www.diariocritico.com

Especial de Diario Hispano Boliviano

Para comprender la 'nacionalización' de ENTEL

Para comprender la "nacionalización" de ENTEL

martes 24 de abril de 2007, 02:42h

ENTEL, en el momento de capitalizarse, en 1995, tenía un valor de 100 millones de dólares, tras recibir el anuncio de una inversión de 610 millones de dólares pasó a cotizarse en unos 710 millones. De ese monto, el 50 por ciento se quedó en manos de los socios italianos, el 47 por ciento en el Fondo de Capitalización Colectiva (FCC) y el resto está controlado por inversionistas más pequeños, entre ellos trabajadores. En diciembre de 2004, el patrimonio estaba valuado en 723 millones de dólares aproximadamente, agregó Caballero. Sin embargo, ese mismo año se hizo una reducción de capital de 399 millones de dólares. Esa operación quedó traducida en una menor valoración del patrimonio, que llegó a 378,6 millones de dólares en diciembre de 2005.

ENTEL fue fundada el 22 de diciembre de 1965 como Sociedad Anónima Mixta con representación oficial del Estado boliviano, con la finalidad de "desarrollar las telecomunicaciones en todas sus modalidades y formas en el territorio nacional". En 1966 se convirtió en empresa pública descentralizada, sujeta a fiscalización y supervisión del Ministerio de Transportes, Comunicaciones y Aeronáutica Civil. Mantuvo ese estatus jurídico hasta junio de 1995, en que se le restituyó la condición de Sociedad Anónima Mixta a los fines de posibilitar la incorporación de capitales privados a su paquete accionario. El 27 de noviembre de 1995, en el marco de un proceso de capitalización de las empresas públicas emprendido por el gobierno de entonces, se asoció con ETI - STET INTERNATIONAL, que pagó 610 millones de dólares por el 50 por ciento de las acciones de ENTEL. A partir del 27 de noviembre de 2001, se liberó el mercado de las Telecomunicaciones en Bolivia para los servicios de telefonía de larga distancia nacional e internacional, hasta entonces prestado en forma exclusiva por ENTEL. En esa misma fecha, concluyó el contrato de administración de la Sociedad firmado entre la República de Bolivia y la sociedad capitalizadora en el marco de la Ley de Capitalización.

Por el mismo mecanismo legal de la Ley de capitalización dispuesto por el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, se estableció que la composición accionaria de la empresa estaba dividida en el 50% para la inversora, el 47% para la capitalización colectiva de los bolivianos y un 3% bajo control de ex trabajadores. El Fondo de Capitalización Colectiva es propiedad de los  ciudadanos bolivianos a través del mecanismo de capitalización administrado, por las también creadas, Administradoras de Fondos de Pensiones AFP (fruto de la Reforma de Pensiones). En los hechos, el acuerdo terminó con el 50% de las acciones a favor y control  de la administración privada y tan solo el 47% a favor de los 9 millones de bolivianos a través del mencionado mecanismo que administraban las AFP (Futuro de Bolivia ZURICH y Previsión BBVA). Desde esa fecha hasta el día de hoy, la administración de ENTEL ha estado a cargo del sector privado, dado que existieron cambios en el paquete de accionistas y la actual titular de la acciones es la italiana TELECOM.

ENTEL, en el momento de capitalizarse, en 1995, tenía un valor de 100 millones de dólares, tras recibir el anuncio de una inversión de 610 millones de dólares pasó a cotizarse en unos 710 millones. De ese monto, el 50 por ciento se quedó en manos de los socios italianos, el 47 por ciento en el Fondo de Capitalización Colectiva (FCC) y el resto está controlado por inversionistas más pequeños, entre ellos trabajadores. En diciembre de 2004, el patrimonio estaba valuado en 723 millones de dólares aproximadamente, agregó Caballero. Sin embargo, ese mismo año se hizo una reducción de capital de 399 millones de dólares. Esa operación quedó traducida en una menor valoración del patrimonio, que llegó a 378,6 millones de dólares en diciembre de 2005.

El pasado año y fruto del impulso “nacionalizador” del gobierno de Evo Morales, se mencionó la intención de recuperar para el control estatal la empresa ENTEL. A diferencia del sector petrolero, el sector de telecomunicaciones ha dejado de ser atractivo para la relación mixta entre inversores privados y estatales. En ese contexto, la italiana TELECOM se ha mostrado predispuesta de vender su participación en la empresa contra un precio razonable de transferencia (venta) de sus acciones. De esa forma, la palabra más precisa para entender el proceso iniciado por el gobierno, sería “recuperación”, aunque en el afán electoral y político de Morales, haya bautizado el mismo como “nacionalización.

El Gobierno, resolvió este lunes 23 de abril, revertir para el Estado boliviano, el 47 por ciento de las acciones de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL) que estaban en manos de las Administradoras de Pensiones (AFP) en el Fondo de Capitalización Colectiva y continuará las negociaciones con la italiana Telecom para recuperar el 50 por ciento restante de esa transnacional. El ministro de la presidencia, Juan Ramón Quintana, y el viceministro de Coordinación Gubernamental, Héctor Arce, en conferencia de prensa conjunta, anunciaron la decisión gubernamental sobre ENTEL que se constituye en el mismo mecanismo utilizado para recuperar el control de los recursos del Estado de las empresas petroleras realizado el año pasado. Asimismo garantizaron el pago del Bono Solidario (Bonosol) para mayores de 65 años, que se paga anualmente.

"El Gobierno aprobó dos decretos supremos, ambos orientados a la recuperación del patrimonio estatal en favor del Estado", afirmó Quintana en Palacio Quemado. El primer Decreto autoriza la transferencia de 47 por ciento de las acciones de ENTEL, que administraba las AFP a nombre del Estado. Mientras tanto continuarán con las negociaciones con Telecom para lograr un acuerdo sobre el 50 por ciento restante.  Un segundo Decreto deroga el DS 28172 emitido el 19 de mayo de 2005, que autorizaba al Ministerio de Desarrollo Económico certificar las inversiones de las empresas capitalizadas. A solicitud de la italiana Telecom, las negociaciones con el Gobierno para la compra-venta de acciones de ENTEL se reanudaron este lunes 23 debido a que la empresa capitalizada solicitó más tiempo para presentar la documentación acerca de su rendimiento.

El ministro de Servicios y Obras Publicas, Jerges Mercado, explicó que la comisión negociadora tiene ya un plan estratégico para encarar la negociación tomando en cuenta que hasta el 1ro de mayo debe presentar el informe final sobre este tema al Poder Ejecutivo. Este miércoles 18 de abril, los equipos de Telecom y el Gobierno debieron continuar las negociaciones, luego del cuarto intermedio, sin embargo, el encuentro fue postergado hasta este lunes.

El primer Decreto autoriza la transferencia de 47 por ciento de las acciones de Entel (que administraba las AFP) a manos del Estado, para lo cual, hay un plazo de 24 horas. Mientras tanto continuarán con las negociaciones con Telecom para lograr un acuerdo sobre el 50 por ciento restante. Entre tanto, Héctor Arce explicó que lo que se está haciendo el Ejecutivo mediante este Decreto es recuperar para el Estado boliviano ese 47 por ciento de acciones, garantizando expresamente como se lo hizo con los hidrocarburos, el pago del Bonosol. Un segundo Decreto abroga el DS 28172 emitido el 19 de mayo de 2005, que autorizaba al Ministerio de Desarrollo Económico certificar las inversiones de las empresas capitalizadas. En función a este Decreto Supremo se dictó la resolución ministerial 194 de 12 de agosto de 2005, durante el gobierno de Eduardo Rodríguez Veltzé, en la que se certifica que la empresa capitalizadora habría cumplido con todo el plan de inversión que tenía comprometido durante el contrato de capitalización.

Asimismo, se declaró extinguido ese contrato de capitalización en un claro desconocimiento a la Ley 1600 de Sistema de Regulación Sectorial (Sirese) que concede la facultad de certificar las inversiones de las empresas capitalizadas a las instituciones reguladoras, y en este caso, a la Superintendencia de Telecomunicaciones. "Se ha violado un procedimiento y se ha cometido un acto jurídico administrativo incorrecto, y por eso, el Gobierno abroga este decreto y la resolución respectiva para que se proceda de manera correcta de acuerdo al ordenamientos jurídico legal", dijo Héctor Arce. En ese contexto los ejecutivos de Telecom se comprometieron presentar datos complementarios a las auditorías realizadas por la Superintendencia de Telecomunicaciones en el que se muestran que se cometieron varias irregularidades en la administración, especialmente el el cálculo de la inversión.

EL PROCESO.
Analistas como Francisco Zaratti (Delegado para la revisión de la Capitalización del gobierno de Carlos Mesa) menciona que la capitalizada ENTEL, vale hoy menos de lo que la compañía italiana Telecom exige por la mitad del paquete accionario de la telefónica. Evo Morales anunció, a fines de enero, que su Gobierno está interesado en adquirir el 50 por ciento más uno de los títulos valores de la empresa. Sin embargo, se desconoce su valor real porque no se cotiza en la Bolsa de Valores.

Según la ingeniería financiera realizada hace tres años por la consultora Profín Consultores para una compañía multinacional y una cooperativa del país, ambas interesadas en adquirir ENTEL, el precio de las acciones tenía un tope de 140 millones de dólares y en 2005 subió a 150 millones de dólares. Hace poco, el ex ministro de Servicios y Obras Públicas Salvador Ric reveló que los ejecutivos de Telecom habían puesto un precio mayor a sus acciones que llega a 170 millones de dólares.

La oferta de la empresa italiana dejó ver que, en diez años de operación en Bolivia, ENTEL ha disminuido su valor. Durante el proceso de capitalización, STET y TELECOM comprometieron una inversión de 610 millones de dólares en la telefónica nacional. El director ejecutivo de Profín Consultores, Óscar Caballero, explicó que para valuar una empresa, entre otros aspectos, se deben tomar en cuenta los flujos futuros de ingresos, la competencia y la situación de la industria. Según el economista Alberto Bonadona, ésa es una de las principales razones de que disminuyera el valor de la empresa, por la que hoy Telecom oferta 170 millones por su participación.

Caballero deduce que esa cotización es aún menor porque, si se restan los 75 millones de dólares de deuda que tenía la empresa acumulados hasta ese año, se tiene un patrimonio de 302 millones de dólares. Luego, las acciones en manos de Telecom (el 50 por ciento) cuestan sólo 151 millones de dólares, de acuerdo con los balances de ENTEL al 2005. Además se debe tomar en cuenta que, en la industria, el texto y la imagen están reemplazando a la voz y eso puede impactar en una reducción de los ingresos de la telefonía de larga distancia.

El tráfico de este servicio en el que ENTEL era líder muestra una tendencia decreciente, y en telefonía móvil hoy existe una mayor competencia. Caballero menciona como otro elemento de análisis el hecho de que hace dos años no había anuncios de nacionalización de recursos naturales y de empresas, que influyen en las perspectivas de cualquier negocio. Por otra parte, si el Estado se hace cargo de la compañía existe la tendencia de que se rebajen tarifas, lo cual repercute en los ingresos.

En segundo análisis, encargado por la Federación de Cooperativas de Telecomunicaciones de Bolivia (Fecotel) a la agencia de Bolsa Sudaval en 2004, concluyó que el 100 por ciento del paquete accionario estaba valuado en 226,1 millones de dólares, de los cuales, al 50 por ciento se le puso un precio mínimo de 103 millones y otro máximo de 126,9 millones, sin tomar en cuenta el flujo de dinero disponible ni las inversiones temporales. Para llegar a esa estimación, el estudio se basó en la disminución de ingresos de 7 por ciento anual que la empresa experimentó en el periodo 2000-2003 a raíz de la continua devaluación del boliviano frente al dólar y el euro.

En ese mismo lapso, en las reducciones de tarifas de larga distancia nacional e internacional desde que ENTEL perdió el monopolio, en 2001, la baja rentabilidad sobre capital invertido fue de 1,4 por ciento anual en promedio.

ACCIONISTAS:
• Eti Euro Telecom es dueña del 50%
• Las AFP, en nombre del país, tienen el 47,4 por ciento del paquete.
• Carlson Divided Facility posee el 0,2452 por ciento de la empresa.
• La Boliviana - Zurich tiene una participación del 0,1742 por ciento.
• El resto de la empresa tiene como socios a otros accionistas minoritarios, entre ellos los ex trabajadores de la empresa.

EL FONDO DE CAPITALIZACIÓN COLECTIVA.
Bajo el supuesto de que el 50 por ciento de las acciones de ENTEL cuesta 170 millones de dólares, el patrimonio del Fondo de Capitalización Colectiva (FCC) disminuirá su valor en unos 401 millones de dólares, lo cual pone en riesgo la sostenibilidad del Bonosol. Esta hipótesis es el resultado de un análisis realizado por agentes de bolsa del portafolio del FCC al 31 de diciembre de 2006, reportado por la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros (SPVS). El FCC resguarda las acciones de los bolivianos en las empresas capitalizadas y, en función de los dividendos obtenidos y su valoración, cada año se paga el Bonosol.

Los datos revelan que el valor del FCC compuesto por las empresas ENTEL; las eléctricas Corani, Valle Hermoso y Guaracachi; las ferroviarias Andina y Oriental y el Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) alcanzó en 2006 los 819,7 millones de dólares. Ya no se encuentran las acciones de las petroleras Chaco, Andina y Transredes pues pasaron a poder de YPFB a través de un similar mecanismo legal (Decreto Supremo) . Valían aproximadamente 700 millones de dólares.De este portafolio, las acciones de ENTEL hasta el año pasado estaban valuadas en 579 millones de dólares y la empresa tenía una participación del 70,6 por ciento en el Fondo.

Si se efectúa la venta del 50 por ciento de las acciones de la compañía en manos de Telecom en 170 millones de dólares, se tendrá que el precio del 47,7 por ciento perteneciente a los bolivianos en el FCC es igual a unos 161 millones de dólares. Esa situación repercute inmediatamente en la disminución del valor del FCC a 401 millones de dólares aproximadamente. Esto a su vez puede generar problemas en el financiamiento del Bonosol. Según el diseño original de la capitalización, a medida que el número de beneficiarios aumente en el tiempo, se debía ir vendiendo las acciones del FCC para garantizar su pago.

Sin embargo, si el precio de las acciones diminuye, con su venta no se tendrán los recursos necesarios que garanticen el beneficio. El Gobierno aseguró luego de la transferencia de las acciones del FCC a YPFB que la estatal generaría los recursos para el Bonosol. Pero esto depende de la ley de refundación de Yacimientos.

UN COMENTARIO A LA INGENIERÍA DE LA CAPITALIZACIÓN DE ENTEL
Francesco Zaratti explicó que la caída del valor del 50 por ciento Entel está cercana a los 150 millones de dólares, que es el monto al que aspiran los socios italianos de Telecom (Stet) para irse del país y que es el resultado de las características que tuvo el proceso de capitalización de la empresa estatal en 1995.

El precio del 50 por ciento de las acciones de Entel fue cotizado antes de la capitalización en 131 millones de dólares, que era el valor calculado para la empresa por el Estado. Cuando se llevó adelante el proceso, Stet ofreció por ese paquete accionario 610 millones de dólares, es decir, 479 millones más de lo que pretendía el Estado boliviano.

Según Zaratti, “esos 479 millones de dólares constituyen la prima de emisión, el plus que Stet pagó, sin contrapartida del Estado, para hacerse con el 50 por ciento de Entel”. Para la ex autoridad, en vista de que ENTEL no se cotiza en la Bolsa de Valores, es subjetivo determinar el valor real de la compañía, sin embargo, se cuenta con tres valuaciones.

De acuerdo con los teóricos de la capitalización, su valor era de 1.220 millones de bolivianos, o sea, 610 multiplicados por dos (Telecom dio una estimación de 610 millones al 50 por ciento del paquete accionario). Para la empresa capitalizadora, el valor era de 135 millones multiplicados por dos, lo cual da 270 millones, aparte de la prima de emisión que, si bien pasó a formar parte del patrimonio, no lo era del capital.

Otros análisis dan cuenta de un valor real de 135 millones de dólares más 610 millones, que dan un resultado de 745 millones, que era el capital efectivamente aportado a la empresa. Zaratti explicó que telefónica demostró haber realizado inversiones superiores a los 610 millones de dólares comprometidos, de modo que no tenía cuentas pendientes con el Estado.

Recordó que cuando Telecom intentó vender sus acciones a Cotas (2004) el obstáculo fue la prima de emisión. “En pocas palabras, los 479 millones eran dinero, depositado en un banco del exterior, que eventualmente Cotas debía comprar con dinero... Era absurdo a toda vista”. Por esa razón, ENTEL decidió distribuir una parte de la prima de emisión entre los socios, el monto llegó a 420 millones. De estos recursos, 199 millones de dólares les correspondieron a los socios bolivianos representados por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) por su participación del 47,4 por ciento en Entel.

Zaratti explicó que esta liquidez fue invertida en la recompra de las participaciones del Fondo de Capitalización individual (FCI) que sirvieron al ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada para volver a pagar un Bonosol de 1.800 bolivianos. La plata alcanzó además para cubrir el financiamiento de este beneficio en 2006 y 2007. “Consecuentemente, el valor de ENTEL disminuyó debido a la distribución de la prima de emisión a 325 millones de dólares. La mitad de esos recursos da un monto cercano a los 170 millones de dólares (negociables) que la empresa pretende para dejar el país”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios