www.diariocritico.com

Las familias de las mujeres secuestradas en los campamentos saharauis denuncian la utilización de Maloma y Koria como 'armas de guerra'

Las familias de las mujeres secuestradas en los campamentos saharauis denuncian la utilización de Maloma y Koria como 'armas de guerra'
(Foto: La Libertad es Su Derecho)
viernes 16 de noviembre de 2018, 12:57h

"El Frente Polisario utiliza a las mujeres como arma de guerra". Son palabras de Emgaili Jatri, consultora saharaui de Igualdad de Género, durante su intervención en la rueda de prensa que este viernes ha ofrecido el colectivo 'La Libertad es Su Derecho', formado por 50 familias de acogida y una de adopción de mujeres españolas secuestradas en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia).

"La resolución 1.325 de Naciones Unidas y la CEDAW (Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer) -afirma Jatri- prohíbe la utilización política, social, cultural y económica de las mujeres. La ausencia de leyes que reconozcan los derechos y protejan a las mujeres en los campamentos, dejan dichos derechos en manos de las tribus, que solucionan los casos de violencia de género con dinero, sin preocuparse por la víctima”.

Emgaili Jatri asegura que “el idealismo sistemático del nivel de empoderamiento de la mujer saharaui que transmite el Frente Polisario desde hace cuatro décadas es falso y, además, está defendido por las mujeres que están en la jerarquía, porque las demás no tenemos voz. Ese discurso, que es un escaparate, sólo pretende silenciar las voces de quienes queremos denunciar realidades, como son las violaciones sexuales, abusos, discriminación por razón de sexo y raza, cárceles para mujeres embarazadas fuera del matrimonio y los propios secuestros, que son una realidad. De hecho, como mujer saharauis puedo afirmar que la lucha por los derechos de las mujeres saharauis es una asignatura pendiente para nosotras, que no hemos hecho nunca nada para enfrentarnos al patriarcado y al machismo, que ampara estas retenciones ilegales contra la voluntad de las mujeres y lo justifica como cuestión familiar y de cultura y tradición”.

La ex diputada del PSOE Fátima Aburto aseguró durante su intervención que “la solidaridad de la población y la cooperación oficial española hacia el pueblo saharaui se canaliza a través de sus supuestos representantes, el Frente Polisario. Esas ayudas están contribuyendo a mantener la corrupción y los privilegios de los dirigentes y sus familias, sin que España vigile los destinos de esos fondos, habiendo numerosas denuncias de la falsedad de los datos y pruebas de la ausencia de justificación de los fondos. Además, el Gobierno español no está teniendo en cuenta la obligatoriedad de que estas ayudas garanticen los DDHH de la población saharaui y especialmente los de las mujeres en los campamentos, que son las más vulnerables”.

Según Aburto, “la buena voluntad y la inmensa solidaridad de muchísimas familias españolas está contribuyendo a mantener una imagen absolutamente falsa de los que ocurre en los campamentos de Tinduf: El Frente Polisario no está siendo capaz ni siquiera de atender las reclamaciones del Gobierno español, de la ONU y del Parlamento Europeo para liberar a las ciudadanas españolas y residentes en España que están secuestradas por sus familias biológicas allí”.

Los padres de las jóvenes españolas Maloma Morales de Matos y Koria Badbad Hafed, ambas de 25 años y secuestradas con violencia en los campamentos, denunciaron sus casos como ejemplos de la violencia de género extrema, extendida y generalizada en los campamentos. “Con total impunidad por la inacción del Frente Polisario, los Gobiernos de España, Argelia y la comunidad internacional”, matizaba Bienvenida Campillo, madre de Koria.

Pepe Morales y Mari Carmen de Matos, padres adoptivos de Maloma, aseguraron que “los derechos de nuestra hija, los de nuestra nieta, que aún es un bebé, y los de Koria y otras 50 mujeres más están siendo violados desde hace años. A pesar de los numerosos reconocimientos y denuncias nacionales e internacionales sobre su secuestro, el Gobierno español ha abandonado a Maloma, que tiene nacionalidad española y que está a punto de cumplir 3 años secuestrada…”. Por su parte, Mari Carmen de Matos apuntó “que nadie se olvide que es nuestra hija, que ha vivido 16 años con nosotros y la conocemos mejor que nadie. La están usando para silenciarnos en nuestra lucha por su libertad y sus derechos”.

En opinión de los padres de acogida de Koria Badbad Hafed, que fue secuestrada siendo menor estando bajo la Tutela Legal de la Generalitat Valenciana, Bienvenida Campillo y José Vicente Mañogil, “es evidente que se está llevando a cabo una campaña de descrédito contra nuestro colectivo y contra cada uno de nosotros, utilizando a las mujeres secuestradas en los campamentos como arma de propaganda. Lo comprobamos -apunta Mañogil- cuando escuchamos en boca de Maloma las mismas palabras que días antes pronunció Koría, ambas en audios y vídeos en donde no la reconocemos, porque se las ve claramente coaccionadas, repitiendo ambas un discurso calcado, muy diferente a sus llamadas de socorro al comienzo del secuestro”.

El colectivo, a través de su portavoz, Elisa Pavón, resalta que “hemos denunciado ante la ONU y el Parlamento Europeo la complicidad y connivencia del Frente Polisario en estos secuestros, no sólo por sus intervenciones directas en los casos de ciudadanas españolas “liberadas” como Mahyuba Mohamed Hamdidaf, Ljadra Said Hannuha, o Azman Mohamed Yahya, sino por organizar visitas a las secuestradas con presencia de políticos, representantes del movimiento solidario y otras organizaciones. A los secuestrados no se les visita, se les libera".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.