www.diariocritico.com

Salvo que llegue el indulto pedido

Increíble pero cierto: no pagar una multa de 1.440 euros puede llevar a prisión a una madre y un bebé de dos meses

Increíble pero cierto: no pagar una multa de 1.440 euros puede llevar a prisión a una madre y un bebé de dos meses

miércoles 07 de enero de 2015, 09:00h
La justicia no es sólo lenta sino a veces muy cuestionable, por muy legal que sea. Cual acontece con Sara González, que tiene pendiente una multa de 1440 euros y, salvo indulto por medio, por desgracia también pendiente ir a prisión por este impago. El caso se convierte en más inmoral porque Sara debería entrar en la cárcel con su hija de dos meses para amamantarla.
En declaraciones esta misma mañana del miércoles en la Cadena SER, en el programa 'Hoy por hoy' esta mujer valenciana actualmente de 29 años ha hablado de que puede ser llamada a ingresar en prisión "en cualquier momento", por lo que urge ese indulto que también se ha pedido a través de la página 'change.org' donde su cuenta su caso y se ofrece la carta de petición del indulto.

Un caso que comenzó cuando Sara González encontró hace cinco años en la calle una cartera con tarjetas bancarias. Enferma de anorexia y bulimia, las usó para comprar móviles a compañías telefónicas y revenderlos para conseguir dinero y comer compulsivamente a escondidas de su familia. Fue condenada a prisión, que se le conmutó por una multa. Cinco años después, curada de sus trastornos, Sara tendrá que cumplir una pena de seis meses de prisión por no pagar a tiempo la indemnización de 1.440 euros por la que se le conmutó la pena. Si no le conceden el indulto, la joven irá a la cárcel con su hija menor, una lactante de dos meses".

Su madre cuenta en esta web que, en efecto, Sara "cometió un error", pero lo justifica porque tenía 24 años, e incapaz ya de controlar su anorexia nerviosa atípica y bulimia, diagnosticada y tratada desde los 11 años, se encontró una cartera por la call y tuvo la mala idea de utilizar la documentación de otra persona para darse de alta en 4 compañías telefónicas y que le regalaran 4 teléfonos que vendió para procurarse comida con la que satisfacer compulsivamente y a escondidas de mi su ansiedad. Por ello fue acusada de un delito de falsificación y otro de estafa y, reconociendo arrepentida los hechos, fue condenada en septiembre de 2012 a un año y nueve meses de prisión por la falsificación de identidad, y a seis meses de prisión por la estafa.

La pena de falsificación fue suspendida al ser la primera vez que cometía un delito, no ser superior a dos años, no existir perjuicio económico y pagar Sara todas las indemnizaciones a las compañías telefónicas. Y la pena de la estafa de 6 meses de prisión fue sustituida por una multa de aproximadamente 1.400 euros.Por una serie de errores de su defensa legal respecto del pago de esa última multa de 1.400 euros le fue cambiada de nuevo esa pena de multa por la de prisión en julio de 2013 sin que nadie dijera o notificara nada de ello a Sara.

"Cuando mi hija se enteró en octubre de 2013 pagó la multa inmediatamente", continúa su madre, "pero el Juzgado le dijo que ya era tarde, que tenía que ingresar en prisión para cumplir esos 6 meses. Que no había marcha atrás. El Juzgado ya le ha devuelto hace dos meses el importe de la multa que pagó hace un año y le dice que tiene que ingresar en prisión para cumplir esos 6 meses por no haberla pagado.Esta serie de errores puede llevar ahora a Sara a pasar 6 meses en la cárcel cuando desde 2009 ya ha rehecho completamente toda su vida. 
Problemas con el juzgado

Separada, con 29 años, superada su enfermedad psicológica, y con una hija de 4 años y otra nacida el pasado mes de noviembre de 2014, aún lactante, Sara es ya una persona muy distinta a aquella que cometió aquel pequeño error en 2009, está completamente insertada en la sociedad, reconoció haber obrado mal, pagó todas las indemnizaciones y multas, y todos sus logros desde entonces por ser feliz serían truncados y en vano si tuviera que entrar ahora en prisión para cumplir esa pena por haber pagado "fuera de plazo" aquella última multa.

Finalmente la madre explica en 'change' que han pedido el pasado mes de octubre el indulto para Sara, y que el Juzgado suspenda su ingreso en prisión hasta que se resuelva, "pero el Juzgado de lo Penal nº 14 de Valencia tampoco quiere esperar. Dice, entre otras cosas, que no se lo merece porque recurre casi todas sus decisiones desde que se le dijo que entrara en la carcel (embarazada) y porque no le consta que su hija (recién nacida ya) no haya sido provocada para eludir la cárcel". 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios