www.diariocritico.com

Los afectados quieren asegurarse que el polvo que emite no perjudica la salud

Piden que Caobar "pare" su actividad tras los casos de silicosis detectados en la zona

lunes 30 de septiembre de 2013, 20:15h

La Asociación de Afectados por la Fábrica de Caobar en Taracena (Guadalajara), donde se han detectado algunos casos de silicosis entre sus trabajadores, ha pedido al delegado de la Junta, José Luis Condado, que inste a la empresa a que "pare" su actividad hasta que se confirme que el polvo de sílice que sale de ella al exterior no afecta a la salud de la población.

 Integrantes de la Asociación, recientemente constituida, se han reunido este lunes con el delegado de la Junta en Guadalajara, José Luis Condado, a quien han solicitado también que exija a la empresa la construcción de naves que impidan que el polvo que se genera en el trabajo diario de la fábrica, situada en el centro de Taracena, salga al exterior, ha señalado su presidente, Ángel Gómez.

   Desde la Asociación están especialmente preocupados tras confirmarse la detección de algunos casos de silicosis entre los trabajadores, y su intención es acudir al médico a realizarse los análisis que haga falta para ver si también está afectando a la población que no trabaja en la fábrica.

   "No queremos que cierren la fábrica pero sí que la cubra y que ni el polvo que ahora sale ni el ruido que se oye, salga al exterior. Pero creemos que no lo harán por los elevados costes que ello puede conllevar", ha dicho Gómez, quien ha anunciado que si finalmente no se adoptan medidas correctoras están dispuestos a ir al Defensor del Pueblo o a Bruselas, "donde haga falta".

   Para Gómez está claro que la empresa "se está riendo de las autoridades y de todos nosotros", hecho que a su juicio se avala con que algunas de las medidas que ahora se le exigen ya tenían que estar puestas.

   Según el presidente de la Asociación, la pasada semana fueron del Ayuntamiento para hacer una medición de los ruidos que genera "y no se oía nada", a los dos días ya estaba otra vez el ruido. Desde la Asociación insisten en que irán hasta donde haga falta para defender su salud y aunque este lunes han salido satisfechos con las promesas del delegado, espera que no sean sólo eso, promesas.

   Ángel Gómez vive pegado a esta fábrica, una empresa que abrió en el año 1964, y ahora su intención es acudir al médico y "hacerme análisis y que me vean los pulmones" porque no saben si pueden estar afectados, como ya lo están algunos trabajadores aunque "prefieren mantenerse en el anonimato porque tienen miedo a perder el trabajo y a ser despedidos si hablan".

   Por su parte, la Inspección de Trabajo de la Seguridad Social investiga la detección confirmada ya desde la Junta de Castilla-La Mancha de "algunos" casos de silicosis en esta empresa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios