www.diariocritico.com
El 'milagro de la SGAE': la conversión de Natalia Gómez de Enterría

El 'milagro de la SGAE': la conversión de Natalia Gómez de Enterría

miércoles 11 de diciembre de 2013, 12:27h
La abogada Natalia Gómez de Enterría -hija del afamado catedrático administrativista fallecido hace unos meses- llegó a ser la mano derecha de Teddy Bautista en la Sociedad General de Autores (SGAE), en concreto su Directora de Recursos Humanos. Tras una experiencia "que llega a atemorizar, incluidas amenazas de muerte", dice ella, su vida cambió por completo al leer un libro sobre las 'apariciones de Medjugorje'. Y el mismo día en el que la Fiscalía Anticorrupción pedía cárcel para el que fuera 'número dos' de Teddy Bautista, Pedro Farré, Natalia concedió una entrevista a la web religión en libertad en la que cuenta cómo fue su 'conversación' tras leer un libro sobre Medjugorje: "Medjugorje es la tarjeta de visita para conocer a Cristo", dice ahora.

Es muy comentada esta 'conversión' de Natalia, porque en su momento se dijo de ella de todo en la SGAE, o más bien, fuera de la SGAE. Incluslo, según cuenta religión en libertad, "sus éxitos profesionales y un sueldazo pudiesen hacernos pensar que su vida era de revista. Fue nombrada Directora de Recursos Humanos en la Sociedad General de Autores y Editores de España, la conocida SGAE. Pero el caramelo que pareció este trabajo resultó estar envenenado. Hoy, Natalia trabaja en un despacho de abogados y dedica sus pocos ratos libres a llevar peregrinos a Medjugorje, el lugar de la Tierra donde su vida dio un vuelco para bien y, según dice, para siempre". Sus otrora correligionarios están en la cárcel o a punto de entrar.

En todo caso, cuenta Natalia -que se libró de la 'quema' penal que ha perseguido al equipo de Bautista al haberlo dejado unos meses antes de la caída- que su vida antes de conocer las apariciones de Medjugorje era "anodina": "Mi vida seguía un guión aparentemente perfecto. Venía de una buena familia, me saqué la carrera de Derecho, me casé... hasta que siendo todavía bastante joven y con dos hijos viví el fracaso de mi matrimonio. Hasta entonces tenía una vida de cuento, pero no era feliz. Yo pasaba por esta vida por pasar, pero estaba muy vacía".

Tras fracasar en su matrimonio, recibió ayuda, claro está, de su familia, y además "me surgió una oportunidad increíble. La de Directora de Recursos Humanos de la Sociedad General de Autores (SGAE), un puesto con un sueldo que ni te cuento". Un caramelo que, sin embargo, "estaba envenenado", según Natalia: "A los quince días empecé a ver cosas desagradables que, como no tienes marcha atrás, pues haces como que no pasan y tiras para adelante. Viví una tensión insoportable, porque no me doblegué a ciertas presiones y tras cuatro años allí, de mucha tensión, de mucho agotamiento y de incluso miedo, me despidieron. Ahora todo este asunto está en los juzgados".

Natalia relata ahora como recibía en el buzón de su casa amenazas de muerte y cómo le quemaron el coche. Y dice lo siguiente en religión en libertad: "Me pregunto qué es lo que he hecho tan mal para que todo vaya tan mal. Me doy cuenta de que no tengo pareja, de que llevaba cuatro años trabajando como una mula, aguantando una presión brutal y que aparte de haber ganado mucho dinero, a cambio tenía amenazas de muerte en el buzón de mi casa".

Lo demás, es curioso: cómo salió de la SGAE con una indemnización de cuento, cómo lloraba en los bancos de una Iglesia y cómo fue su conversión a la única fe verdadera. Es lo que se llama el 'milagro de la SGAE', que no es como el 'milagro de Lamberto', pero se le parece. Aunque fue mejor el de Lamberto, todo hay que decirlo, un milagro trovado por ese gran hombre que fue José Antonio Labordeta.

LEAN TAMBIÉN:

>>El fiscal pide 5 años de cárcel para Pedro Farré por cargar servicios de prostitutas a la SGAE


 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios