www.diariocritico.com

Los desahucios y el salario mínimo, los actuales motivos de guerra interna en el Gobierno

Los desahucios y el salario mínimo, los actuales motivos de guerra interna en el Gobierno
Ampliar
(Foto: Moncloa)
martes 15 de diciembre de 2020, 08:52h

El Gobierno de coalición vuelve a ser un hervidero de tensiones internas, esta vez por la subida del salario mínimo como motivo de pelea.

Eso se une la actual tensión por el debate entre monarquía y república y los ataques a la Corona por parte de Unidas Podemos, que se terminó de fraguar con un polémico vídeo la semana pasada en el que se comparaba los Borbones con los narcos de las series de televisión.

También continúa la guerra por las urgencias de Podemos por sacar adelante ya el decreto antidesahucios. La secretaria de Estado para la Agenda 2030 y dirigente de Unidas Podemos, Ione Belarra, apuntaba este lunes que "muy probablemente" el decreto se pueda presentar la semana que viene.

También destacó que el debate público sobre la vivienda es clave para lograr avances en el acceso efectivo a ese derecho.

Desde el PSOE no se reconoce públicamente, pero no tienen la misma urgencia por este decreto y ven problemas de encaje legal, además de que Podemos filtró a varios medios afines el hecho de que sus socios de gobierno estarían intentando compensar a bancos y fondos de inversión que controlan el mercado inmobiliario, ya que han protestado por este decreto, que evitaría desahucios durante todos los meses que dure el estado de alarma por la pandemia.

Eso, temen, se traducirá en miles de impagos de hipotecas y también de alquileres.

Subida del salario mínimo

Y el nuevo asunto que ha supuesto un choque interno en Moncloa es el deseo de Unidas Podemos de acometer en 2021 una nueva subida del salario mínimo (SMI), acorde al acuerdo inicial entre ambos socios del Ejecutivo de coalicion y también a su programa electoral.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, fue la que alzó la voz manifestando que claramente se intentaría que la crisis económica no impidiera este alza y que, además, supondría un apoyo a la clase trabajadora, la más golpeada por la pandemia.

Sin embargo, pronto encontró un rechazo de plano por parte de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, así como del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. Ambos dejan claro que no hay margen para más subidas que ahoguen a las empresas en plena crisis y que congelar el SMI es lo más prudente en estos momentos.

Escrivá también enfrió cualquier posible proyecto de acometer la reforma de la jornada laboral a 4 días, como planteaban tanto Unidas Podemos como Más País-Compromís, una petición que formaba parte del programa de Íñigo Errejón en las últimas elecciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios