www.diariocritico.com

Albert Rivera y Venezuela

jueves 26 de mayo de 2016, 13:49h

Atónitos, leemos en la prensa nacional la excursión del Sr Rivera a Venezuela. Don Albert, ha acudido presto al país latinoamericano, no para facilitar el voto por correo a los residentes españoles que viven allá, -como cabría pensar- sino con el mucho más alto propósito moral de resolver la grave crisis que se vive allí. Según denuncian prácticamente todos los informes, uno de cada cuatro niños no tiene para hacer sus tres comidas diarias, y unas diez personas se suicidan cada día. Sin embargo, esos datos son de España, si sucediera en Venezuela, a buen seguro estaría el Sr Rivera hablando con las familias que han padecido desahucios, con los niños que no tienen para hacer todas sus comidas, o con quienes, perdida la esperanza, han intentado el suicidio.

Pero esto es España, y lo que importa es Venezuela, como antaño importara Cuba. Las altas miras de nuestros políticos siempre han ido más allá de las fronteras nacionales a resolver los problemas del mundo. Por eso, hoy, podemos sentirnos orgullosos de la venta de armas a Egipto, saltándonos el veto europeo, que prohibía la venta de armamento al gobierno de El Cairo, tras el golpe de estado perpetrado en julio de 2013, y la brutal represión que vivió el país después, según señalaba ayer mismo el diario El Mundo.

Nuestro querido Albert, un hombre de altas miras, que por todos los medios intentara el gran pacto de estado con el mismo gobierno que aprobó la ley mordaza, hoy se nos aparece entre lágrimas de emoción, como adalid de los derechos humanos en Venezuela; un país sin libertad de expresión desde el que Albert pudo contarnos, sin embargo, con total libertad, la más cruda realidad a pié de calle, rodeado de cámaras, micrófonos, y toda suerte de medios de comunicación.

Venezuela, es un país profundamente corrupto, no le quepa la menor duda a nadie, no como España, donde el partido en el gobierno ha sido condenado a tener que depositar una fianza de más de un millón de euros como responsable subsidiario de las tramas de su tesorero, según las cuales, quien más y quién menos, todos metían mano en el cajón.

Pero no se dejen engañar por la apariencia, no piensen que desde las más altas estancias del estado no se hace nada. España, y muy especialmente sus intachables políticos, preocupados por la situación de derechos humanos, le vendieron armamento al gobierno venezolano para mantener el mismo orden que hoy hace saltar las lágrimas de Albert. Sí, también bajo el mandato de Morenés como ministro de defensa.

¿Qué sentido tienen la situación de derechos humanos en África cuando podemos ir a denunciarlos a Venezuela? Al fin y al cabo, si África quería acaparar las portadas, que hubieran encargado informes a futuros líderes políticos que denuncian los problemas de DDHH en España. Igual entonces, Albert estaría visitando ahora a la oposición Egipcia, a las miles de víctimas de estados fallidos como Etiopía, o a los semi- esclavos que trabajan de sol a sol extrayendo coltán en el Congo.

Con todo esto, no quiero decir que no sea grave la situación en Venezuela -un país próximo a la guerra civil- lo que pretendo denunciar, es la hipocresía rayana en el insulto, de una burguesía política, acaso brazo ejecutor de otra burguesía histórica, carente de escrúpulo alguno para afianzarse con el poder.

La 'guerra venezolana' entre Rivera e Iglesias: ¿iba Podemos al país de Chávez a por

El 'zas en toda la boca' del PP a Rivera

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.