www.diariocritico.com

Día de la mujer…de uniforme

Era de prever, como así ha sido, que en torno al Día de la Mujer, se organizasen también saraos en el ámbito de las Fuerzas Armadas. El hecho de que se cumplan veinte años del ingreso femenino en los ejércitos y otras cuestiones en torno a la Ley de Igualdad efectiva ya venían, desde hace tiempo, apuntando en esa dirección. Y así ha sido, desde notas de Defensa, conferencias, actos en el extranjero donde existe presencia de nuestras tropas,…

Pero si desde estas páginas de DiarioCrítico hemos señalado muchas veces que la Ley de Deberes y Derechos de los militares es una de las prioridades difíciles de bordar por la ministra, pero de obligado cumplimiento por Ley, el asunto de la aplicación de la Ley de Igualdad, que también se tocado aquí en un par de ocasiones, no lo es menos.

El presidente Zapatero hizo alusión a la Ley y, tal vez con exceso de optimismo y quizás falta de alguna dosis de prudencia. Dijo que en breve se cumpliría la Ley  en todas las instituciones del Estado y hasta en los bancos. Claro que tal vez Zapatero olvidase las dificultades que eso entraña, muy especialmente en las Fuerzas Armadas, básica institución del Estado.

Eso no es óbice para que hayan dado los primeros pasos, hasta el punto de que el legislador militar se adelanto al civil en algunas cuestiones que recoge la Ley de Igualdad. Cuando esta no había visto todavía la luz, pero ya se hablaba de ella, resulta que quienes elaboraban el proyecto de la Ley de la Carrera Militar ya habían tenido eso en cuenta y se lo “prestaron” a los legisladores civiles que incluyeron en la misma una serie de disposiciones adicionales de contenido elaborado, digamos, por los militares. Ejemplo: la presencia obligatoria de al menos una mujer en las juntas de clasificación que decidirán el futuro militar de los clasificados, tema de excepcional importancia.

Claro que no se puede pedir en las Fuerzas Armadas que se cumpla la Ley de golpe y que su implementación tiene una dificultad añadida en este caso y es que, por ejemplo, para que se discuta el número de mujeres generales, primero – me lo ha dicho un señor que se llama Perogrullo, que algunos olvidad- las mujeres tienen que haber alcanzado el generalato, extremo al que todavía le falta un camino por andar habida cuenta del tiempo que hace que se permitió el acceso a la mujer a la Escala de las Armas.

Pero parece que la ministra Carme Chacón ha acelerado el estudio de la aplicación de la Ley de Igualdad en los ejércitos y que en Defensa ya estudian una “hoja de ruta” para que estos estudios no queden aparcados para dormir el sueño de los justos. ¿Están nuestras Fuerzas Armadas preparadas para asumir este reto? A la vista de la transformación a la que se han visto sometidas en los últimos años, la respuesta es que sí lo están. El cómo ya esotra cuestión y es precisamente lo que en el ministerio está estudiando.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios