www.diariocritico.com
El auténtico Oeste: Cataluña

El auténtico Oeste: Cataluña

lunes 22 de septiembre de 2014, 15:32h
            Coincidió con la celebración de la Diada - que, por ser una celebración festiva, debe  admitir  la bromilla  de Walt Disney de poder preguntarse si es Diada o es Di hada - la representación teatral en Madrid de El auténtico Oeste, una obra del genial Sam Shepard estrenada en 1980. Casualmente, este año, 1980, es mágico: Pujol comenzó a gobernar, con CiU fundada por él, en Barcelona y, en la onda del Baudelaire que disfrutaba los paraísos artificiales del hachis y del opio, Pujol descubrió los paraísos fiscales.

         Antes de ir a los  Teatros del Canal, en cuya Sala Negra se representa la obra hasta el 27 de septiembre,  había leído que  El auténtico Oeste está etiquetada como drama familiar y reflexiona sobre la identidad tanto individual como cultural. Sam Shepard sitúa la acción a 40 millas de Los Ángeles - que para Artur Mas es un suburbio de Girona - donde dos hermanos mal avenidos que llevan cinco años sin verse se encuentran en la casa materna. Por distintas razones se verán forzados a resolver sus diferencias y sus identidades, que,  como todas las identidades individuales y culturales,  son catalanomanchegas.

          Cuando finalizó la obra, que me atrapó desde el primer segundo hasta el último suspiro de Filipinas, intenté saludar a Jordi Pujol cuya presencia en la sala daba por segura.  "No he visto a Pujol en la sala", me dijo el director de la obra, José Carlos Plaza, que tiene vista de lince ibérico para detectar en la Sala Negra la presencia de presuntos ladrones de guante blanco y radiante  como el manto de las inmaculadas de Murillo. Por su buena vista José Carlos Plaza ha recibido, entre otros, el premio Nacional de Teatro 1967, 1970 y 1987.  Y a coro también anunciaron por megafonía  los magníficos actores Joaquín Abad, Alberto Berzal, Inma Cuevas, Israel Frías, Dani Gallardo y Luis Rallo que tampoco había asistido a El auténtico Oeste  José María Ruiz Mateos, también bien surtido en estos momentos de  un drama familiar - su esposa Teresa Rivero echa chispas según acabamos de ver en Espejo Público  - pues una hija no reconocida de 23 años, que vive en Chicago,  ha llevado a este patriarca bíblico a los tribunales. Ruiz Mateos no es padre solo de 13 hijos sino de 14 hijos.

         ¿Qué cifra - 13 ó 14 - nos cae más simpática? El 13 está asociado a la religión: 13TV es el canal televisivo de la cadena  Cope cuyos servicios informativos dirige mi querido  Alfredo Urdaci, que debe ser  ateo porque me temo que no ha informado de la soberbia exposición "Biblias en el museo Lázaro". Ojalá me haya equivocado en este temor - si es así vayan aquí mis disculpas más vaticanas  - y las Biblias del museo madrileño Lázaro Galdiano hayan triunfado en el canal de los arzobispos. Esta exposición conmemora el V Centenario de la Biblia Políglota Complutensa, que, en 1514, vio la luz en Alcalá de Henares bajo los auspicios del cardenal Cisneros.    El 13 es la historia de los macabeos que la Biblia judía no acepta y el 14 está asociado a la ciencia: ahí está para datar hasta lo indatable el carbono 14, tan amado por el físico Stephen Hawking, que acaba de declarar en El Mundo que no hay Dios - y ni siquiera dios, con minúscula,  como lo escribía Juan Ramón Jiménez para desesperación de Ramón Gómez de la Serna- y que el milagro no es compatible con la ciencia.

         Dirige los madrileños y fantásticos Teatros del Canal el catalán Albert Boadella, que, con la compañía Els Joglars, en su genial Ubú president, nos reveló en 1995 en una sátira soberbia  la catadura corrupta de Jordi Pujol. Hay que recomendar vivamente - "oportuna e inoportunamente", como escribió  san Pablo, el gran corruptor de niños, jóvenes, adultos y muertos -  la exposición Biblias en el museo Lázazo. Y  de paso recomendemos también el maravilloso, riguroso y nada sectario libro Mentiras fundamentales de la Iglesia católica (Ediciones B), de Pepe Rodríguez,  para poder felicitar a la Iglesia, con conocimiento de causa, por sus dotes galácticas para manipular la historia de la Biblia, inventarse delirios y, dicho en una palabra, mentir día y noche, noche y día sin cesar como canta un villancico.  Y de nuevo hay que recomendar y repetir la fecha aquí ya mencionada  - "oportune et inoportune", digámoslo ahora en latín con el apóstol de los gentiles -  la asistencia a El auténtico Oeste, de Sam Shepard,  en Teatros del Canal, que se representa hasta  el 27 de septiembre. Gran obra, gran director y grandes actores.    
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.