www.diariocritico.com
'Au-dessus de la mêleé'

"Au-dessus de la mêleé"

martes 10 de abril de 2012, 10:25h
Allá durante la guerra de 1.914, llamada I Guerra Mundial, el escritor Romain Rolland -Premio Nobel en 1.915- escribió un famoso alegato bajo este título francés que yo traduciría como "por encima de la pelea" en el que aquel literato de tendencia que, hoy, llamaríamos socialdemócrata, intentaba convencer a la opinión pública de la necesidad de reconstruir en lo esencial, todos juntos, a Europa pensando antes en el interés común que en lo que separaba, en aquel momento, a los bandos en lucha. Unos lo consideraron traición al espíritu combatiente. Otros lo tomaron como un sermón pacifista más. Pero, en ambos bandos, quienes eran conscientes de los daños ocasionados por la crisis bélica que, como toda posguerra, afectaría a vencedores y vencidos, tomaron muy en cuenta al famoso "alegato".
 
En otro tiempo y nivel y sin conflicto bélico por medio, me parece que los españoles divididos en poder y oposición, dentro de los límites democráticos de las alternativas políticas, debieran ir pensando en un proyecto renovado de nación postcrisis para el Reino de España que va a quedar seriamente transformado por las consecuencias de una inevitable reforma socioeconómica. No parecen pensar así personajes coyunturales, como Cayo Lara, que ha calificado a las reformas impulsadas por un gobierno de mayoría absoluta comprometido solidariamente con el conjunto de la Unión Europea como "declaración de guerra".
 
España es un país demasiado grande para que pueda caer aislado y pueda abandonar la Eurozona sin desbaratar el invento pero, a la vez, es demasiado pequeño para poder resolver nuestros problemas solamente con soluciones caseras. Así que con "declaración de guerra" o sin ella va a reformarse, por la cuenta que nos tiene, en una dirección que no se parece nada a los tópicos y demagogias que se le ocurren a Cayo Lara y sus camaradas sino en la dirección que propicie una futura etapa de crecimiento en línea de moderación y solvencia que puede modularse hacia la derecha o la izquierda en la justa medida que no perjudique al crédito y confianza de la nación como conjunto.
 
Harán falta medidas quizá más duras que las que, tardíamente, está teniendo que tomar el actual gobierno pero a la larga -y esperemos que la larga no sea excesiva- los políticos tendrán que operar con una nueva estrategia para proyectar el futuro y olvidar el inútil empeño de justificar un mal pasado o jugar a los titulares de corto plazo o a los eslóganes de pancarta. Como fue necesario en otras ocasiones en beneficio del interés general, como en 1.957 con el Plan de Estabilización, en 1.977 con los Pactos de la Moncloa y en los últimos años del Siglo XX con el programa de cambio de la peseta al euro. En aquellas coyunturas los cambios de orientación se tomaron por encima de las circunstancias de cada momento, "au-dessus de la mêleé"
 
Para esto los partidos van a tener que reinventarse o reprogramarse. Tanto el que ha recibido un mandato mayoritario como el que ha sido colocado democráticamente como principal oposición. Sus compromisos no están anclados en sus programas de ayer sino que tienen que plantearse hacia el futuro. Estar en condiciones de gestionar pasado mañana al Gobierno de España -como gustan de llamar ahora a un Consejo de Ministros algo apocado- exige, ante todo, que el Reino de España sobreviva integro como Estado-Nación a la crisis como plataforma de dimensión viable capaz de mantener el interés general con unidad de mercado, cultura común, educación útil y homogénea, defensa y diplomacia de Estado. Es estúpido enzarzarse en peleas ideológicas cuando no se es capaz de anteponer a la refriega el esfuerzo compartido para que la Nación, con mayúscula, sobreviva al colapso. El color de salida de la crisis no está escrito de antemano pero su base imprescindible es el terreno común de cimentación sobre el que crecerán alternativas futuras. Ahora hay que trabajar en la base y quien no lo haga quedará fuera de juego.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios