www.diariocritico.com

Sarkozy, dinamitero de la oposición

   Después de haber sido elegido con un proyecto presidencial dirigido a seducir a la derecha y la extrema derecha, Nicolas Sarkozy practica desde su llegada al Palacio del Eliseo una política de « apertura » hacia la oposición, que consiste en atraer a su campo a personalidades destacadas de la izquierda y del Partido Socialista francés.

     Para desmentir las acusaciones que fueron lanzadas contra él de « autoritario » y « derechista », Sarkozy se ha convertido en dinamitero de la oposición. Sin contar al tránsfuga Eric Besson (consejero ex socialista) que cambió de chaqueta en plena campaña electoral, todo empezó con el primer gobierno del primer ministro Francois Fillon, en el que hizo entrar al socialista Bernard Kouchner como ministro de Asuntos Exteriores, secundado de Jean Pierre Jouyet, también socialista, como secretario de asuntos europeos y de Martin Hirsch, presidente de « Emmaus » allegado a los socialistas, nombrado Alto comisario de la solidaridad y contra la pobreza.

     Después de esta primera sacudida que sumió al Partido Socialista en una profunda crisis postelectoral, Sarkozy atrajo a sus filas en el segundo gobierno Fillon al social-liberal Jean Marie Bockel como secretario de Estado de la cooperación y a Fadela Amara , joven salida de la immigración presidenta de la asociación « Ni putas ni sometidas » como secretario de estado para la política urbana.  

    Pero la ofensiva del dinamitero Sarkozy ha proseguido con las misiones encargadas a personalidades socialistas como Hubert Vedrine, o mas recientemente Jack Lang.   Otros socialistas han sido también solicitados y se ignora su respuesta,  como Claude Alegre, Jacques Attali, o Nicole Notat (sindicalista CFDT).   El punto culminante de esta « apertura »,  en la que Sarkozy juega cual Maquiavelo con las contradicciones del Partido Socilista, ha sido la propuesta de la candidatura del socialista Dominique Strauss-Khan a la presidencia del Fondo Monetario Internacional. Apoyado por Sarkozy y por la Unión Europea.

   Ante la hemorragia desatada en sus filas por la « apertura » de Sarkozy, la dirección del PSF ha advertido a sus miembros que « todo el que acepte colaborar con el gobierno será sancionado ». Jack Lang ha anunciado ya su dimisión de la dirección socialista.   El Partido Socialista Francés se encuentra enfrentado a la crisis mas profunda de su historia, desde los tiempos de la guerra de Argelia y la SFIO. Crisis ideologica y política que se produce paradojicamente cuando el PSF es el primer partido de la oposición y aunque acaba de salir derrotado obtuvo un resultado honorable en las últimas elecciones legislativas.

   Al proponer Sarkozy la dirección del FMI a Strauss-Khan y al implicarlos en su política exterior y europea pone el cuchillo en la llaga de las contradicciones políticas del proyecto presidencial socialista, en donde cohabitan partidarios del Si y del NO a la Constitución europea, neoliberales y socialistas de izquierdas críticos a la política ecónomica del FMI, institución que es el blanco de los ataques de todos los altermundialistas del planeta.

     La reconstrucción ideológica del Partido Socialista Francés aparece hoy como una urgencia absoluta a pesar de su elevado número de diputados en la Asamblea Nacional. La izquierda francesa tiene hoy un gran problema que resolver :  Desactivar el explosivo mecanismo de « la unión nacional » o del entendimiento entre derechas e izquierdas en el poder y  reinventar o una verdadera oposición que se oponga… preparando un proyecto presidencial creible para el 2012.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios