www.diariocritico.com

Las altas temperaturas de agosto pueden revertir la situación

Los incendios respetan a Castilla y León en lo que va de año

Los incendios respetan a Castilla y León en lo que va de año

Hace ahora un año se produjo uno de los peores incendios acontecidos en la Comunidad en los últimos tiempos. Más de 4.200 hectáreas del Valle del Tiétar, al sur de la provincia de Ávila, quedaron arrasadas por las llamas. La gran cantidad de medios movilizados para la extinción nada pudo hacer para salvar la vida de las dos personas que murieron a causa del incendio, que, al parecer, fue intencionado. A ello hay que sumar las graves pérdidas materiales y naturales que provocó el fuego. El proceso judicial abierto se encuentra estancado por falta de pruebas. Aún se desconoce quién o quiénes causaron esta catástrofe y la investigación continúa en marcha. Afortunadamente, este verano no se están cumpliendo unas previsiones que, en principio, no eran nada alentadoras debido a un invierno y una primavera lluviosos y una estación estival muy calurosa.

Esta semana se han declarado dos incendios, ya controlados, en la provincia de Salamanca de cierta consideración. Uno en la zona de los Arribes del Duero, con cerca de 350 hectáreas calcinadas, y otro en la localidad de Castillejo Martín Viejo, donde se han quemado aproximadamente 181 hectáreas de arbolado. Pese a ello, y siempre con prudencia, se puede afirmar que los datos de este ejercicio son satisfactorios.  En concreto, en el primer semestre de 2010 se contabilizaron en Castilla y León 324 incendios, frente a los 1.577 registrados en el mismo periodo de 2009. La cifra actual representa  506 incendios menos que la media de la última década que asciende a 830.

En los primeros meses del presente año se quemaron 117 hectáreas de superficie arbolada frente a las 1.582 hectáreas que ardieron en 2009 y las 965 hectáreas arboladas calcinadas de media en los últimos 10 años. Son los mejores datos de la última década, sólo superados por los declarados en el año 2007. Sin embargo, el periodo de máximo riesgo, del 1 de julio al 30 de septiembre, no ha concluido y las altas temperaturas que se prevén para el mes de agosto pueden revertir la situación si no se mantiene la máxima alerta.

Castilla y León cuenta con un Operativo de Lucha contra Incendios,  que funciona con carácter permanente, formado por 10 centros de mando, 4.693 profesionales, 218 cuadrillas, 188 puestos de vigilancia, 206 autobombas, 22 retenes de maquinaria y 34 aeronaves. La eficacia del dispositivo se traduce en un incremento del número de conatos (menos de una hectárea quemada) que alcanza el 65% de los incendios totales en lo que va de año.  

El estudio del periodo 2000-09 revela que el 90% de los incendios se producen a causa del hombre, ya sea intencionadamente o por negligencias o accidentes. Reducir esta relación debe ser la aspiración de todos. No sólo hay que llevar a cabo políticas eficaces de extinción, sino también de prevención. La coordinación entre administraciones resulta clave en este sentido. Hasta ahora, no se ha registrado ningún incendio en la Comunidad por encima de las 500 hectáreas. Es momento de extremar las precauciones ante un mes de agosto que se presupone complicado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios