www.diariocritico.com

La duda metódica de Pepe

Si tal y como se asegura en los mentideros madrileños, Zapatero convocará elecciones anticipadas a finales de otoño, se habla del 20 o el 27 de noviembre, la pregunta que nos hacemos en Andalucía es ¿seguirá Pepe Griñán la tónica continuista de sus predecesores y también adelantará los comicios andaluces o resistirá hasta marzo de 2012? Según ha reiterado hasta la saciedad el presidente de la Junta, en Andalucía, haga lo que haga Zapatero, se agotará la legislatura y, por primera vez desde que se accedió a la autonomía hace más de treinta años, las elecciones andaluzas se celebrarán en solitario. Lo que son las cosas. Arenas lleva pidiendo que no coincidan con otros comicios desde hace más de un lustro e incluso el Grupo Popular en al Parlamento autonómico ha presentado una serie de propuestas para que esa posibilidad sea recogida en la ley electoral andaluza. Y mira por donde, va a ser su enemigo político, Pepe Griñán quien se la conceda por puro interés propio. Y es que, también por primera vez, el PSOE andaluz no está en condiciones de adelantar las elecciones, pase lo que pase con las generales. La resaca del 22-M sigue pesando y mucho en las agrupaciones socialistas, muchas de las cuales no comparten las directrices de la regional y cuyas relaciones son cada día más tensas. La de Cádiz, con el ex consejero y ex vicesecretario general Luis Pizarro como tapado y con González Cabañas, enemigo declarado de Griñán, al frente, está dispuesta a plantear batalla. Otro tanto ocurre en Jaén, controlada desde madrid por Gaspar Zarrías, y Málaga que se siente marginada tras el estrepitoso fracaso de las municipales. Granada está a verlas venir. En Almería ha dimitido en bloque la Ejecutiva y en Córdoba también lo ha hecho la de la capital. Y en Sevilla se está a la espera de la factura que le pueda pasar la jueza Mercedes Alaya al secretario provincial, José Antonio Viera el Caso de los EREs fraudulentos. Griñán solo controla, de momento, Huelva gracias a la labor de su portavoz parlamentario, Mario Jiménez, un griñanini que se está labrando un futuro político como un teleñeco diabólico en la Cámara andaluza y que parece contar con la confianza plena del presidente de la Junta y secretario general del PSOE-A. Estaba medianamente claro que Zapatero era una rémora y que nadie quería compartir cartel electoral con el. Pero ni siquiera la apuesta de Alfredo Pepunto Rubalcaba parece animar a Pepe Griñán a compartir urnas con las generales. "El momento -dicen- no es el más idóneo con el escándalo de los EREs y más de un millón de parados" y todos los dirigentes socialistas confian en que, esta vez sí, los primeros brotes verdes se puedan atisbar en la primavera del 2012. Otra cuestión que Griñán valora para acudir en solitario a las urnas es la de convalidar su liderazgo. El hecho de que haya sido elegido a dedo por Mahuel Chaves sin el respaldo de unos comicios, es algo que tiene clavado como una espinita en su corazón socialista. Quiere medirse cuerpo a cuerpo con Javier Arenas y derrotarle como ya lo hizo su antecesor. Sabe que es su gran oportunidad y que de hacerlo acabaría definitivamente con la larga trayectoria política del lider de la oposición andaluza. E, incluso perdiendo las elecciones, podría pactar con el coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, para hacerse con la Presidencia de la Junta de Andalucía. Porque, pese a la postura antisocialista de Juan Manuel Sánchez Gordillo y algunos discolos de la CUT, Izquierda Unida en Andalucía no es como en Extremadura y está deseando tocar algo de poder en la Administración andaluza, ahora que han perdido Córdoba y los principales pueblos en los que gobernaban. A nadie le amarga un dulce, sobre todo si este conlleva alguna de las Consejerías mejor dotadas economícamente. Mientras tanto, los andaluces siguen perplejos un espectáculo de insultos cruzados, rifirrafes sin contenido y naderías que a nada conduce. Continúa viendo como la Junta se enroca en sí misma sin dar muestras evidentes de mover un dedo para acabar con la tragedia del paro. La Administración está practicamente paralizada en espera de ver lo que ocurre con el Gobierno central. Si como parece, y Griñán inisite, las elecciones andaluzas no se van a celebrar hasta marzo del 2012, nos quedan pr aguantar más de ocho meses de tiempo basura, sobre todo si se cumplen las encuestas y Rajoy se hace con el poder. Permítanme el comentario, pero los andaluces no nos merecemos esta mierda de política. 'Andalucía Crítica'
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios