www.diariocritico.com

Opinión: Emilio Martínez

José Tomás: las luces y sombras del sumo sacerdorte de la Fiesta

José Tomás: las luces y sombras del sumo sacerdorte de la Fiesta

La religión compulsiva y laica que es la Fiesta vuelve a contar con su sumo sacerdote. La liturgia compulsiva y flamígera que es la Fiesta recupera a su máximo oficiante y olé. Pongamos que hablo/escribo de José Tomás Román Martín. Nadie puede dudar de sus virtudes que le colocan como la figura que se adorna con la  mayor fuerza mediática y taquiller de la historia. Nadie. Pero entre tantas luces, entre tantos soles, 'el Mesías' también tiene su cara oculta, sus sombras. Porque, sí, claro, el de Galapagar es el que explica normalmente sobre el encerado que es la arena una lección de ética -se entrega a tope siempre, porque, como destaca en su nombre su apoderado el polémico Salvador Boix, "todos los públicos pagan y es de justicia hacerlo" -y estética -Tomás añade a sus intentos de pureza con percal y flámula un punto de arte-. Porque, sí, claro: el de Galapagar es el que más se arrima, el que pone su cuerpo donde los demás normalmente ponen los engaños: por eso le embisten todos los bureles, mansos y bravos. Porque, sí, claro: el madrileño, además, va por libre y se enfrenta al sistema que maneja para sus intereses y jamás para los de los aficionados. Porque sí, claro: nadie en las últimas décadas ha sido capaz de cortar siete orejas en dos tardes en la cátedra de Las Ventas Sí, pero... Pero hay cuestiones nada baladíes que se le pueden echar en el debe de su magnífico expediente de servicios a la Fiesta. No el hecho de que sólo mate bicornes de divisas comerciales, ya que, por desgracia el resto de las figuras -a veces figuritas o figurones- también rehúyen a las denominadas duras, que más bien son encastadas. Un poco el hecho de que elija siempre no sólo sus toros, sino también sus acompañantes de cartel, ya en mayor medida que el resto de mandamases. Porque, y aquí radica su gran déficit al respecto: jamás compite con ellos. Juega otra Liga, no con los coletudos de 'Champions' -El Juli, Ponce, Manaznares, El Cid, Castella etc.-, quia. Juega con los modestos a los que es fácil superar en el balance de cada tarde. Y esto jamás ha ocurrido con ninguna figura. Ni siquiera con él mismo en su anterior etapa antes de retirarse, cuando acudía a todas las Ferias a dar la cara y no vetaba a nadie, al contrario, era usual verlo anunciado con Ponce, Ortega Cano, Rincón, Joselito etc. Sin entrar en ese halo de misterio en que, con la complicidad de Boix, se rodea: no se deja televisar y ni siquiera negocia las condiciones; no  admite entrevistas y ni siquiera las relativas a la Fiesta; no hace declaraciones jamás y ni siquiera entre toro y toro cuando actúa; no le gusta y procura evitar dentro de lo posible las fotos en las escasas veces en que acude a un acto público y ni siquiera habla con los periodistas y fotógrafos en plan informal. Se esconde continuamente. Sea buscado por él y su entorno o no, el efecto es el mismo: crear un áurea de mito, de persona diferente -qué digo/escribo de persona; de dios por encima de los demás, del bien y del mal que luego se rentabiliza en taquilla. Una vieja táctica que ya utilizó pero en infinitñésima menor medida otro genio: Curro Romero. Y no es que sea mala persona ni un hombre inculto ni ajeno a su tiempo, porque paga y cuida a su cuadrilla como  nadie, porque aporta muicho dinero a su Fundación para socorrer a los más desfavorecidos, porque está al frente de otras acciones similares que no quiere que se sepan. Es o le hacen ser así. En definitiva, es José Tomás, el por ahora único e irrepetible Papa de la religión que es la Fiesta  En defnitiva, el Papa de la impar religión táurica es así, guste o no. Sin dejar de reconocerle sus enormes virtudes y  su aportación a la Fiesta, tampoco es para mitificarlo. En cualquier caso, se inisiste, guste o no. como torero es único e irrepetible: el mejor cuando sale el toro, que no es poco. Discutible en el resto. Pero interesa al máximo y es bueno para la Fiesta, lo que no es poco en estos tiempos tan complicados. Suerte en Valencia. Y olé.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios