www.diariocritico.com
Las injusticias de la justicia

Las injusticias de la justicia

Hace siete meses, la sentencia de divorcio de Samuel Viñas y Clarena Acosta fue aceptada. Desde entonces familiares y amigos de Acosta fueron testigos mudos del intenso acoso por parte de Viñas a su ex –esposa, a quien acusaba de serle infiel.

 

La pareja barranquillera, dueños de una prestigiosa cadena de almacenes de ropa, estuvo unida en matrimonio durante 21 años; sin embargo, según versiones de los allegados a la familia, los celos enfermizos y obsesivos de Viña, que ya le habían valido algunos tratamientos siquiátricos, empezaron a hacer mella en la larga relación que finalmente terminó, primero en divorcio y luego en tragedia.

A pesar de llevar más de medio año divorciada, la fallecida invitó a su ex –esposo a la reunión de fin de año, con el fin de que el padre estuviera cerca de sus hijos en esas fechas especiales. Una vez allí, el hombre se encerró con la víctima y tras una acalorada discusión, los asistentes y los tres hijos de la pareja pudieron oír el sonido de los disparos que acabaron con la vida de Clarena.

Tras lo sucedido el propio asesino fue quien llamó a la Policía y en cuanto las autoridades llegaron al lugar de los hechos, éste fue aprehendido. No obstante, días después, el juez Edilberto Corredor, encargado del caso, dejó en libertad a Viñas, argumentando que éste no había sido capturado en flagrancia.

Como era de esperarse, la decisión de Corredor generó el rechazo de los habitantes barranquilleros y del país en general que no puede entender cómo el peso de la ley no ha caído con toda su fuerza contra el homicida.

De esta forma y debido a la polémica, el Fiscal General de la Nación (e), Guillermo Mendoza Diago, ordenó el remplazó de Corredor por el también juez, Rodrigo Restrepo Reyes, hecho que el abogado de la familia de la víctima, Miguel Bolívar Acuña, aceptó de buen grado.

Bolívar asegura que no juzga el actuar de Corredor porque no lo conoce,  pero sí considera que carece de sentido común que Viñas esté en la calle luego de haber cometido el crimen.

"Eso le correspondía, en dado caso, a un Juez de Garantías y no al Fiscal de conocimiento. Se confunde la captura con haberlo sorprendido en el momento en el que dispara el arma, pero de todos modos el indiciado se entrega en el sitio donde comete el crimen, tiene el arma homicida  y además lo confiesa, luego eso es flagrancia", señaló.

El abogado añadió que resulta insólito que el empresario haya quedado en libertad porque da para pensar que ahora cualquiera que confiese haber cometido un homicidio, en la escena del crimen, con el arma y el cuerpo de la víctima, no sea considerado como capturado en flagrancia.

Por el momento, se rumora que el homicida, quien manifestó a las autoridades que se sentía tranquilo después de matar a su ex - esposa, permanece recluido en una clínica siquiátrica y sin ningún tipo de vigilancia. En los próximos días Viñas deberá comparecer en una audiencia preliminar en la que se le imputarán los cargos y se debe ordenar su captura.

Mientras tanto, familiares y amigos de la víctima abrieron un grupo en la red social Facebook exigiendo que se haga justicia en este asesinato. "Él siempre lo dijo claramente: 'si ella me deja, yo la mato'", dice una carta a la opinión pública difundida a través de la citada red social en Internet, donde se advierte que Viñas intentará declararse "loco" para evadir el castigo de la justicia.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios