www.diariocritico.com
Madrid: Aguado gana un debate centrado en la batalla por el voto útil y los ataques a Gabilondo
(Foto: Chema Barroso / MDO)

Madrid: Aguado gana un debate centrado en la batalla por el voto útil y los ataques a Gabilondo

lunes 20 de mayo de 2019, 09:53h
El primer debate de los candidatos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid -a excepción de Íñigo Errejón, que lo tenía prohibido por la Junta Electoral- ha terminado con una victoria clara del líder de Ciudadanos. Ignacio Aguado, experto en encuentros de este tipo, se ha presentado en Telemadrid como alguien presidenciable y ha arremetido contra su homólogo socialista, a quien ha vuelto a vetar en futuros pactos. Gabilondo fue acorralado por la derecha, pero también por parte de Podemos, de quien intentó desmarcarse para quedarse en el centro. Serra, pese a lanzar pullas al PSOE, manifestó que lo importante es conseguir un Gobierno de izquierdas -con Más Madrid incluido- mientras Ayuso peleó por desvincularse de Ciudadanos y Vox y presentarse como el verdadero voto útil para mantener la hegemonía del PP en la región. La candidata de Vox, Rocío Monasterio, se quedó sola defendiendo sus propuestas de acabar con la inmigración ilegal o derogar las leyes de violencia de género y contra la LGTBIfobia. Ninguna de las otras formaciones respondió a sus embestidas y, en contra de lo que pretendía, se quedó aislada en un debate encorsetado y con demasiado intercambio de cifras.

Encorsetado, con exceso de datos y con tiempos que no dejaban lugar a la confrontación. Así ha transcurrido el primer debate de los candidatos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid que, sin la presencia de Íñigo Errejón -que lo tenía prohibido por la Junta Electoral Central-, ha organizado Telemadrid este domingo. Ignacio Aguado, de Ciudadanos, se alzó con la victoria en un encuentro en el que la división en bloques se desdibujó por la batalla del voto útil entre las formaciones de la derecha y por los ataques desde ambos bandos que fueron a parar al líder de las encuestas, Ángel Gabilondo (PSOE).

La candidata de Vox, por su parte, se quedó aislada. Rocío Monasterio intentó provocar a sus rivales con su "determinación" a la hora de defender polémicas medidas como la expulsión de los inmigrantes ilegales o la derogación de las leyes de violencia de género y contra la LGTBIfobia. Ni siquiera Isa Serra, de Podemos, arremetió contra ella: la estrategia, hoy, era hacer como si la ultraderecha no existiera.

Isabel Díaz Ayuso, en cambio, sí peleó contra la fragmentación de voto que hizo que su jefe, Pablo Casado, se haya dado un batacazo en las elecciones generales del 28 de abril. La candidata del PP se presentó como el "único voto útil" para frenar "a las izquierdas" en Madrid. Un título que disputó con Aguado, que le recriminó que no se confundiera de rival ante los intentos de ésta por arrimar a Ciudadanos al PSOE.

El líder autonómico de Ciudadanos emuló al presidente de su partido, Albert Rivera, y consiguió ganar el debate. En un encuentro en el que la mayoría de los candidatos se dedicó a leer -especialmente, la candidata del PP que, esta vez, no cometió errores graves más allá de los debidos a un exceso de lectura guion-, Aguado, experto -como Rivera- en debates universitarios, logró destacar.

Era el más preparado. Al menos, en lo que a material se refiere: sacó fotos (de Serra haciendo un grafiti en un cajero; de Gabilondo votando en la Asamblea en contra de prohibir los indultos a los independentistas; o de Pablo Casado y Pedro Sánchez -"master freak y cum fraude", en sus propias palabras- "tapándose las vergüenzas" en Moncloa), informaciones y hasta un rollo de papel de una máquina registradora que, al parecer, formó parte del escrache sufrido por Begoña Villacís en la Pradera de San Isidro y, ayer, a él mismo, en Lavapiés.

Su lucha contra la okupación, precisamente, centró los ataques del líder naranja a la izquierda, especialmente, contra Isa Serra, a quién colocó como "consejera de Educación y Civismo" de Gabilondo si éste llega a gobernar. Aunque siempre arremete contra el posible pacto Gabilondo-Errejón, esta vez Aguado desvió el tiro hasta la única podemita que estaba presente en el plató de la televisión pública. Ella, por su parte, no supo responder y no devolvió los golpes.

De hecho, la candidata de Unidas Podemos adelantó que su objetivo último es lograr "un Gobierno de izquierdas" que arrebate el poder al PP tras 24 años al frente de la Comunidad y, más allá de presentar sus propuestas para la región, se dedicó sobre todo a arremeter contra la gestión de los populares, la privatización de la Sanidad y la Educación, la corrupción o los desahucios. Serra también tuvo lo suyo para Gabilondo, a quien exigió en varias ocasiones que aclare si está dispuesto a pactar con Ciudadanos y le recordó el mensaje de los votantes socialistas a Pedro Sánchez el 28-A: "Con Rivera, no".

El candidato del PSOE, en esta ocasión, sí recogió el guante, pero a medias. "No son mis aliados naturales", se limitó a responder, recordando que los naranjas habían aprobado cuatro presupuestos con el PP. No obstante, Gabilondo, fiel a su carácter conciliador y pactista, siguió dispuesto a hablar con todos. Es más, incluso afeó a Aguado su veto, así como el tono bronco utilizado el debate. "¿Es que piensa que va a obtener mayoría absoluta? Porque nos ha descalificado a todo el arco parlamentario...", lamentó. Esa, junto a la vez en que afeó el "despilfarro" de proyectos como la Ciudad de la Justicia o la corrupción del Canal de Isabel II, o cuando pidió no patrimonializar la libertad porque "hay que hablar de libertad con justicia social" fueron las únicas ocasiones en que Gabilondo hizo ver que tiene sangre en las venas.

Por lo demás, el candidato socialista se dedicó a defenderse: "Yo no he dicho jamás que esté en contra de la Educación concertada"; "Yo no defiendo los escraches"; "Yo no quitaré las bonificaciones al impuesto de Sucesiones, solo reduciré las de a partir de un millón y medio de euros"; "Yo estoy orgulloso de haber sido ministro de [Educación del Gobierno de José Luis Rodríguez] Zapatero" o "Pido mesura para que esto no se convierta en un ataque personal" fueron sus frases más contundentes.

Exceso de guion de Ayuso

Del mismo modo, Ayuso solo enseñó las garras para acusar a Ciudadanos de haber pactado con el PSOE durante toda la legislatura y al incidir en que la fragmentación solo fomenta el avance de las izquierdas. No hubo calificativos de extrema derecha para Vox ni apenas simples arañazos para Aguado. Su intención este domingo era presumir de gestión popular: la Sanidad como una de las mejores de Europa, la libertad en la Educación garantizada, la histórica bajada de impuestos que seguirá si continúa el PP, o los guiños a los mayores, como la gratuidad del transporte público para los jubilados fueron sus principales estrategias.

Su exceso de guion, que le evitó salidas de tono (no respondió siquiera a quienes le recordaron su defensa de los "empleos basura"), no le dejó margen para mucho más. Salió ilesa del único debate en que participará, dado que ha rechazado la invitación de Prisa para el encuentro que tendrá lugar este lunes -esta vez, con Errejón- en el Colegio de Arquitectos de Madrid.

Monasterio, por su parte, acudió a Telemadrid a hablar de su libro. "¿Dónde vas?", preguntaban los moderadores, María Rey y Jon Ariztimuño. "Manzanas traigo", respondía ella, con una permanente sonrisa en su boca. Así fue cuando la candidata de Vox fue cuestionada por Urbanismo, Movilidad y Medio Ambiente y ella dio un giro de 180 grados para acabar hablando de la "delincuencia" de "manteros, okupas y bangas latinas o magrebíes" que acaban "a navajazos" en las fiestas municipales.

La candidata de Vox incidió en sus datos -no contrastados- sobre las consecuencias de la inmigración ilegal, por ejemplo, en la Sanidad madrileña. Aseguró que, mientras una madre espera más de 300 días para acceder a un servicio de salud mental para su hijo, hay 160.000 inmigrantes ilegales atendidos en el sistema autonómico. Es más, como respuesta a Ayuso -que enseñó una tarjeta sanitaria madrileña para cerrar este bloque-, Monasterio espetó que su "símbolo" para la Sanidad y la Educación era el "tener un DNI español". Con ello no solo mostraba las intenciones del partido de Santiago Abascal de recentralizar la gestión en esta materia en el Gobierno central, sino también la suya propia de rechazar a los sinpapeles.

Guerra de datos y propuestas

No fue el único dato de la noche. Ayuso batalló contra Gabilondo y Serra por los datos de pobreza infantil. La popular acusó a las izquierdas de usar datos nacionales para endurecer esta situación en la región: "Los 197.000 niños de los que hablan es en toda España. Madrid es una de las comunidades con menor índice de pobreza infantil", argumentó Ayuso. Serra, por su parte, incidió en que "uno de cada tres niños madrileños está en riesgo de pobreza". "300.000 niños en riesgo de pobreza...¡Eso es Caracas, no Madrid!", replicó la candidata del PP.

La deuda de la Comunidad, el número de habitantes, el presupuesto regional o los tramos de IRPF que se verán o no reducidos, así como el número de agresiones contra miembros de la comunidad LGTBI, el de desahuciados en la región, o el de quienes deberían recibir ayudas a la Dependencia y mueren sin haber visto un euro fueron otros de los momentos numéricos del debate. A veces, incluso las propuestas lanzadas por los cinco candidatos se convirtieron en algo difícil de entender por los espectadores.

En resumen, se podría decir que PP, Ciudadanos y Vox prometieron bajar impuestos; Podemos, a subirlos; y PSOE a subírselos solo "a quienes más pueden". Ayuso se comprometió a ayudar a las mujeres emprendedoras y familias numerosas; Aguado, a los autonómos; Monasterio, a impedir que se "penalice el ahorro" y se "grave doblemente" a los madrileños con el impuesto de Sucesiones; Serra, a acabar con "el paraíso fiscal para ricos" y centrarse en "familias monomarentales"; y Gabilondo, a "no freír a impuestos a nadie, sino a pedir un esfuerzo a quien tiene más posiblidades".

En Educación, Ayuso y Aguado siguieron con su linea de fomentar la "libertad de elección", el bilingüismo y la gratuidad de la etapa 0-3 años. Monasterio pidió "desideologizar" las escuelas que "adoctrinan" a los niños en materia de "género", "devolver la autoridad a los profesores"y garantizar la "libertad religiosa" de los centros. Gabilondo, por su parte, pidió un Pacto por la Universidad; y Serra, "revertir el proceso de Bolonia que ha sido una fábrica de másteres". "Los estudiantes tienen que endeudarse para pagar un máster que no genera empleo estable", matizó la candidata de Unidas Podemos.

En materia de Sanidad, Ayuso lideró el mensaje de las derechas, presumió de excelencia y vendió sus propuestas de reducción de listas de espera y reforma de los grandes hospitales, así como la construcción de uno nuevo -siguiendo la estela de Esperanza Aguirre- en la Sierra Norte. Aguado se quedó sin tiempo para entrar en el tema porque lo gastó hablando de la Universidad Rey Juan Carlos y los "pasteleos" de PP y PSOE para evitar que sus líderes acudieran a la comisión de investigación del caso Máster en la Asamblea-; y Monasterio se dedicó a su mensaje antiinmigración. En la izquierda, en cambio, Gabilondoapostó por la creación de 30 nuevos centros de Atención Primaria y tanto él como Serracentraron su atención en mejorar listas de espera, así como la atención bucodental y la salud mental. La líder de Podemos en la Comunidad de Madrid apostó, además, por revertir todas las privatizaciones y políticas "aguirristas".

En Política Social, todos abogaron por mejorar las ayudas de atención a la Dependencia, la accesibilidad en transporte y empleo para las personas con discapacidad o impulsos a la conciliación laboral y familiar. En este punto, fueron las leyes de igualdad que Vox quiere derogar las que causaron mayores puntos de conflicto. Así, Gabilondo manifestó que las agresiones sexuales y la violencia de género se deben a "una concepción machista de la sociedad", por lo que se mostró partidario de "una ley de igualdad de trato y no discriminación", entre otras cuestiones. Serra abogó por abrir 24 horas centros de atención a posibles víctimas de agresión, mientras Ayuso y Aguado no quisieron enfangarse y se limitaron a promover medidas de conciliación y apoyo a las familias.

Debate predecible

También en el último bloque, el de Urbanismo, Movilidad y Medio Ambiente, fue Vox la voz discordante. Partidaria de liberalizar el suelo por completo para que "los políticos quiten sus manos del urbanismo", Monasterio embistió contra las "cámaras de vigilancia que sirven para multar" y que, en su opinión, "estarían mejor orientadas para controlar a los delincuentes" y rechazó "usar el medioambiente" como excusa para "atemorizar a los madrileños que madrugan" con sanciones. Una vez más, sus mensajes quedaron en saco roto y fue Ayuso quien recibió las críticas del resto por su defensa de los "atascos"que se quedaron en una simple anécdota. Por lo demás, nada que no se conociera ya según sus anuncios de campaña y programas electorales

Tan predecible fue el debate que ni siquiera hubo grandes momentos durante el minuto de oro de los candidatos. Aguado pidió a los electores una oportunidad para gobernar y les recordó que "el escaño de la victoria" debe ser de Ciudadanos. Serra incidió en su ataque al PP, que lleva "décadas gobernando para unos pocos, mintiendo, robando y comprando másteres y tránsfugas [en alusión a Ángel Garrido] ". Gabilondo se presentó como "el único proyecto firme de izquierdas" y se comprometió a defender "la igualdad con justicia" y "no dejar a nadie al margen". Monasterio hizo gala de su "ilusión" y se mostró como la única candidata "limpia" [sin corrupción] que podrá hacer frente "a los avances de la izquierda" al defender "con coraje y determinación" sus ideales. "Cada voto suma para el escaño", recordó la candidata de Vox apelando, como Aguado, al voto útil. Por último, fue la candidata popular la que cerró la guerra de las derechas: "Vox no entrará en la Asamblea. Piense su voto. Ciudadanos sumará sus votos a los socialistas. Piense su voto", concluyó una robotizada Ayuso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.