www.diariocritico.com
El rédito político de la recesión

El rédito político de la recesión

martes 07 de febrero de 2012, 15:46h
El cambio de énfasis en los discursos pre y post elecciones en el 38 Congreso, de parte de Alfredo Pérez Rubalcaba, no ha pasado desapercibido. En el primero, la tarea central del PSOE era acometer la asignatura pendiente de la renovación socialdemócrata. En el segundo, ya había que dejar de preguntarse sobre las razones de la profunda derrota y comenzar a pensar en los factores de la próxima victoria. Rubalcaba llevaba así a la práctica el pacto con la Ejecutiva saliente de Rodríguez Zapatero de evitar críticas demasiado rigurosas a la experiencia zapaterista, accediendo e instalándose en un conveniente: "aquí no ha pasado nada, no estamos en crisis, haya que mirar para adelante, impasible el ademán".
Sin embargo, este planteamiento no responde únicamente a un pacto político interno, sino que también obtiene su respaldo en los cálculos sobre la evolución del contexto nacional. El nuevo Secretario General del PSOE tiene cada vez más confianza en que la conversión de la crisis económica en recesión abierta acabará pasándole una tremenda factura política al Gobierno de Rajoy. Por eso ya ha comenzado a advertir que hará una oposición "útil", disque a los ciudadanos, cuando la verdad es que será útil sobre todo para el partido socialista. El PSOE va a esperar y ver, con la esperanza oculta de comprobar cómo la recesión se encarga de convertir en cadáver a su enemigo. Claro, con ello no hace otra cosa que comenzar a pagarle al PP con su misma moneda, cuando el partido conservador estaba en la oposición.

En suma, no parece que la cultura política española vaya llegar a asumir en algún momento el necesario sentido de Estado que el país necesita. Y este problema no mejora por el hecho de que la ausencia de pactos de Estado no sea responsabilidad particular de unos o de otros, sino que tenga responsabilidad compartida. Más bien todo lo contrario, hace más débil la esperanza de que alguien se atreva a romper este círculo vicioso. Bueno, algo de esto parece plantear Rosa Diez, pero todavía UPyD apenas está saliendo de ser un grupo político testimonial.

La cuestión consiste en saber si la recuperación del PSOE, vista como efecto de una laminación del PP por la recesión, se transforma o no en una catástrofe para el país. Porque si durante la crisis, entre el 2008 y el 2011, la falta de sentido de Estado del PP empeoró las cosas, resulta difícil imaginar que podrá suponer una actitud rácana similar de la oposición socialista, en medio de la recesión. Pero ya saben los socialistas: hoy lo importante es pensar en los factores de la próxima victoria. Caiga quien caiga.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios