www.diariocritico.com

Elecciones Europeas - El día D

            Al tiempo que concluye la medianoche del 7 de junio, que completa la jornada electoral europea, los resultados permiten realizar estimaciones sorprendentes pero no revolucionarias. Digo esto porque el Parlamento Europeo tendrá que funcionar con el diálogo y consenso entre los dos grandes grupos si quiere avanzar hacia el futuro, porque de los 736 escaños de Niza o 785 cuando entre en vigor el Tratado de Lisboa, Populares y Socialistas obtienen más del 60% de los escaños y, por tanto, están en condiciones de poder desarrollar una política de consenso que empieza como siempre, repartiéndose por mitad el tiempo de la Presidencia del Parlamento. Un popular, quizá un polaco, para la primera fase, de dos años y medio, y un socialista alemán para la segunda parte, serán los Presidentes entre 2009 y 2014.

            Pero esta obviedad no resta protagonismo a la gran victoria del Partido Popular Europeo frente al Partido Socialista Europeo al haberse obtenido más de 100 escaños de ventaja a favor del P.P. Es fácil entender que esta gran victoria está vinculada a la crisis económica y así lo acaba de reconocer, apenas hace una hora, el Comisario de Economía de la Unión Europea, el español Joaquín Almunia, al decir que la Unión Europea no ha sabido presentar un proyecto progresista claro para una salida progresista de la crisis económica y financiera. El votante europeo confía más en las recetas liberales de la derecha y en la reducción de impuestos que en la capacidad de la izquierda de aumentar el gasto público alegando mantener políticas sociales y atajar de este modo el paro. No hay mayor ataque a la política social que enfrentarla al desempleo, y eso que es demagógico es también un sentimiento primario del votante en paro. 

            Según esta lectura, casi toda Europa ha votado popular, salvo Suecia, Dinamarca, Grecia, Chipre y Malta, los demás 22 Estados de la Unión han preferido votar Popular, la Alemania de Angela Merkel, la Francia de Sarkozy, la derecha y centro de Polonia, la España de Rajoy y Mayor Oreja, la Italia de Berlusconi, el centro-derecha de Portugal, los países de Centroeuropa. Los líderes populares europeos más significados han salido victoriosos en esta contienda. Por el contrario, el Partido Socialista ha sufrido derrotas grandes, en Francia es el peor resultado de los últimos 15 años, en Portugal y en España han perdido los correspondientes partidos socialistas que están en el gobierno. Han perdido los partidos y han perdido los gobiernos socialistas en la crisis.

            Deben hacerse otras lecturas representativas, por ejemplo, el crecimiento de los ecologistas, sobretodo en Francia, en donde Europa Ecologie, con un candidato histórico, casi alcanza al Partido Socialista. Más de medio centenar de eurodiputados son Verdes declarados. Es preocupante desde otra perspectiva, la anunciada alineación de los Conservadores británicos con los checos de Topolanek y con los polacos, en una posición que dista mucho de ser cómoda para los avances europeístas. Sin embargo, es interesante anotar la disminución de los escaños atribuidos a los euroescépticos, apenas 15, y restan un total de 90 eurodiputados no adscritos a los grandes grupos que pueden engrosar la mayoría europeísta PPE-PSE en algunas de las más importantes determinaciones.

            Se destaca en España el triunfo del Partido Popular, presidido por Rajoy y ayudado de la experiencia política de Mayor Oreja, que obtiene 42,23% de los votos y 23 escaños frente al 38,51% del PSOE, pero sobretodo lo que es preocupante para el PSOE es el descenso de cerca de 5 puntos porcentuales y la pérdida de 4 escaños, un total de cerca de 740.000 votos que sólo puede explicarse por la decepción del electorado o la preocupación ante una crisis que en España se presiente más larga que en el resto de países europeos. Y concluimos, nada ha sucedido mucho más lejos de lo que era previsible. El destino de Europa está ahora en manos de quienes además de ser europeos se sienten representantes del pueblo europeo. Ojala estén a la altura de este difícil y complejo proyecto que es el de construir una Europa unida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios