www.diariocritico.com

Violación con muerte

jueves 27 de diciembre de 2018, 11:54h

No es muy apropiado entrar en obviedades repetidas hasta el agotamiento, cuando hablamos de asesinatos inesperados que convulsan a la sociedad.

Ocurrió con Diana Quer, buscada por todos durante un interminable año hasta que remitió el nivel de consternación mediática y se convirtió en una amargura en forma de desesperación de sus mas cercanos que no daban con ella. Hasta que descubrimos con estupor que un asesino frio, nauseabundo, reincidente en intento de secuestro con intención de violar, había sido pillado. Un criminal que se vanagloriaba de la levedad legal, verbalizando que, con tres bobadas de exigencias de la justicia, buena conducta, y en siete años ya estaría de nuevo en la calle el depredador. Fue muy triste conocer cual había sido el destino mientras le duró la vida a la jovencita Diana Quer, en aquella vuelta a casa sola, que acabó con su vida.

Mas tarde conmocionó a todo el país la desaparición del niño almeriense Gabriel Cruz, con el triste final por todos conocido.

Tengo que incidir en los montones de personas, miles, que desaparecen en España cada año, sin que sepamos cual fue su triste destino, y que por una razón u otra no se convierten en victimas mediáticas como las que nos ocupan, sin dejar mas que desconsuelo tras ellos, siendo este año record en cifras de esta lacra. Familias rotas para siempre, que no conocerán la paz ni disfrutaran de unas “Felices Pascuas”

¿Es el asesinato el fin, o el fin era abuso sexual que culmina en asesinato?

Si miramos datos sobre menores nos encontramos con que representan casi la mitad del total de víctimas de delitos contra la libertad e indemnidad sexual del ultimo estudio oficial contabilizado de todo el año 2017.

De las victimizaciones registradas el año pasado por el Ministerio del Interior, con un total de 9.537 conocidas, el 47,6%, (la escalofriante cifra de 4.542 )son contra menores de 18 años

Son los datos del informe sobre delitos contra la libertad e indemnidad sexual elaborado por la Secretaría de Estado de Seguridad, refleja que las victimizaciones de menores duplican las cifras del segundo grupo de edad, el de 18 a 30 años, con más víctimas, y que representa el 27,7 del total. Así, sumando datos de ambos grupos el resultado arroja que las tres cuartas partes de todas las víctimas de los delitos sexuales son contra menores de 30 años.

Desde 2012, el grupo de edad mas joven, niños hasta los 18 años, supera el 40% del total de las víctimas contabilizadas. Según el mismo estudio del pasado año, los menores mas jóvenes son quienes sufren mayoritariamente delitos de abusos de índole sexual muy amplio sin distinción de sexo.

Todos los países tienen su propia legislación y formas de aplicar la ley a los delitos sexuales contra menores. Sin embargo, existen 19 países del mundo, mayoritariamente en Asia y África en los que su legislación contempla la pena capital para abusadores sexuales.

En esa lista están Egipto, Kuwait , Uganda, Vietnam, Palestina, Tailandia, China, Corea del Norte, Emiratos Árabes Unidos, Guyana, Irán, Irak, Pakistán, Siria, Sri Lanka, Tayikistán, India, Indonesia y Bangladesh. Por ejemplo en este ultimo su normativa es muy estricta en cuanto a la protección del menor, ya que cualquier contacto sexual con un menor de 15 años puede ser castigado con pena de muerte.

En Argentina, los violadores de menores pueden ser encarcelados hasta 20 años, pero cuando el acusado es reincidente y tiene en su haber más de un abuso probado, el juez puede sentenciarle a cadena perpetua e incluso a castración química.

En Chile y Perú la prisión perpetua puede aplicarse en casos graves de violación con resultado de muerte.

En Reino Unido, el condenado puede optar a la libertad condicional después de un periodo de tiempo que fija el juez. Pero en casos especialmente graves este puede dictaminar que la condena sea cárcel de por vida, sin ninguna opción de libertad condicional.

En Francia la pena más dura del Código Penal francés es la de cadena perpetua irreducible, aprobada en 1994, bajo el gobierno socialista de François Mitterrand quien aprobó que en casos excepcionales se establece prisión ilimitada destinada especialmente a los condenados por asesinato de víctimas menores de 15 años y cuya muerte estuviese precedida o acompañada de violación, torturas o actos de barbarie.

Después del conocimiento de cómo en distintos lugares tratan a los desalmados que abusan sexualmente de jóvenes o niños, muchos con resultado de muerte, creo que España debería hacer un ejercicio de empatía, y en lugar de hablar siempre de fronteras y lenguas;, o de presupuestos y porciones de éstos, debiéramos comenzar a pensar algo mas en víctimas y en familiares de víctimas, pensar en sus violadores y en esos crímenes inasumibles.

Yo no creo en la reinserción de quien ha quitado la vida a otra persona sin un ápice de piedad. Por eso tener misericordia con ellos es darles la oportunidad de repetir la barbarie en cuanto tengan la mínima ocasión. Por todo esto debiéramos no escuchar a esos políticos que no se ponen en la piel de las familias, que desconocen la empatía. Y como muestra el duro spot de la nueva campaña de la DGT, cuando llega la desgracia a una familia, lo peor puede ser vivir; porque quien queda vivo, no puede remontar si sabe que no se hace justicia con la terrible muerte de su hija o hijo; se llame Marta del Castillo, Sandra Palo, Diana Quer, Laura Luelmo, Mari Luz y un interminable doloroso etc.

Mara Colás

Locutora La Jungla Radio

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios