www.diariocritico.com

Recupera Madrid: la nueva estrategia política para arrebatar la Alcaldía al PP en 2023

Los 4 ediles: Marta Higueras, José Manuel Calvo, Luis Cueto y Felipe Llamas
Ampliar
Los 4 ediles: Marta Higueras, José Manuel Calvo, Luis Cueto y Felipe Llamas (Foto: Chema Barroso / MDO)
viernes 05 de marzo de 2021, 12:19h

(Por Fernando Morales y Teresa Aísa, Madridiario)

El Grupo Municipal de Más Madrid en el Ayuntamiento de Madrid ha saltado por los aires. Los cuatro “pesos pesados” del gobierno municipal que Manuela Carmena presidió durante la pasada legislatura, y que actualmente continuaban formando parte de las filas de Más Madrid, han decidido ante “la falta de actuación política y de oposición” por parte del grupo liderado por Rita Maestre tomar distancia de la formación y presentar el proyecto Recupera Madrid.

El objetivo, han señalado, es promover de cara a las elecciones de 2023 una nueva estrategia de unidad y acción política para aunar a todas las fuerzas políticas progresistas y arrebatar el sillón de Cibeles a José Luis Martínez-Almeida y a sus compañeros de viaje, "la extrema derecha". De no conseguir hacerlo, Marta Higueras, José Manuel Calvo, Luis Cueto y Felipe Llamas temen que Madrid continúe en la deriva "peligrosa" que ya ha comenzado a recorrer el actual equipo de Gobierno ante la "falta de oposición".

El escenario en el Consistorio madrileño aúna con estos hechos una mayor división en los grupos municipales, pues en un momento en el que Partido Popular, Ciudadanos y Vox luchan por ser la primera fuerza moderada, en la izquierda -desde una oposición poco ruidosa- se registra aún más segmentación, lo que conlleva aún más riesgos. José Luís Martínez-Almeida, como denuncian los integrantes de Recupera Madrid, "se pasea por el Ayuntamiento" sin ningún tipo de oposición.

La división, por tanto, puede ser una buena noticia para un Partido Popular que aspira a seguir gobernando en 2023 y que puede usar como argumento político la fragmentación de la izquierda para ganar adeptos. De hecho, esto mismo es lo que señaló el portavoz del Grupo Parlamentario Más Madrid en la Asamblea regional, quien afirmó poco después de conocerse la noticia que “me imagino que el señor Almeida estará un poquito más contento que en el día de ayer”.

El nuevo movimiento, avalado por la excaldesa de Madrid, llega justo dos años antes de que se celebren las próximas elecciones municipales, un tiempo sopesado en el que desde Recupera Madrid aseguran que se trabajará en base al diálogo y con el fin de alcanzar una única candidatura entre las fuerzas progresistas. Sin duda, es un momento cuestionable en términos sanitarios y económicos, y precisamente este hecho ha sido afeado por los hasta ahora compañeros de los carmenistas: “Ellos sabrán por qué han decidido presentar la propuesta en un momento como este, pero más allá de eso Más Madrid tiene su hoja de ruta”, defendió asimismo Perpinyà.

Para Cueto, Calvo, Higueras y Llamas, su decisión no puede postergarse más porque la izquierda madrileña lleva "dos años sin hablarse” y porque Rita Maestre, denuncian, con su liderazgo de la formación ha perdido la "centralidad progresista" al dirigirse solo a una parte del electorado y no a la gran mayoría de madrileños. La propia Rita reaccionó a través de Twitter con un mensaje en el que defendió la labor que Más Madrid realiza en el Ayuntamiento. "Plantamos cara a la derecha cada día, recorriendo los barrios, escuchando a los vecinos, trabajando para ganar Madrid", asegura.

La portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento de la capital cree además que lo que se esconde detrás de la decisión de los cuatro ediles no es más que "intereses personales". Maestre apuntaba este jueves por la tarde que el anuncio de los concejales llega en un momento "extraordinariamente poco adecuado, con la ciudad y el país inmersos en una pandemia, con una crisis social y económica sin precedentes, donde se espera de los representantes políticos, en el gobierno y en la oposición, que ayuden a solucionar problemas, no a generar otros".

En la misma línea, Maestre apuntaba que "quienes probablemente estén más alegres con ella sean hoy José Luis Martínez-Almeida y Javier Ortega Smith", y aseguraba que “en Más Madrid no estamos haciendo cálculos de listas electorales, de campañas electorales. Estamos a mitad de un mandato muy duro donde la ciudadanía está sufriendo mucho. No es tiempo de hablar de electoralismos, ni de partidos, ni de politiquería sino de los problemas de Madrid para tratar de solucionarlos", remarcaba.

Por otra parte, desde Más Madrid aseguraban que el movimiento de los carmenistas responde a una “política de ficción” y, tal y como han asegurado fuentes del grupo a este diario, “no nos preocupa mucho el impacto político que pueda tener”. Además, señalan que desde sus filas mantienen relación tanto con PSOE como con Unidas Podemos, indicando que “tenemos relación y la vamos a seguir teniendo con todas las fuerzas políticas. Nunca he visto una cita electoral donde el PSOE no haya concurrido como PSOE, eso es política ficción", remarcaba Jorge García Castaño, edil del Ayuntamiento, que además señaló que la posibilidad de recuperar Madrid pasa por que "las tres fuerzas progresistas estén fuertes, como pasó en 2019".

En esta línea, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández, mostraba su "absoluto respeto al proceso que están haciendo, que también es consecuencia de decisiones que tomaron anteriormente en Más Madrid", y aseveraba que seguirán colaborando "con absolutamente todos los concejales en la línea que el PSOE propone". Esta, decía, no es otra que "tratar de hacer una oposición muy leal y que en algunos casos está dando resultados con el equipo de Gobierno" pero siempre asegurando que no haya "retroceso, menos vista atrás" y que no continúe el "tirón escandaloso de la derecha con la extrema derecha".

“Volver a tender puentes”

En cualquier caso, lo cierto es que se trata de una apuesta arriesgada por el riesgo que conlleva que la izquierda concurra aún más dividida a las próximas elecciones municipales. Es por ello por lo que los cuatro concejales carmenistas ya anunciaron en la rueda de prensa que de fracasar esta estrategia, abandonarán la vida política para regresar a sus puestos de trabajo fuera del Ayuntamiento. Pero este fantasma de la división, ya protagonizado en 2019 cuando el mismo José Manuel Calvo votó por separarse de Unidas Podemos, ha vuelto a florecer con esta nueva decisión.

Calvo reconoció este jueves el error que supuso no contar con Unidas Podemos en esas elecciones. "De haber ido juntos, Carmena seguiría en Cibeles", lamentó. Aunque este jueves, durante la rueda de prensa en la que hicieron pública su decisión, evitaron dar detalles sobre las reuniones que ya han podido mantener con otras formaciones de izquierdas, sí aseguraron que dialogarán con todas las fuerzas progresistas, “políticas y organizativas”, para acabar con el Gobierno de Almeida.

Y es que en su intención de “tender puentes entre los diferentes grupos y ciudadanos progresistas”, los carmenistas buscan por “apostar por una candidatura amplia, un formato en el que haya libertad y sintonía entre unos y otros, y a nivel estrictamente municipal, permitirá que demos confianza a los votantes de izquierda y restar votos a la derecha”.

Como explicaba José Manuel Calvo a este diario hace unas semanas: “Si el centro-derecha presentara una candidatura con José Luís Martínez-Almeida, junto con Vox barrerán el voto conservador, porque los votantes de derechas no se van a quedar en casa. Y si la izquierda se mantiene con las tres papeletas (Más Madrid, Unidas Podemos y PSOE), José Luis Martínez-Almeida tendrá una mayoría consolidada con Vox”. Así, llaman a “llevar un planteamiento como el de 2015”, como asegura Luis Cueto, un precedente que finalmente no salió bien y provocó que Unidas Podemos no concurrieran a las elecciones municipales en 2019.

“En 2019 nos equivocamos todos”, decía José Manuel Calvo a este diario. “No puedo hablar por ellos, pero por la parte que nos toca, nosotros cometimos el error de no calibrar la importancia de la unión y que la desunión que atribuíamos a algunas cuestiones con Unidas Podemos, y la ruptura llevó a la desilusión de los votantes y desmovilización del voto de la izquierda”, señaló. Ahora, en plena reconfiguración de Podemos a nivel municipal, cuyo líder de cara a las elecciones del Consistorio fue electo el pasado mes de diciembre, los cuatro concejales llaman de nuevo a tender puentes con ellos. “Tenemos que hablar para compartir causas comunes y llevar a cabo una estrategia conjunta”, decía José Manuel Calvo.

En este sentido, Madridiario se ha puesto en contacto con Unidas Podemos para saber su posición respecto a la posibilidad de unir fuerzas progresistas en el marco del proyecto carmenista, pero desde la formación morada prefieren no hacer declaraciones. “Se trata de una cuestión que incumbe a una formación política ajena, por lo que preferimos no hacer valoraciones por el momento”, indican a este diario. Sin embargo, fuentes de la misma formación sí señalan que ha habido ciertos acercamientos, aunque no matizan el alcance de estas.

Coincidencia o no, pocos días antes de que los carmenistas hicieran pública su postura a través de una tribuna publicada en elDiario.es, el cofundador de Podemos ya fuera de la formación, Juan Carlos Monedero aseguró a la Agencia EFE estar abierto a liderar la candidatura a la Alcaldía para Madrid si Podemos se lo pide y señaló, además, trabajar en la actualidad para "tender puentes" con los carmenistas, los que señaló como los descontentos con Más Madrid.

Monedero aseguró querer hablar con “todo el sector que acompañaba a Errejón que hoy tiene la sensación de que jugaba un interés muy personal, que les dejó colgados y que no ha respondido a una estrategia diferente y siguen queriendo transformar Madrid en concreto pero también España". Con este sector carmenista, indicaba la entrevista, se ha visto a Monedero charlando en público, particularmente en una concentración en El Rastro madrileño.

De hecho, Calvo no negó el acercamiento: “Hasta la fecha lo que hemos intentado es restablecer una relación de cordialidad, en especial después de lo sucedido en 2019”, y matiza que “ahora mismo lo que más nos preocupa es reconstruir esos puentes, algo que con Podemos se puede decir que ya se ha hecho”. Del mismo modo, señaló que tenía “la impresión de que es algo mutuo, de que Monedero también quiere hacerlo y que cuenta con una visión amplia de lo que debe ser una propuesta ciudadana”.

"La normativa es bastante clara"

El Ejecutivo municipal, como declaraba su portavoz, Inmaculada Sanz tras conocerse la noticia, lamentaba que Más Madrid esté más preocupado por sus batallas internas que por los problemas de los madrileños, todo ello a pesar de que aseguró que se trataban de cuestiones internas de partidos. Al mismo tiempo, Sanz apostilló que “no parece muy beneficioso para los madrileños que parezcan estar más preocupadas por batallas internas que por sus problemas".

Por su parte, el alcalde de Madrid advertía a Más Madrid que "para que haya un buen gobierno tiene que haber una buena oposición" y ellos son "el grupo mayoritario" en Cibeles, al tiempo que mostraba “su respeto" por la situación del grupo. Almeida aseguró que si bien "eran conocidas las tensiones", el grupo “tiene una responsabilidad importante". Del mismo modo, aserveró que "estar en el gobierno es enorme una responsabilidad, pero para que haya buen gobierno, tiene que haber una buena oposición" y que "uno no se puede mirar a sí mismo".

Ahora lo más preocupante es la situación en que quedan estos cuatro concejales en la vida del Ayuntamiento de Madrid lo que queda de legislatura, una decisión para la que tendrán que pronunciarse los servicios jurídicos del Pleno. Por ello han elevado una consulta sobre la situación jurídica, que se encuentra en torno a la nomenclatura de la candidatura para determinar si pasan al grupo de concejales no adscritos "o lo que sea".

La deriva de la estructura del proyecto encabezado por Manuela Carmena para las elecciones de 2019 se ha encaminado hacia un partido de ámbito nacional y con órganos estatutarios diferentes a los oficialmente registrados en el Ministerio del Interior, señalan los concejales a este diario. Así, consideran que el antiguo partido ya no existe y que la mayoría de sus integrantes han formado otra estructura que, para Higueras, Calvo, Cueto y Llamas, provoca que personalmente vean afectada su capacidad de mantener el núcleo esencial de la representación para la que fueron elegidos.

No obstante, es un aspecto que a ellos, a priori, no les preocupa pero que determinará los tiempos de intervención en cada sesión plenaria así como la presencia en las comisiones del Ayuntamiento ya que Marta Higueras, por ejemplo, en nombre de Más Madrid, figura en dos -Comisión Permanente Ordinaria de Portavoz, Seguridad y Emergencias y miembro de la Comisión Especial de Sugerencias y Reclamaciones-.

Esta decisión, por tanto, podría laminar aún más la acción de la oposición y que la actuación de estos cuatro concejales dejara de escucharse en la ciudad de Madrid. Sin embargo, como enfatizaron en rueda de prensa, la oposición no solo se hace desde el Pleno del Consistorio sino también a través de actos, visitas a distritos o redes sociales: "Ahora es más viral un vídeo de Twitter que una intervención que podamos hacer desde cualquier tribuna".

Sin embargo, Maestre ha asegurado que “la normativa es clara y se han puesto fuera de la organización política con la que se presentaron a las elecciones en 2019 y, por lo tanto, están fuera del grupo municipal". La portavoz consistorial ha insistido en que “estos cuatro concejales lo que han hecho es salir de Más Madrid, se han colocado fuera de nuestro grupo municipal y del trabajo que hemos estado realizando unidos durante casi dos años. Cuando alguien se coloca fuera, está fuera a todos los efectos"

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios