www.diariocritico.com

En el PSOE la derrota se tomó con tranquilidad

El Partido Popular celebró el triunfo en Buenos Aires

El Partido Popular celebró el triunfo en Buenos Aires

Como en las últimas elecciones gallegas, las sonrisas estuvieron en la sede del PP. Los referentes del partido celebraban una victoria, que se valoró más por el posicionamiento que toma el partido para las próximas elecciones generales que por lo conseguido para Europa.

El triunfo de Nuñez Feijóo envalentonó al Partido Popular en Argentina, que “agrandados” por haber “recuperado” Galicia, comenzaron a realizar actividades aprovechando el impulso llegado desde España.

En la sede de la calle San José los brindis por el festejo no se hicieron esperar, y el catering cambió de rumbo -como decían resignados en la sede del PSOE-, para la alegría de los simpatizantes del Partido Popular.

El resultado era el esperado, y todos coincidieron con el Presidente del Partido en Argentina Avelino García Melle, que consideró que "es una consecuencia de lo que  ha venido sucediendo en España", por lo que recordó lo "sucedido en Galicia y en el País Vasco" y se esperanzó con que "los españoles han empezado a considerar como una alternativa seria al PP para gobernar en España"

 Tranquilidad en la sede del PSOE

Sin el ambiente festivo de otros tiempos, y con menos gente que en las últimas elecciones, en la sede del PSOE ya se esperaban esta derrota, y, algunos, interiormente quedaron satisfechos por no haber perdido por una mayor diferencia.

Entre los simpatizantes socialistas no podían entender –más allá de su propia derrota- que Berlusconi y Sarkozy hayan conseguido tan buenos resultados, y los más “batalladores” ya pensando en el futuro, comentaban que Rajoy había dicho “no los voy a defraudar”, frase que hizo famosa en el país el ex presidente Carlos Menem

 De cara al futuro, se anunció que en julio arribará la secretaria de Estado de Organización del PSOE Leire Pajín, dentro de la gira que emprenderá por Latinoamérica, y de ahí en más planificarán la estrategia que tendrá el partido en el país.

Una elección poco atractiva

La elección europea no despertó un gran interés en Argentina, hasta el 3 de junio solamente había votado el 17% del padrón (aproximadamente 50.000 votos) , en una campaña que prácticamente pasó inadvertida para la población.

En Buenos Aires hubo solo un acto por partido.

Por el PSOE viajó para explicar las propuestas socialistas para Europa el ex Ministro de Trabajo Jesús Caldera, que se presentó en el Teatro Avenida ante más de 400 seguidores, aprovechando los buenos recuerdos que tienen los españoles residentes en Argentina de su paso por el Ministerio.

 Mientras tanto por el PP fue Alfredo Prada el encargado de pedir el voto para su partido, en un almuerzo realizado en el Centro Lalín ante casi 400 comensales. El discurso de Prada fue muy crítico hacia el PSOE, con la misma línea que se siguió en España.

 Otro aspecto que influyó para la escasa participación de votantes, fue la demora en la entrega de los votos, dadas las impugnaciones que hubo con algunas listas, lo que provocó la pobrísima participación de los ciudadanos españoles residentes en el país en esta elección

 El PP con una victoria que no dejó dudas

 Con el 3,73 % y 582.000 votos más que el Partido Socialista, la victoria del PP en las elecciones al Parlamento Europeo es incuestionable.

El tándem Rajoy-Mayor Oreja no sólo ha ganado ampliamente al tándem Zapatero-López Aguilar, sino que también ha mejorado sus resultados respecto a 2004 en un 1,03 puntos y 202.000 votos más.

 El PSOE, además, ha retrocedido respecto a 2004 en 727.955 votos , pero ese retroceso es también aplicable a Izquierda Unida, que pierde casi 61.000 votos respecto a los anteriores comicios. Rosa Díez consigue llevar a su ‘chico’ Francisco Sosa Wagner a Estrasburgo, configurándose en la cuarta fuerza política a nivel nacional.

    Dado que la participación electoral ha sido similar a la de 2004 –ligeramente superior en estos comicios, que ha sido del 46,01, es decir, 0,87 % más que en 2004-, los resultados pueden examinarse de una manera doblemente comparativa. Por un lado, el PP gana al PSOE en el total nacional en 3,73 puntos y 582.855 votantes más; pero, por otro lado, también crece con respecto a 2004: lo hace en 1,03 puntos y 202.820 votos más.

     El PP consigue 23 escaños frente a 21 de PSOE, pero, además, es la fuerza más votada en la mayor parte del territorio español: gana en Galicia, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia, La Rioja, Navarra, Baleares y hasta en la Canarias del candidato socialista, Juan Fernando López Aguilar. Y, además, en Andalucía, el PP ha abierto una brecha ganando en Málaga –la circunscripción de la ex ministra Magdalena Álvarez, candidata socialista también a Europa- y en Almería.

      Por el contrario, el gran perdedor de estos comicios, el tándem Zapatero-López Aguilar, no sólo pierde frente al PP en las cifras arriba señaladas, sino que baja 4,95 puntos respecto a sus propios resultados en 2004, lo que se traduce en un total de 727.955 votos menos que en aquellos comicios. El PSOE sólo ha ganado en Asturias, Extremadura, Andalucía –excepto las ya citadas de Almería y Málaga- y en Aragón –excepto Teruel, que también gana el PP-. La victoria de Rajoy-Mayor Oreja es, pues, rotunda, frente al tándem Zapatero-López Aguilar.

  ¿Dónde han ido lo votos perdidos por los socialistas? Quizá a la abstención, sí, porque IU-ICV-EUiA-BA, encabezada por Willy Meyer, aunque mantiene sus dos escaños en Estrasburgo, retrocede también electoralmente: obtiene en estos comicios 582.385 votos y el 3,73 %, pero ha perdido con respecto a 2004 60.751 votos, el 0,42 % de los que le votaron en esas elecciones.

      Parece, pues, que el voto perdido por los socialistas no sólo no ha sido ganado por IU, sino que puede que una buena parte se haya ido, según un primer análisis de urgencia, a UPyD, la formación de Rosa Díez, que logra colocar en Estrasburgo a su candidato Francisco Sosa Wagner. UPyD es la gran sorpresa, con un total nacional de 448.639 votantes y el 2,87 % de los votos emitidos.

     La Coalición por Europa, de los nacionalistas moderados, mantiene sus dos escaños y sólo pierde 2.000 votos con respecto a 2004. Mientras que los nacionalistas de izquierda, agrupados en Europa de los Pueblos (Edp-V) consigue un escaño con 391.772 votos y el 2,51 %. Han ganado 11.000 votos con respecto a 2004.

  Un análisis aparte requiere Iniciativa Internacionalista-Solidaridad entre los Pueblos (II-SP), liderada por el escritor Alfonso Sastre y con Doris Benegas como número dos. De esta coalición claramente abertzale, el antiguo portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, ha llegado a decir que ahora se ahora se iban a contar sus votos (de los abertzales). Pues sí, se han contado: son en total 175.819, de los que 113.758 Sastre y Benegas los han obtenido en Euskadi y los otros 62.061 en el resto de España. ¿Quién puede haber votado a los herederos de Batasuna fuera de Euskadi? Ésa es la gran pregunta: puede tratarse de un voto de castigo al sistema, como ya ocurrió en otras ocasiones. El dato se analizará profusamente en los próximos días, cuando los resultados sean ya definitivos, una vez escrutado el voto por correo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios