www.diariocritico.com
Misa de la familia: el Papa menciona el 'dolor del exilio'... mientras Rouco carga contra 'la intelectualidad' y el 'sexo salvaje'

Misa de la familia: el Papa menciona el "dolor del exilio"... mientras Rouco carga contra "la intelectualidad" y el "sexo salvaje"

domingo 29 de diciembre de 2013, 14:46h
El papa Francisco envió hoy un saludo especial a los fieles que celebran en distintas partes del mundo la Fiesta de la Sagrada Familia, en particular a los congregados en España en la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona y en la plaza de Colón de Madrid. No obstante, los mensajes lanzados desde el Vaticano diferían en el tono empleado por el aún jefe de los obispos españoles, Antonio María Rouco Varela.


El Papa de la 'renovación' planea viajar a España en 2015
Tras el rezo del Ángelus desde la plaza de San Pedro del Vaticano, el pontífice argentino quiso dirigirse a los fieles que le siguieron en directo a través de imágenes por satélite, añadiendo además una oración por la Sagrada Familia, aprovechando que el próximo Sínodo de Obispos abordará el tema de la familia.

"Dirijo un saludo especial a los fieles que se han conectado con nosotros desde Nazaret, en la Basílica de la Anunciación, adonde ha viajado el secretario general del Sínodo de Obispos; desde Barcelona, en la Basílica de la Sagrada Familia, adonde ha ido el presidente del Consejo Pontificio para la Familia", dijo Francisco. También "desde Loreto (Italia), en la Basílica Santuario de la Santa Casa. Y lo extiendo a los congregados en varias partes del mundo con ocasión de otras celebraciones que tienen a las familias como protagonistas, como la de Madrid", añadió.

El papa quiso así saludar a los fieles que participaron en la celebración organizada por el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluis Martínez Sistach, en la que participa el presidente del Consejo Pontificio para la Familia, Vicenzo Paglia. Y también a los fieles que se desplazaron hasta la madrileña plaza de Colón con motivo de la Fiesta de la Sagrada Familia organizada por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y que este año lleva como lema "La familia, un lugar privilegiado".

Ya antes del rezo del Ángelus, en una abarrotada plaza de San Pedro del Vaticano, el pontífice argentino tuvo muy presente el tema de la familia, al celebrarse este domingo, el primero tras el día de Navidad, la Fiesta de la Sagrada Familia.

"Hoy el Evangelio nos presenta la Sagrada Familia sobre la vía dolorosa del exilio, en búsqueda de refugio en Egipto. José, María y Jesús experimentan la condición dramática de los refugiados, marcada por el miedo, la incertidumbre y las molestias. Desafortunadamente, en nuestros días millones de familias pueden reconocerse en esta triste realidad", dijo el papa.

"Casi todos los días la televisión y los periódicos dan noticias de refugiados que huyen del hambre, la guerra, de otros peligros graves, en búsqueda de seguridad y de una vida digna para ellos y sus propias familias", agregó.

Francisco afirmó que, aunque llegan a conseguir trabajo, muchos de esos refugiados e inmigrantes "no encuentran una verdadera acogida, ni respeto, ni se aprecian los valores de los que son portadores". "Sus legítimas expectativas se enfrentan a situaciones complejas y dificultades que parecen a veces insuperables. Por eso, mientras fijamos la mirada en la Sagrada Familia de Nazaret en el momento en el que se ve obligada a huir, pensamos en el drama de esos emigrantes y refugiados que son víctimas del rechazo y los abusos", indicó.

"Pero pensamos también en los 'exiliados' que pueden estar dentro de las mismas familias: los ancianos, por ejemplo, que a veces son tratados como presencias molestas. Muchas veces pienso que una señal para saber cómo va una familia es ver cómo se tratan en la misma a los niños y a los ancianos", agregó.

El papa invitó a las familias a tomar consciencia de la importancia que tienen en la Iglesia Católica y en la sociedad, así como a vivir de un modo sencillo, haciendo suyas las palabras "permiso, perdón y gracias".


Rouco critica la "agobiante atmósfera intelectual y mediática"

Por su parte, el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha preferido poner el foco de su homilía en defender la familia constituida dentro del "matrimonio indisoluble" como la "célula básica" de la sociedad frente a la "agobiante atmósfera intelectual y mediática" en la que prima una concepción de la vida caracterizada por la transitoriedad.

Rouco, quien ha presidido en la Plaza de Colón de Madrid la Fiesta de la Sagrada Familia, ha considerado que en esta "hora crucial de la humanidad" y en medio de la "dura y persistente crisis", la familia cristiana está demostrando "su insuperable e insustituible valor para la solidaridad y la paz social".Incluso ante las "extraordinarias contrariedades económicas, sociales y culturales" actuales, ha apuntado.

En su homilía, y tras escuchar en una conexión en directo el saludo del Papa Francisco desde Roma, el cardenal ha advertido del "clima de opinión pública" en el que prima una concepción de la vida personal caracterizada por "la transitoriedad", de manera que "ni siquiera el don de la vida se entiende como definitivo e inviolable y, por lo tanto, tampoco, el don del amor".

Frente a ello y ante la posibilidad de que vuelva la "cultura de la tristeza", ha apostado por la familia "cristianamente constituida" como "la fuente de la primera y fundamental alegría", la de "la vida nueva que nace natural y sobrenaturalmente" y la de la alegría capaz de sobreponerse a cualquier clase de sacrificios, "convirtiéndolos en oblación de amor".

"No estáis solos -les ha dicho a los miles de asistentes- como tampoco lo estaban María y José cuando se desencadena por Herodes la persecución del Niño Jesús y la matanza de los inocentes".

Pese a la "agobiante atmósfera intelectual y mediática", tan "contaminada por una visión radicalmente secularizada del mundo y del hombre", Rouco Varela ha dejado claro que la familia es "invencible" y "capaz de sobreponerse y superar cualquier desafío del maligno y cualquier debilidad nacida del pecado".

A su entender, no hay otro lugar como la familia donde encontrar consuelo, alivio y ayuda para los parados, los enfermos crónicos y terminales, "a los jóvenes que han embarrancado sus vidas en el alcohol, en la droga y en el sexo salvaje".

Por eso, ha sostenido que la familia es la verdadera fórmula personal y social "para el bien y la realización plena de la persona" y "para el futuro de la humanidad".

También ha pedido a las familias que den testimonio del Evangelio "de la alegría con obras y palabras" y ha dicho que esa es una tarea y una urgencia primordial sin la cual "la evangelización del mundo empalidecería y languidecería hasta su desaparición efectiva".

"La Iglesia y el mundo de nuestros días os necesitan como muy pocas veces ha sucedido en el pasado para llevar el Evangelio al corazón del hombre y de la cultura contemporáneas", ha apostillado.


Lea también:
- Un hombre cercano al núcleo duro del Vaticano y con perfil mediático dirigirá la Iglesia española: Gil Tamayo

- El nuevo portavoz de la Iglesia española se une a la crítica a las cuchillas de la verja de Melilla
- El Papa sigue 'francisqueando': denuncia la "tiranía" del sistema económico y reconoce que la Iglesia no ha ayudado a las mujeres ante el aborto
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios