www.diariocritico.com
Y tras el órdago independentista... ¿qué hará Artur Mas? ¿Y Rajoy?: respuestas a una deriva peligrosa en Cataluña

Y tras el órdago independentista... ¿qué hará Artur Mas? ¿Y Rajoy?: respuestas a una deriva peligrosa en Cataluña

> El presidente del Gobierno dijo que con la Constitución evitaría la consulta, pero ¿a qué se refería?
> El dirigente catalán podría haberse forzado a ceder a los partidos más radicales para cazar votos

viernes 13 de diciembre de 2013, 07:37h
Una huida hacia adelante. Así se está interpretando una postura extrema de Artur Mas que ha visto cómo su deriva nacionalista le llevó al hundimiento, perdiendo votos en las elecciones que él mismo adelantó en 2012, y que actualmente le lleva en los sondeos a verse como la segunda fuerza política catalana después de ERC. Por su parte, la respuesta de Mariano Rajoy estaba estudiada y preparada. El 'no' rotundo como respuesta era previsible, pero... ¿cómo lo conseguirá llevar a cabo? ¿Por la fuerza? Aquí intentamos contestar a algunos interrogantes.

- Las vías jurídicas que maneja el Gobierno para impedir el referéndum separatista de Artur Mas
- Rajoy, tajante: "Esta consulta no se celebrará"
- Consulta doble para el 9-N de 2014: 'Quiere que Cataluña sea un Estado? e ¿Independiente?'
El presidente de la UE insiste: 'Una Cataluña independiente quedaría fuera de la Unión Europea'
- Más reacciones: GallardónRubalcaba Duran i Lleida | Bruselas | Sánchez-Camacho | Pere Navarro
El president Artur Mas no tenía otra. Después de iniciar esta aventura soberanista tenía que llegar al extremo, sobre todo porque las presiones de sus compañeros de 'fechoría' iban a terminar siendo un lastre inevitable. ERC, ICV y CUP, sus aliados de envite independentista, obligaron a Mas a poner fecha y forma a esa consulta soberanista tan anunciada y que nunca terminaba de convocarse y materializarse. Al Gobierno central no le ha pillado totalmente por sorpresa, pero le ha amargado la recta final del año, tan feliz para el PP por la mejoría económica y el apaciguamiento del escándalo mediático derivado del 'caso Bárcenas'.

Ahora quedan estos interrogantes:

¿Qué intenciones tiene realmente Artur Mas?

Algunos consideran que el líder de CiU está perdido. Sabe que la mitad de su coalición, la liderada por Duran i Lleida, de Unió Democrática, está en contra de esta deriva extremista que le separa por la fuerza del consenso con España y que cuenta con el peligro de alejarle de una Unión Europea que le garantiza el progreso económico. También sabe Artur Mas que hoy por hoy tanto en solitario como con Unió, CiU perdería las elecciones catalanas porque ha agitado tanto a su ciudadanía con ideales soberanistas que ésta ha preferido a partidos que representen mejor esa postura, como es el caso de Esquerra Republicana. Ahora, Esquerra aparece primera en los sondeos de intención de voto. Por tanto, Artur Mas intenta una huida desesperada hacia adelante. Quiere liderar la línea independentista a cualquier coste, pero sabe al mismo tiempo que la consulta no es vinculante y es legalmente imposible una nación catalana independiente en Europa.

¿Qué soluciones plantea?

Realmente, y hoy por hoy, ninguna. Espera simplemente no quedarse atrás en la aceptación popular entre los catalanes, liderando la iniciativa soberanista. Quiere también sentirse el mártir del catalanismo, esperando un rapapolvo legal o de España o de la Unión Europea, para así garantizarse el voto y el cariño de la ciudadanía catalanista. Pero podría realmente estar planeando, desde la sombra, otro adelanto electoral. Esas nuevas elecciones, ya para 2014, llegarían 2 años después de las anteriores y sería un plebiscito entre la sociedad separatista y la españolista. Sabe Mas que si CiU no sale muy malparado de las urnas, seguiría adelante como siempre, con una política nacionalista y ya olvidando el afán secesionista, culpando al resto de España y a Europa de la no consecución de la independencia, resultando él como una víctima del 'exterior'.

¿Se celebrará la consulta en noviembre de 2014?

Como ya contó ayer Diariocrítico, el Gobierno no delegará funciones en la Generalitat de Cataluña para convocar un referéndum secesionista, tal y como pretende Mas. Es decir, aunque la Generalitat pida la aplicación del artículo 150.2 en tal sentido, Rajoy lo denegará. Para impedir la consulta solicitará ante el Tribunal Constitucional la suspensión de los artículos de la Ley de Consultas populares catalana [Ley del Parlamento de Cataluña 4/2010 de 17 de marzo de Consultas populares por vía de referéndum] en el caso de que se incumpla la petición de autorización al Estado para llevar a cabo una consulta independentista. Si la petición de autorización se produce, la respuesta, claro está, será negativa.

¿Permite la Constitución una consulta soberanista?

Sí, pero con autorización del Gobierno central, que no la otorgaría, claro está. El artículo 150.2 de la Constitución dice lo siguiente: "El Estado podrá transferir o delegar en las Comunidades Autónomas, mediante ley orgánica, facultades correspondientes a materia de titularidad estatal que por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegación. La ley preverá en cada caso la correspondiente transferencia de medios financieros, así como las formas de control que se reserve el Estado".

¿Perderá Cataluña su autonomía?

Podría llegarse a ese extremo, aunque el Gobierno intentará esta medida tan radical. El artículo 155 de la Constitución dice: "1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general. 2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas".

¿Hay un plan B para tumbar la consulta?

El Gobierno podría recurrir a otra vía menos radical que consiste en recurrir directamente ante el Tribunal Constitucional la inconstitucionalidad de una decisión de la Generalitat que hubiera sido adoptada fuera del marco de sus competencias (es decir, por la vía de la denuncia de invasión de competencias), como sería el caso de una consulta de estas características. Así las cosas, la suspensión de la convocatoria sería automática. De no acatar la Generalitat esa suspensión decretada por el Constitucional, estaría incurriendo en ilegalidad y desafío directo al Estado.

¿Qué medidas legales podría tomar el Estado contra Mas?

Una tercera vía para echar abajo los planes de Mas es directamente actuar contra su persona por la vía penal. En calidad de firmante del decreto de convocatoria, se le podría acusar de desobediencia y hasta prevaricación, y ser inhabilitado. No son los instrumentos preferidos por el Gobierno, pero todo está sobre la mesa si los separatistas persisten en su empeño.



Lea también:
- Las vías jurídicas que maneja el Gobierno para impedir el referéndum separatista de Artur Mas
- Rajoy, tajante: "Esta consulta no se celebrará"
- Consulta doble para el 9-N de 2014: 'Quiere que Cataluña sea un Estado? e ¿Independiente?'
El presidente de la UE insiste: 'Una Cataluña independiente quedaría fuera de la Unión Europea'
- Más reacciones: GallardónRubalcaba Duran i Lleida | Bruselas | Sánchez-Camacho | Pere Navarro
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios