www.diariocritico.com
Decepcionante arranque de la campaña 'oficial': Ni Rajoy ni Valenciano calientan el ambiente

Decepcionante arranque de la campaña 'oficial': Ni Rajoy ni Valenciano calientan el ambiente

>> El presidente se aferra a los logros económicos; el PSOE se distancia de los pactos

sábado 10 de mayo de 2014, 11:31h
Ya han comenzado los grandes mítines -no tan grandes, en realidad--, las caravanas electorales -bueno, ya no son lo mismo: la crisis en los medios y la dispersión de la campaña han acabado también con esto--, las grandes soflamas -que vienen a ser, si bien se mira, más de lo mismo: herencias recibidas, 'y tú mas'...--. Las encuestas, y las redes sociales para lo que sirvan, auguran una abstención preocupante para una clase política aferrada a los viejos esquemas, a las viejas fórmulas y formas, a los mensajes eternos. El arranque de Valenciano en Salamanca fue, al igual que el de Rajoy en Zaragoza o el de Arias Cañete en Murcia, frío. Asistí al del presidente en la capital aragonesa y confieso que no hallé nada nuevo: mucha autocomplacencia y nubes rosadas en el horizonte en lo económico, ni una palabra en lo que concierne a una mínima evolución en temas políticos estancados, el catalán incluido.
No es momento, claro está, de hablar de pactos presentes o futuros, y el PSOE se quiere distanciar de cualquier sensación de complicidad con el PP frente a los restantes partidos emergentes. Dicen que los dos 'grandes', alarmados por el (relativo) auge de los 'pequeños', han hecho un pacto más o menos explícito para no andar lanzándose a la cabeza casos de corrupción, que en ambos campos se encuentran buenos ejemplos, aunque últimamente alguno, concretamente en Castilla-La Mancha, parece que ha perdido fuelle real. Así las cosas, vamos a tener mucho material arrojadizo en lo referente a las 'ocurrencias' para solucionar el dislate del presidente de la Generalitat catalana frente a las acusaciones de ''pasividad" y falta de diálogo que se achacan al inquilino de La Moncloa, que, por otra parte, ya vemos que ha irrumpido con fuerza y ganas en la campaña teóricamente encabezada por Arias Cañete.

--El 'efecto Valls'--

Si eso, Cataluña, va a ser la gran cuestión euro-española, y va a estar presente en el debate del próximo martes -al fin, debate, que hasta eso, que debería ser obligatorio, está en riesgo-entre los dos principales candidatos, sospecho que el PSOE va a tener ventaja, al menos en esto, gracias a un golpe inesperado para los estrategas de Génova. Manuel Valls, ese catalán que, por cierto, ha llegado a primer ministro de la poderosa Francia, va a desembarcar en la campaña electoral española/europea en Barcelona, el próximo día 21, para ayudar a la candidata Elena Valenciano. Ni qué decir tiene que, tanto el orador estrella -buen amigo de la juventud de Valenciano, de su hermana Paloma y de todo su círculo-como la localidad, la capital catalana, están minuciosamente elegidos para producir un efecto sonado. Y no es el PP quien más teme ese efecto, sino los nacionalistas catalanes, que saben que Valls es el mayor enemigo de las propuestas secesionistas de Artur Mas, y están esperando, de un momento a otro, una declaración del carismático 'premier ministre' de Hollande contra el pretendido referéndum soberanista fijado por Artur Mas para el 9 de noviembre.

Claro que sobre la campaña socialista va a pesar esa a mi entender absurda moción de censura que, al día siguiente en el que se va a celebrar el debate televisivo Arias-Valenciano, piensa presentar el socialista Guillermo Fernández Vara. Perderá Vara la moción, perderá el PSOE la oportunidad de centrar su mensaje en cuestiones europeas que afecten a los españoles (Cataluña, claro, incluida), perderá Rubalcaba, el hombre a quien 'las instituciones' y los poderosos del Consejo de la Competitividad desean ver como candidato a la reelección, la ocasión de mostrar que controla el partido. Eso, tras cometer el a mi juicio enorme error de haber pospuesto la celebración de las elecciones primarias para después de estas elecciones europeas: ello hace que los 'candidatos in pectore' anden en una cierta pugna subterránea por ver quién hace más mítines y con quién.

¿Convencerán con este ritmo los grandes partidos a los cuatro millones de indecisos que las encuestas dicen que aún andan preguntándose a quién votarán -y si votarán--? ¿Encauzarán hacia el bipartidismo el voto de los ciudadanos desanimados y cabreados, restando escaños a UPyD, IU y hasta los posibles que puedan obtener los 'superpequeños´?¿Calentará esta campaña, que tan insulsa ha comenzado, los ánimos de los españoles, que en su mayoría hasta desconocen, parece, la fecha en la que se van a celebrar las euroelecciones? Ahí quedan las preguntas. Las respuestas, en manos de los candidatos, de sus jefes y de esos 'estrategas de la nada' que dicen que planifican estas 'cabalgadas' que recorren el país. País...

Lea también:

Especial: 'España, un país en elecciones'
- Rajoy inaugura la campaña 'oficial' europea citando a Europa cincuenta veces
- Valenciano pide el voto contra Rajoy a los indignados del 15-M
- 'Se dice, se comenta': Una campaña 'moderna'
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios