www.diariocritico.com

Ruptura PP-Vox: presiones para la reconciliación mientras los 'populares' hacen piña con Ceuta

Ruptura PP-Vox: presiones para la reconciliación mientras los 'populares' hacen piña con Ceuta
(Foto: PP/Vox)
martes 27 de julio de 2021, 07:57h

Culebrón total en las relaciones entre PP y Vox, los ahora principales partidos de la derecha, después de la caída de Ciudadanos. La declaración de Santiago Abascal como persona 'non grata' en Ceuta sigue dando que hablar después de que los ultraconservadores anunciasen la ruptura de relaciones.

"Consideramos que el PP, con su abstención, y con las declaraciones de Vivas ha roto relaciones con Vox, tomamos nota y damos las relaciones por rotas", anunciaba ayer lunes el dirigente de Vox Jorge Buxadé.

Ahora se abren 2 frentes: por una parte, la prensa de derechas y sectores sociales y empresariales de ese sector ideológico están presionando a ambas formaciones para que aparquen sus direcciones y no pongan en peligro varios gobiernos autonómicos y acuerdos en ayuntamientos.

El temor es que el PP, después de quitarse de en medio a Ciudadanos en los últimos 2 años con su operación de absorción por la fuerza, quiera hacer ahora lo mismo con Vox, primero aislándoles, y luego ganándoles sus votos para recuperar el partido hegemónico que eran en España.

Hay que recordar que el hecho de que el centro-derecha y la derecha nacional se dividiesen en 3 partidos (PP-Cs-Vox) fue una de las claves para que la izquierda y los nacionalistas se hicieran especialmente fuertes, aunque es cierto que el PSOE ganó con suficiente margen en 2019 como para elegir socios de legislatura.

La cuestión de Ceuta

Pero el principal frente abierto de los que comentábamos antes es Ceuta. Las relaciones a nivel nacional son reconducibles, pero la cuestión ceutí ya es una guerra abierta. Vox exige, para regresar a las buenas relaciones con el PP, que Pablo Casado desautorice a Juan Vivas, presidente de la ciudad autónoma, por haber permitido con su abstención que se declarase a Abascal 'persona non grata'.

Una exigencia que el PP no podrá aceptar. Primero porque se están volcando con Vivas, un veterano al que se aprecia mucho desde Génova y al que se le respeta tanto que no se le va a desautorizar, sino en tal caso reforzar, aunque no públicamente para evitar males mayores.

Y, segundo, porque el PP no quiere dar una imagen de flaqueza ante Vox, un partido al que quiere también 'absorber', como ya insinuó José María Aznar hace pocos años cuando reflexionó que la clave era volver a reunir a toda la familia de derechas (liberales, conservadores y democristianos, ultranacionalistas...) en la formación de Génova, sin más siglas que dificulten las mayorías parlamentarias.

Vivas no recula e insiste en que Abascal llegó a Ceuta en plena crisis de la verja abierta por Marruecos para destrozar la convivencia entre las distintas culturas que residen en la ciudad autónoma. "No a los cordones sanitarios, nunca. Pero tampoco sí a los cordones sanitarios que establece Vox para poner en riesgo la convivencia de Ceuta, para incendiar Ceuta y dividir a ceutíes en la defensa de nuestra españolidad", sostuvo Vivas en una entrevista en la COPE.

Se vienen tiempos tensos entre ambos partidos, sobre todo porque las buenas relaciones son básicas en autonomías como Madrid o Andalucía, pero también en ayuntamientos como el de la capital.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios