www.diariocritico.com

Esperanza Aguirre, un titán en un charco de ranas

miércoles 26 de abril de 2017, 11:37h

Conozco a Esperanza Aguirre desde los años 80, cuando se acercó al Club Liberal Español y participó del conocimiento de la escuela austriaca de economía, representada en Oxford por Salvador de Madariaga, con la ayuda de Pedro Schwartz y mía. Este primero, impulsor de Unión Liberal, propició la entrada en política de Aguirre de la mano de este partido, en 1983. Esperanza llegó a la Administración Local con la extinta agrupación política, Coalición Popular, de la que formaba parte como miembro del partido Unión Liberal, y por la que fue elegida concejal del Ayuntamiento de Madrid en 1983. Ocupó este cargo hasta 1986. En la oposición, fue miembro de la Comisión Permanente del Ayuntamiento, portavoz de Coalición Popular en el Área de Cultura, Educación, Juventud y Deportes y en el Distrito de Moncloa-Aravaca.

En diciembre de 1984, al fusionarse Unión Liberal con el Partido Liberal (PL) que había fundado yo, gaviota incluida y abandonado, para irme con Joaquín y Antonio Garrigues Walker a los Clubs liberales y posteriormente al PDL y al Partido Reformista, operaciones fracasadas ambas, Ocupa diferentes cargos en la ejecutiva nacional y secretaría del Consejo Político del Partido Liberal de José Antonio Segurado. Que me sucedió a mí y a Alejandro Arraez como presidentes. En 1987 abandona el Partido Liberal e ingresa en Alianza Popular. Vuelve a ser concejala en el Ayuntamiento de Madrid, estando en la oposición.

En las elecciones generales de 1996 fue candidata del Partido Popular al Senado por Madrid, tras su nombramiento como miembro del Comité Ejecutivo Nacional del Partido y fue elegida senadora. El nuevo presidente del Gobierno, José María Aznar, la nombró ministra de Educación y Cultura, cargo en el que estaría hasta 1999 siendo sucedida por Mariano Rajoy. Durante su mandato al frente de la cartera de Educación, presentó en 1997 el denominado Plan de Mejora de la Enseñanza de las Humanidades en el Sistema Educativo Español, que pretendía aumentar el nivel de uniformización del currículo en Humanidades, suscitador del rechazo frontal de los representantes de los nacionalismos catalán, vasco, gallego y canario, que fue finalmente rechazado en el Congreso el 16 de diciembre (las conveniencias).

Senadora por la circunscripción de Madrid desde 1996 fue propuesta por el PP para ocupar el cargo de presidenta del Senado en febrero de 1999, siendo la primera mujer que desempeña ese cargo. En marzo de 2000 repite elección para la Cámara Alta. Renunció a su escaño para presentarse a las elecciones a la Comunidad de Madrid, siendo sustituida por Juan José Lucas en la presidencia del Senado.

Celebradas las elecciones autonómicas el 25 de mayo de 2003, el Partido Popular fue el partido más votado, pero quedó a un escaño de la mayoría absoluta. El PP se quedó con el 46,67 % de los votos en la Comunidad de Madrid (55 diputados) y a un escaño de los sumados por el Partido Socialista Obrero Español-Federación Socialista Madrileña (39,99 %, 47 escaños) e Izquierda Unida (7,68 %, nueve escaños). envidiado por su probidad y honestidad. En octubre de 2003, tras el caso de transfuguismo de Tamayo y Sáez, y ante la imposibilidad de formar un gobierno con mayoría absoluta, Esperanza Aguirre, a petición propia, disuelve la asamblea de la Comunidad y convoca nuevas elecciones autonómicas en Madrid. En esta segunda convocatoria el PP obtiene mayoría absoluta. Esperanza Aguirre es elegida presidenta de la comunidad autónoma de Madrid, siendo la segunda mujer en conseguir una presidencia de comunidad en España tras María Antonia Martínez que había presidido la Región de Murcia en los años 1990.Tras las elecciones autonómicas celebradas el 27 de mayo de 2007, Esperanza fue reelegida presidenta de la Comunidad de Madrid. En las elecciones autonómicas celebradas el 22 de mayo de 2011, la lista del Partido Popular ganó las elecciones y la candidatura encabezada por Esperanza logró su tercera mayoría absoluta. En marzo de 2015 fue designada por Mariano Rajoy candidata por el PP a la alcaldía de Madrid para las elecciones municipales de 2015. Esperanza ganó los comicios consiguiendo 21 concejales, 10 menos que en las elecciones de 2011, sin conseguir revalidar la mayoría absoluta que el Partido Popular obtuvo en la anterior legislatura. Fue seguida de cerca en resultados por Manuela Carmena, líder de la candidatura Ahora Madrid que obtuvo 20 concejales. Dicho resultado electoral, insuficiente para gobernar en solitario, condujo a Aguirre a plantear un frente común PP-PSOE-Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid para evitar que Ahora Madrid se hiciera con la alcaldía. Ahora Madrid y PSOE pactaron, permitiendo así que Manuela Carmena llegara a la alcaldía y Esperanza Aguirre no la consiguiera.

Esperanza quedó pues, como concejal jefe de la oposición. Desde entonces ha estado siendo acosada, por toda la oposición al PP, culpándola de la corrupción de sus manos derechas, tanto de su vicepresidente, luego Presidente en 2012 después de la dimisión de Esperanza, Ignacio Gonzales que ha sido metido en prisión por el juez Eloy Velasco por el Caso Canal de Isabel II, así como la de Francisco Granados prorrogando su prisión por el caso Púnica hasta un máximo de otros dos años más, lo que alcanzaría el tope de cuatro años que prevé la ley para mantener a una persona en prisión preventiva. Estos casos, la han llevado a la desesperación y el día 24, a las cinco de la tarde, hora taurina y en plena isidrada, Esperanza Aguirre comunicó que se iba. No era 'espantá', sino obligación. Vestida de blanco y sin lágrimas. Sólo un requiebro leve en la voz. Nada sabía Rajoy, que se enteró apenas uno minutos antes por SMS. El presidente, que la telefoneó luego, se encuentra en Brasil. Iba a comparecer junto a su anfitrión, Michel Temer, y Esperanza se le adelantó. El terremoto de la lideresa en Madrid eclipsó el desplazamiento de Rajoy a Brasilia.

Lo siento en el alma pues no se lo merecía, y aunque ella se empeñe en que no vigiló bien, nadie podía haberlo hecho. Pues “la ocasión hace al ladrón” y en cuanto ella no estuvo, todos sus edecanes buscaron forrarse, y no hay ley que valga, pues todos los humanos somos “corruptibles” y la vigilancia debería estar a cargo de Interventores funcionarios, que poco tardaron en la democracia, desde la mismísima Transición, a cargárselos los políticos, que desde entonces, han estado por lo general robando, en cualquier contrato del Estado o de las empresas que de él dependen. Ha habido corrupción en la UCD, en el PP, en el PSOE clamorosamente, en CIU con Pujol, en IU y en todos los partidos, a poco que tuvieran posibilidad de manejo de fondos, y ya apuntan maneras, en Podemos y Ciudadanos, aunque sean casos incipientes. “Homo homini Lupus” de Hobbes y no “El Hombre nace bueno por naturaleza” de Rousseau y Karl Marx. La Política en España es una ciénaga, en cuyo charco croan las ranas que no esperan ser cazadas por un juez, hasta que llega.

Esperanza, merece una disculpa nacional por su incansable y triunfadora labor como política, que no le va a dar ni siquiera su propio partido, tan poco leal con los suyos. A nadie conviene, quien es honesto y provoca envidia, nuestro deporte nacional.

BERNARDO RABASSA ASENJO.
PRESIDENTE DE CLUBS Y FUNDACIONES LIBERALES. MIEMBRO ASOCIADO DE ALIANZA LIBERAL EUROPEA (ALDE), PREMIO 1812(2008). PREMIO CIUDADANO EUROPEO 2013. MEDALLA AL MÉRITO CULTURAL 2015, PSICOLOGO SOCIAL.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios