dado algún que otro bandazo en ese sentido y no sabría decirte exáctamente cuál es su posicionamiento a día de hoy. Sí tengo claro que hay otros partidos en la Cámara cuyo interés y compromiso con las políticas feministas ha sido claro desde el principio y estoy pensando por ejemplo en ERC o Bildu. En algunas cuestiones también nos hemos entendido con el PDeCat o con el PNV, o sea que creo que en realidad hay una mayoría fácil en lo que tiene que ver con las cuestiones de género. No en todas, no es que pensemos todos lo mismo, ni muchísimo menos.

¿Cómo valoraría la prioridad y visibilidad que tienen los temas relacionados con la igualdad en la agenda política?

Como feminista tengo que decir que la prioridad es nula. Vamos a ver, hay un cambio fundamental en los últimos años en este sentido. Primero porque esta es la legislatura más femenina, en la que más mujeres estamos en la Cámara y esto puede llegar a tener buenas consecuencias. Ahora bien, la cuestión es el enfoque que se le da a las políticas de igualdad. Nosotras siempre pensamos que la economía feminista es la mejor herramienta contra la austeridad y que tiene que ser un eje central y vertebrador de lo que necesita del Estado español. Si este enfoque no se comparte, si la igualdad es simplemente una cosa que se coloca 'ad hoc', va a ser muy difícil conseguir un cambio de verdad en la situación de las mujeres y la desigualdad en nuestro país.

La prueba está en que los Presupuestos Generales del Estado han dejado de nuevo desmanteladas todas las cuestiones que tienen que ver con la igualdad. Y la igualdad al final tiene mucho que ver con la violencia machista porque la desigualdad es lo que nutre la existencia de violencia machista. Al final el machismo es una relación de opresión y desigualdad de los hombres a las mujeres y si esto no somos capaces de entenderlo es imposible de que el cambio sea real.

Como miembro del área de feminismos del Consejo Ciudadano de Podemos, ¿cuáles diría que son las tareas pendientes en materia de igualdad y diversidad a nivel interno?

Yo creo que Podemos, como cualquier otro partido político, es un reflejo de la sociedad en la que vivimos. Lo dije en Vistalegre II y lo sigo pensando. España es a día de hoy un país machista y, por tanto, Podemos tiene cosas machistas, evidentemente. ¿Esto quiere decir que no se han hecho cosas? Por supuesto que no. Se han hecho grandes avances, por ejemplo, en materia de primarias para conseguir que las mujeres estuviésemos al frente de los espacios de visibilidad políticos de los partidos.

Hemos dado grandes pasos y hemos llegado a buenas conclusiones, pero quedan muchas tareas por hacer, por supuesto. Por un lado, la igualdad es una cuestión cuantitativa pero también es cualitativa. No llega con que seamos la mitad porque no es lo mismo ser portavoz que no serlo, por ejemplo. Creo que en este sentido, el hecho de que tengamos una portavoz del grupo parlamentario es una buena noticia, (Irene Montero) es la primera mujer que ha intervenido en un debate de censura. Pero nos quedan pasos que dar. La meta es que el feminismo sea una cuestión estratégica para poder conseguir cambiar este país. Cuando lleguemos ahí, podremos decir que habremos cambiado las cosas y, en este momento, aún no estamos ahí. El feminismo es algo que aparece porque estamos las 'policías del género' insistiendo todo el rato, pero creo que no es una prioridad ni a nivel interno ni hacia fuera. Tenemos que seguir trabajando, ser autocríticas y, sobre todo, ser valientes y apostar por ciertas cosas para que salgan adelante.

Lea también:

- Ciudadanos propone un modelo de gestación subrogada voluntaria pero con compensación económica

- Entrevista a Patricia Reyes (Ciudadanos) sobre la propuesta de regular la gestación subrogada

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.