www.diariocritico.com
La Justicia, Merkel, Fidel

La Justicia, Merkel, Fidel

jueves 26 de enero de 2012, 08:13h
    Que la Justicia es una de las instituciones que peor paradas salen cuando se les pregunta a los españoles, es una evidencia. Y el nuevo ministro, Alberto Ruiz-Gallardón, ha propuesto una serie de medidas audaces y sensatas, conectadas con la opinión de la calle, para sacar a la Justicia del atasco. Medidas como endurecer las penas para delitos excepcionales, tal como se ha hecho en otros países europeos; o exigir a cada preso etarra "una petición individualizada de perdón y de ánimo de reparación" a las víctimas; o eliminar, salvo en casos muy concretos, el derecho de las jóvenes menores a abortar sin el conocimiento de sus padres; o despolitizar la formación del Consejo General del Poder Judicial, encomendándoles su constitución a los propios jueces, sin cuotas partidistas mayoritarias ni concesiones a los resultados electorales; o reformar la Ley del Menor para evitar decisiones escandalosas, como las de los casos Sandra Palo o Marta del Castillo. Son medidas que pretenden modernizar la Justicia y adaptarla a las necesidades reales de una sociedad cambiante.

    Aún es pronto para valorar la eficacia del nuevo Gobierno y la responsabilidad de su presidente, que dispone de mayoría absoluta en ambas cámaras, pero, aún en un entorno económico muy complicado, y casi dramático, al menos se nota que se trabaja duro. Como también tendrá que emplearse hoy a tope Mariano Rajoy, que se entrevista con la canciller Angela Merkel, la persona más poderosa de la Unión Europea, y empeñada en imponerle a España una dura disciplina para salir del pozo. Ayer, la señora Merkel ya indicaba, en unas declaraciones a la prensa germana, que el alto índice de paro juvenil de España se debe a la actual legislación laboral, que debe ser más flexible, y hoy se lo dirá, cara a cara, a Mariano Rajoy.

     Es innegable que España vive una coyuntura histórica tan delicada como atractiva, y que tenemos muchos frentes abiertos. Algunos de ellos son poco presentables y no merecen más atención que la que se presta a una pura anécdota. Es el caso del ataque de ayer por parte de Fidel Castro quien, tomando como pretexto la condena española por la muerte del disidente Wilman Villar, tras 50 días de huelga de hambre, se permitió decir que nuestro país estaba gobernado por "los admiradores de Franco", al tiempo que calificaba tanto a Aznar como a Rajoy de miembros de la "derecha fascista" y "servidores" de Estados Unidos. Es algo que hay que tomar con humor, aunque sea con humor negro, puesto que Castro nunca negó su simpatía por Franco, y los modos tiranos del cubano nada tienen que envidiar a los del dictador gallego

    En fin, que vivir es un lujo, y ser español es duro, aunque también es apasionante.


Lea también:

- Las rebajas de Mariano: Rajoy intenta que Merkel le 'perdone' con el déficit
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios