www.diariocritico.com
Los líos de la financiación

Los líos de la financiación

Hasta el último minuto va a estar tirando de la cuerda unos y otros a ver si consiguen unas perrillas de la depauperada hucha de todos para llevarse a casa y poder decir a sus votantes: yo más.

  El acuerdo parece cerrado porque la ubre del Estado, del que forman parte y son todas las autonomías, no da para más. Es verdad que hacia falta un nuevo marco de financiación porque la realidad social de este país ha cambiado mucho desde el año 2001 y, además, la aprobación del Estatuto de Cataluña obligaba a la revisión general para no crear agravios comparativos. Es verdad que al transferir a las Comunidades Autónomas competencias como Sanidad o Educación hay que dotarlas del dinero correspondiente para que puedan prestar ese servicio.

   Todo eso es indudable. Pero también es cierto que la principal preocupación de los ciudadanos, en cualquier punto de España y en este momento, es el paro o el temor a perder el puesto de trabajo por la crisis económica. Que se palpa un cierto cansancio por los interminables debates en torno a los agravios entre unas comunidades y otras; los reproches entre dirigentes del mismo partido, unos del norte y otros del sur, sobre el reparto de fondos.

  El paro no se trasfiere, no es una competencia, no lo quiere nadie. A ningún presidente autonómico se le hace responsable del paro en su territorio. Los parados se contabilizan a nivel estatal y el subsidio de desempleo es una prestación del Estado. Por no decir la obviedad de que de la crisis tiene que salir el país entero o no quedará ni uno de los brotes verdes con los que soñó la ministra Salgado.

  Por tanto, cuanto antes se acabe con este espectáculo de insolidaridad, en unos de los peores momentos económicos de las últimas décadas, mejor. Esquerra Republicana, en el Gobierno catalán, ya ha dicho que no a la propuesta. Tiene el mismo camino que cuando dijo no al Estatuto: marcharse.

  El PP también se opone. Tienen razón en que no se ha contado para nada  con ellos, como partido, en las negociaciones. Pero sus presidentes autonómicos no están dispuestos a quedarse sin el dinero, así que van a coger el dinero pero con cara de pocos amigos.

  La vicepresidenta Salgado cerró ayer otra ronda de contactos y crucemos los dedos para que este lío acabe bien y la clase política, Gobierno incluido, PSOE, PP y partidos nacionalistas se pongan a trabajar en la búsqueda de soluciones conjuntas para salir de la crisis, que es lo prioritario de verdad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios