www.diariocritico.com
Galicia, Navarra y País Vasco son las regiones que antes han planificado su acción climática a largo plazo
Ampliar

Galicia, Navarra y País Vasco son las regiones que antes han planificado su acción climática a largo plazo

La lucha contra el cambio climático no solo concierne a los Estados: es una responsabilidad compartida que incluye la actuación de todos los niveles de la Administración. En España, por el régimen de distribución de competencias, las comunidades autónomas juegan un papel determinante para alcanzar los objetivos previstos en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, y poder alcanzar la neutralidad climática antes de 2050.

A lo largo de los últimos años, el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA) ha realizado varios estudios que pretenden ser una herramienta útil de trabajo en los procesos de toma de decisiones referentes a la acción climática y energética a nivel autonómico. Sobre ellos se ha hablado en una jornada que ha tenido lugar este jueves, 23 de junio, en la Universidad de Deusto (Bilbao), que además ha contado con el apoyo del Gobierno Vasco y del Ente Vasco de la Energía (EVE) y en la que han participado como ponentes de más de 15 especialistas del ámbito político, académico y del derecho ambiental y energético de las cinco comunidades invitadas.

El IIDMA ha presentado sus trabajos más recientes. En concreto, el informe con datos actualizados a junio de 2022 sobre ‘El rol de las comunidades autónomas en la lucha contra el cambio climático’ que analiza el estado actual y el contenido de los planes autonómicos de energía y clima, incluyendo los objetivos a medio y largo plazo que están asumiendo la mayoría de las comunidades. Poner el foco en la acción climática y energética autonómica es esencial.

El IIDMA valora de manera positiva la labor realizada por Galicia, Navarra y País Vasco, regiones que destacan por ser pioneras en el diseño de planificación climática y energética en el horizonte 2050, habiendo fijado objetivos de reducción de emisiones de al menos el 80%. En palabras de Alba Iranzo, coautora del informe y abogada ambiental del IIDMA, “La diversidad que caracteriza nuestro país hace que cada región plantee un contexto particular que requiere de acciones y respuestas diferenciadas para hacer frente al cambio climático. Fomentar el intercambio de conocimiento y experiencias entre regiones es clave para promover una mayor coordinación y coherencia en el conjunto del territorio español hacia la neutralidad climática”.

También se ha presentado el análisis ‘Los Comités de Expertos de Cambio Climático autonómicos y su contribución para alcanzar la neutralidad climática’, basado en un informe previo del IIDMA titulado ‘El Comité de Cambio Climático del Reino Unido: ¿Un modelo para España?’ Este trabajo pone de relieve que, si bien debe valorarse positivamente la creación de estos comités, su traslación en el plano autonómico está fallando por carecer de los mecanismos y recursos necesarios para desarrollar su cometido.

A continuación, se ha celebrado una mesa de debate en la que los representantes autonómicos de las cinco comunidades invitadas (País Vasco, La Rioja, Galicia, Navarra y Asturias) han compartido los avances y perspectivas en acción climática y energética de sus respectivos territorios. La mesa ha estado compuesta por Amaia Barredo Martín, viceconsejera de Sostenibilidad Ambiental del Gobierno Vasco; Iván Moyá Mallafré, director general de Transición Energética y Cambio Climático de La Rioja; María Sagrario Pérez Castellanos, directora general de Calidad Ambiental, Sostenibilidad y Cambio Climático de la Xunta de Galicia; Martín Ibarra Murillo, director del Servicio de Transición Energética de Navarra; Pablo Álvarez Cabrero, director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático de Asturias.

Expansión de las renovables y protección de la biodiversidad

La segunda parte de la jornada ha versado sobre la expansión de las energías renovables a gran escala en nuestro país y cómo puede acometerse respetando la biodiversidad y sin provocar el rechazo social de determinadas comunidades locales. En este sentido, el IIDMA ha presentado dos estudios en los que realiza una serie de recomendaciones que inciden en la importancia de la planificación y de contar con un marco jurídico-institucional apropiado.

"En el contexto europeo de guerra con Ucrania se ha puesto de manifiesto la necesidad de un despliegue acelerado de las renovables", ha señalado la directora del IIDMA, Ana Barreira. La clave radica "en dónde y cómo se ubican los proyectos para evitar impactos y conflictos", ha agregado. Entre las recomendaciones del IIDMA a nivel autonómico destaca la utilización de criterios cartográficos para identificar zonas de baja sensibilidad ambiental: “Hay que buscar espacios donde no se dañe, por ejemplo, suelos contaminados, espacios industriales en desuso, minas antiguas, etc.”, ha explicado Barreira. (Consulta aquí el informe 'Cómo conciliar el despliegue de las renovables con la biodiversidad y el territorio').

En la segunda mesa de debate sobre ‘La importancia de la conciliación del despliegue de energías renovables con la biodiversidad y el territorio: experiencias y perspectivas’ han intervenido Enrique Monasterio Beñaran, director de Desarrollo e Innovación del Ente Vasco de la Energía (EVE); Esperanza Ursua Sesma, doctora en Biología por la Universitat de Barcelona; Isabel Castro Sánchez, subdirectora general de Energía de la Xunta de Galicia; y José Ignacio Mendoza, gerente de Ekisolar y delegado territorial de Unión Española Fotovoltaica (UNEF). La clausura de la jornada ha estado a cargo de Íñigo Arbiol, director del Máster Universitario en Relaciones Internacionales y Diplomacia Empresarial de la Universidad de Deusto, en el marco del cual se ha desarrollado la jornada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios