www.diariocritico.com
Los diputados de Podemos Pablo Bustinduy y Ángela Ballester, y los diputados de En Comú Podem Antonio Gómez-Reino y Xavier Domènech
Los diputados de Podemos Pablo Bustinduy y Ángela Ballester, y los diputados de En Comú Podem Antonio Gómez-Reino y Xavier Domènech (Foto: Dani Gago/Podemos)

Podemos ve imposible cualquier giro de última hora para cambiar su 'no' a Pedro Sánchez

jueves 03 de marzo de 2016, 13:02h
Podemos considera que es "tremendamente difícil de imaginar" cualquier oferta de última hora por parte del PSOE que consiga que cambien su voto negativo este viernes. Tanto el partido de Pablo Iglesias como Compromís están pensando ya en retomar negociaciones e incluso han abierto la puerta a la posibilidad de hacer una nueva reunión sin el PSOE para luego presentarle un nuevo texto a Pedro Sánchez que pueda recabar el apoyo de la izquierda y de los nacionalistas.

Cuando quedan poco más de 24 horas para que Pedro Sánchez se someta a una nueva votación de investidura, Podemos sigue manteniendo su 'no'. La formación morada ha decidido aprovechar la que consideran una "semana perdida" para registrar nuevas iniciativas en el Congreso y este jueves han presentado una petición para estudiar la eliminación del voto rogado.

En comparecencia posterior, el diputado de Podemos Pablo Bustinduy y el diputado de Compromís Ignasi Candela han asegurado que es imposible que de aquí a este viernes por la tarde cambie en algo su voto negativo a Sánchez si se vuelve a presentar con el acuerdo con Ciudadanos.

"Nos parece algo tremendamente difícil de imaginar ahora, porque como hemos dicho por activa y por pasiva el acuerdo suscrito entre el PSOE y Ciudadanos es radicalmente incompatible con la posibilidad de hacer un cambio", ha comentado Bustinduy.

El diputado además ha pedido más claridad porque, según él, no se sabe qué se esta votando: si sólo a Pedro Sánchez o también a Albert Rivera.

Por su parte, el representante de Compromís ha respondido que si el PSOE les llama, le preguntarán si ha asumido que la única suma posible es la que recibiría la oferta que han puesto sobre la mesa: un acuerdo entre PSOE, Podemos, Compromís, Unidad Popular-Izquierda Unida (UP-IU) y apoyado con la abstención o el voto positivo de los partidos nacionalistas.

¿El Plan B?

Sobre el escenario que se abriría a partir del viernes, Bustinduy ha restado importancia a la cuestión de quién tendría que tomar la iniciativa para volver a negociar. La formación morada ha negado que el tono del debate de investidura vaya a influir en el posible diálogo que se abra si Sánchez no consigue mayoría este viernes y rechaza la teoría de que lo "acalorado" del debate pueda haber destruido puentes.

Al contrario, Podemos salió este miércoles de la sesión de investidura con la sensación de que está más cerca un acercamiento con el PSOE después de que hasta 13 portavoces argumentaran su 'no' a la suma con Ciudadanos.

Este miércoles también, el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, apuntaba desde la tribuna una especie de 'plan B' por si Sánchez sigue mirando a Ciudadanos. La idea apuntada por el político valenciano era reunir a fuerzas que pudieran "sumar" para redactar una nueva propuesta que se pudiera presentar al PSOE y que los socialistas decidieran si prefieren el documento de Ciudadadanos o el de ellos.

Candela ha precisado este jueves que, en concreto, tenían en mente un encuentro entre Compromís, Podemos, UP-IU y "todas aquellas fuerzas que se quieran sumar a un Gobierno de cambio profundo".

Bustinduy ha asegurado que desde Podemos estarían dispuestos a esta reunión alternativa sin el PSOE para tratar de avanzar en as negociaciones. Sin embargo, por otra parte, Alberto Garzón también ha propuesto volver a reeditar la 'mesa a 4' a partir de la semana próxima.

"Responsabilidad" por el voto rogado

Sobre la petición registrada por la mañana, el diputado de Podemos ha asegurado que no habría que limitarse a derogar la reforma de 2011 que introducía el voto rogado, sino que también se tiene que dar cuenta por la responsabilidad política de esta medida.

El voto rogado hace referencia al actual mecanismo de voto de los españoles residentes en el exterior, que necesitan pedir su inscripción al censo de forma previa para poder ejercer su derecho. Podemos ha puesto el foco en las trabas burocráticas que supone este procedimiento y que, en última instancia, influye de manera determinante en que muchos votantes registrados no puedan votar.

Bustinduy ha explicado que en esta comisión comparecerían las organizaciones que ya han denunciado ampliamente este mecanismo, como el caso de la marea granate, pero que también se pedirían explicaciones a los partidos que apoyaron la reforma, es decir: PP, PSOE, PNV y CiU.

"Queremos que se diriman las responsabilidades correspondientes y que podamos escuchar y dar solución a la problemática de nuestros cientos de miles de compatriotas", ha comentado Bustinuy.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios