www.diariocritico.com
Inane Obama

Inane Obama

lunes 10 de junio de 2013, 11:22h
Siempre se ha sabido, Hobbes lo expresó muy bien, como en la disyuntiva entre seguridad y libertad las sociedades apuestan por la seguridad sacrificando las libertades. Ahora, gracias a Obama, sabemos como entre privacidad y seguridad estamos desnudos y ni siquiera tranquilos.

Obama es un buen ejemplo del "magical negro", pero con la varita agotada. Lo del "magical negro" es un concepto acuñado por el director cinematográfico Spike Lee en sendos debates desarrollados en el 2001 en las universidades del Estado de Washington y de Yale. Lee se refería a unos estereotipos secundarios de Hollywood caracterizados por el color de su piel y sus poderes sobrenaturales. También por su altruismo y por sacar de apuros a los protagonistas blancos. Lee puso como ejemplo "La leyenda de Bagger Vance", pero podía haber mencionado "Ghost", con Whoopi Goldberg en el papel de médium, o "La milla verde", con Michael Clarke Duncan como el condenado a muerte John Coffey. Posterior a esos debates fue "Siete almas", con Will Smith en el papel de salvador salido de la nada.

Muchos afro-americanos manifiestan su desagrado con estos personajes mágicos. El presidente Obama ha sido asociado con el concepto de "magical negro" varias veces. En un artículo de la revista "Time" de 2012 el escritor y crítico cultural Touré Neblett argumentaba el carácter infantiloide y ofensivo de un estereotipo; parecía, en su opinión, que la excelencia en las personas de color es tan insólita que sólo puede provenir de lo mágico o sobrenatural. Quienes censuran a esos personajes, como Touré o Spike Lee, usan el término "negro" en español con plena conciencia de su valor peyorativo en inglés, subrayando así el mensaje crítico con un arquetipo racial que se remonta a los tópicos del  idealizado "buen salvaje" de John Dreyden. A Obama el concepto de "magical negro" se le aplicó por primera vez en 2007, en un artículo de David Ehrenstein.

Demasiadas ilusiones prendieron en 2008 durante la primera campaña de Obama, y más con su elección como presidente. Parecía posible el "Yes, we can" contra el "establishment"; cerrar Guantánamo, el control de las armas de fuego, la reforma de la sanidad, cumplir su promesa de no aceptar ni un centavo de los lobbies o los comités para no dejarse influir por las grandes compañías ni por intereses espurios, modificar los recortes de impuestos a los más ricos hechos por su antecesor, Bush...

La elección de Obama despertó tantas ilusiones, incluso en un continente que se presume tan resabiado como Europa, que el "magical negro" obtuvo el premio Nobel de la Paz al ser nominado para el mismo sólo once días después de ser nombrado presidente.

Pero ninguna de esas promesas electorales se ha cumplido, y hasta el "New York Times" critica a Obama por frustrar tantas ilusiones y aprobar el espionaje indiscriminado de millones de llamadas telefónicas y de todas las grandes compañías de Internet.

Todo eso encierra alguna lección interesante también para nosotros, tanto como hablamos de la reforma de nuestra Constitución. Una es el mermado poder de la política frente a los grupos de presión, otra los límites de la estricta separación de poderes y el sistema de "frenos y equilibrios" de los mismos en los Estados Unidos. Muy loable, bien pensada para evitar la tiranía, como prohibir más de dos mandatos, pero capaz de anular casi cualquier acción del Ejecutivo y de dificultar mucho la del Legislativo con el veto presidencial a una ley sin el apoyo de dos tercios del Congreso.

Y otra lección es la ingenuidad de creer en conjunciones planetarias, soluciones mágicas, en "buenos salvajes" o payasos como Grillo, en taumaturgos carismáticos que prometen no meterse en política además de traer la paz al mundo, la felicidad sobre la Tierra, la perfección a las constituciones y la santidad a los electos por el pueblo, cuando en política ya se ha inventado todo. Dejémonos de utopías y conformémonos con los meros ideales. Que no es poco.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios