www.diariocritico.com

Golpistas con piel de cordero

jueves 22 de noviembre de 2018, 11:37h

Los nuevos fascistas de ERC y PDeCAT, disfrazados con maneras dulcificadas, buscan instaurar un régimen excluyente y supremacista con maneras pequeño burguesas: basta con leer a Rahola en 'La Vanguardia' cualquier día de la semana, columnas escritas con vitriolo edulcorado para disimular el olor de la ponzoña, para darse cuenta.

PDeCAT, con la furia del converso, ha pasado de echarnos en cara su “ayuda” a la gobernanza de España cuando nos sacaban los cuartos a mansalva a cambio de silencios cómplices, de negocietes turbios y de impunidad policial para sus desfalcos y estafas permanentes; al independentismo sin solución de continuidad.

Habida cuenta de que Pujol y toda la cúpula de la extinta CiU fueron denunciados por la UDEF y encausados por estafa, robo, malversación y financiación ilegal, cambiaron varias veces de nombre, se hicieron neo-indepes y comenzaron a derramar lágrimas y lamentos de nenaza solamente para evitar la cárcel.

En el camino se encontraron con unos buenos para nada, ERC, un grupo de acólitos del abad de Motserrat que se dicen de izquierdas pero lideran los recortes más salvajes de España en sanidad, educación y dependencia de la mano de un grupúsculo de amargados sin criterio, la CUP, cuyo único objetivo declarado es reventar el sistema.

ERC siempre fue una reunión de nazis supremacistas, desde que fueran Estat catalá hasta hoy. Heribert Barrera, afortunadamente muerto en 2011 y presidente del engendro, queda muy bien retratado en el libro de Enric Vila Qué piensa Heribert Barrera donde el muerto declara sin ambages ni titubeos que hay que esterilizar a los genéticamente débiles, que los negros del Maresme (en los 90 las tierras bajas del Maresme eran atendidas por subsaharianos) tienen menos inteligencia que los catalanes y que el bilingüismo en Cataluña será una lacra hasta que se consiga expulsar el castellano de la “terra” (lo mismo que dice Quim Torra). Como se ve, todo planteamientos muy solidarios y muy universalistas.

Esta diarrea mental provocada por una pésima digestión de la historia, por una distorsión lisérgica de su realidad como región de España y por una historia de mimos y zalemas bien regados con el dinero que correspondía a Extremadura (todavía no tienen trenes decentes y eso es culpa directa de los dineros desviados a Cataluña), a Castilla y León, a Asturias, esta diarrea digo, nos está salpicando hace ya mucho tiempo a todos dejándonos embadurnados de heces desechas como bien pudimos ver en la sesión de control en que ese pazguato sin lecturas y por adecuado nombre Rufián consiguió convertir el parlamento en una piara. Y la faena la remató el nazi Jordi Salvador y Duch (nótese la Y aristocrática) amagando un escupitajo nada más y nada menos que a un miembro del gobierno, un catalán por más señas.

En estos momentos en el Parlamento de España un grupo de nueve reinonas, comandados por Joan Tardá y Coma (nótese la Y aristocrática), el tipo que el día de la Constitución de 2008 gritó ante cuanto micro le pusieron delante que había que matar al Borbón, está buscando un enfrentamiento patibulario con el único objetivo de deslegitimar el Congreso. Es la misma estrategia barata que llevan años utilizando contra el TC, el TS, la GC, las FFAA y hasta la Hacienda Pública.

Esta banda de atracadores, golpistas con piel de cordero y no por astucia sino por la cobardía que desde Pau Clarís (siglo XVII) hasta hoy ha sido la capa protectora del independentismo, tienen planificado acabar con el estado por cualquier medio. Su objetivo es hundir España y borrarnos del mapa.

Ahí tienen los curiosos las historias de los hermanos Badía (ERC) o del tonto peligrosísimo Vicenç Albert Ballester que firmaba VICME, Visca Cataluña y Muera España y que escribió los siguientes versos, edificantes como cualquier salivazo: “Nuestro odio titán contra la vil España//es gigantesco y loco, es grande, divino y sublime;//hasta odiamos su nombre, el grito y su memoria”.

Un día, más temprano que tarde, el estado tendrá que demostrar la legitimidad de su fuerza coercitiva y poner en su sitio a estos bandoleros. Seguir creyendo que hay una solución dialogada es infantil porque estos mafiosos racistas llaman diálogo a que el gobierno de España acepte nuestra propia disolución como estado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios