www.diariocritico.com

Estamos más tristes y somos más pobres tras la pandemia

Estamos más tristes y somos más pobres tras la pandemia
Ampliar
(Foto: Pixabay)
jueves 29 de septiembre de 2022, 19:52h

La pandemia empeoró el ánimo del 54% de los españoles y redujo los ingresos de 1 de cada 10 hogares. No obstante, esa pérdida de ingresos fue más acentuada en los hogares con menos recursos y que tenían niños a su cargo.

Además, solo un 24,5% de trabajadores pudo teletrabajar a tiempo completo y el 14% de los hogares no podía seguir clases a distancia

Esto se desprende del análisis realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a partir de los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida de 2021, en el que se ha evaluado el impacto de una pandemia que interrumpió la vida social y económica en casi todo el planeta, con reverberaciones que todavía hoy se aprecian.

Las desigualdades aumentaron con el coronavirus

Los resultados del INE permiten observar tanto las tendencias generales de los 18,8 millones de hogares españoles como las desigualdades de ese impacto entre los distintos tipos de familias.

Por ejemplo, la proporción de hogares que sufrieron una pérdida económica fue mayor cuando la persona de referencia era una mujer: un 10,3% tuvo menos ingresos por causa de la pandemia y otro 7,8% por otras causas.

En ambos casos, alrededor de 1 punto más que cuando la persona de referencia era un hombre.

Mientras que las familias con menores tuvieron una reducción de ingresos significativamente mayor que las que solo estaban conformadas por adultos.

Sobre todo en el caso de hogares con un solo adulto: un 13,1% de las personas que vivían solas perdieron ingresos, ya fuera por la pandemia o por otras causas; el porcentaje se dispara hasta el 27% entre las familias monoparentales, esto es, un adulto con al menos un hijo a su cargo.

A las mujeres les ha afectado más

Los datos del INE también indican que solo un 5,4% de los hogares más ricos sufrió una reducción de los ingresos por la pandemia.

También la proporción de personas de hogares monoparentales que refieren un estado de ánimo peor es la más alta, un 59,5%, aunque solo 2 puntos más que el 57,7% de los adultos que vivían solos, sin niños.

Pero la mayor divergencia se aprecia en el género: hasta un 58,8% de las mujeres dijo sentirse peor de ánimo durante la pandemia, una proporción casi diez puntos mayor que entre los hombres.

El teletrabajo y las clases virtuales

Otro aspecto que se aborda en el análisis del INE es la posibilidad de trabajar o estudiar a distancia, que se demostró clave durante la pandemia, especialmente en los meses de confinamiento estricto.

En este sentido, solo 1 de cada 4 personas pudo teletrabajar en 2020 a tiempo completo y un 6,9 % tuvo esa posibilidad al menos a tiempo parcial. Y más de la mitad señala que no pudo porque su trabajo no estaba adaptado para llevarlo a cabo a distancia.

Esto representa la brecha económica entre los trabajadores mejor remunerados y el resto: hasta un 44% de las personas que pertenecían a un hogar rico pudieron teletrabajar a tiempo completo.

Y en cuanto a los menores en edad escolar, un 14% de los hogares dijo no tener posibilidad de que los niños de entre 5 y 15 años siguieran las clases de forma telemática, bien por no disponer de ordenador o conexión de internet adecuada, o bien porque el centro no ofrecía esas clases a distancia.

En este aspecto, vuelve a ser palpable la brecha económica, ya que hasta un 90% de los hogares más ricos tenía la posibilidad de seguir las clases telemáticas. Por el contrario, la desconexión de la escuela se extendió a casi 1 de cada 4 hogares correspondientes al 20% de hogares más pobres.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios