www.diariocritico.com
Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo: ¿qué es y cómo se transmite esta enfermedad?

Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo: ¿qué es y cómo se transmite esta enfermedad?

jueves 01 de septiembre de 2016, 14:24h
La muerte de un hombre y el contagio de la enfermera que le atendió han hecho saltar las alarmas ante la aparición de una enfermedad hasta ahora desconocida en Europa: la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC). La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha confirmado los dos casos de este virus, que son los dos primeros de Europa Occidental con carácter autóctono, no importado de otro ámbito geográfico. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ofrece en su página web toda la información acerca de esta enfermedad transmitida por garrapatas.

La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo es una enfermedad causada por un virus (Nairovirus) de la familia 'Bunyaviridae' transmitido por garrapatas. Esta enfermedad está muy extendida en África, los Balcanes, Oriente Medio y Asia en los países situados por debajo de los 50º de latitud norte, que es el límite geográfico de la garrapata, que constituye su vector principal. Este virus causa graves brotes de fiebre hemorrágica viral, con una tasa de letalidad de entre el 10% y el 40%.

Entre los 'huéspedes' del virus de la FHCC figuran una amplia variedad de animales salvajes y domésticos como vacas, ovejas y cabras. Muchas aves son resistentes a la infección, pero los avestruces son vulnerables y pueden mostrar una alta prevalencia de la infección en las zonas endémicas, donde han sido identificados como el origen de casos humanos. Por ejemplo, un brote anterior se produjo en un matadero de avestruces en Sudáfrica.

Los animales se infectan por la picadura de garrapatas infectadas y el virus permanece en el torrente circulatorio durante aproximadamente una semana tras la infección, de modo que, cuando otra garrapata pica al animal, se perpetúa el ciclo garrapata-animal-garrapata. Aunque hay varios géneros de garrapata que pueden verse infectados por el virus de la FHCC, la especie 'Hyalomma' constituye el vector principal.

Este virus se transmite a las personas, bien por la picadura de garrapatas o por contacto con la sangre o tejidos de animales infectados durante o inmediatamente después de la matanza. La mayoría de los casos se han dado en personas relacionadas con la industria ganadera, como trabajadores agrícolas, trabajadores de mataderos y veterinarios. Puede haber transmisión entre seres humanos en casos de contacto estrecho con sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de personas infectadas. También se producen infecciones nosocomiales como consecuencia de la mala esterilización del equipo médico, la reutilización de agujas y la contaminación de los suministros médicos.

- Signos y síntomas

La duración del periodo de incubación depende del modo de contagio del virus. Después de la picadura de garrapata, la fase de incubación es generalmente de uno a tres días, con un máximo de nueve días. El periodo de incubación tras el contacto con sangre o tejidos infectados es normalmente de cinco o seis días, con un máximo documentado de 13 días.

Los síntomas comienzan de forma súbita, en forma de fiebre, mialgia (dolor muscular), mareo, dolor y rigidez de cuello, lumbago, cefalea, irritación de los ojos y fotofobia (hipersensibilidad a la luz). Puede haber náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y dolor de garganta al principio, seguidos de bruscos cambios de humor y confusión. Al cabo de dos a cuatro días, la agitación puede dar paso a somnolencia, depresión y debilidad, y puede aparecer dolor abdominal en el cuadrante superior derecho, con hepatomegalia detectable.

Otros signos clínicos posibles son taquicardia (aumento del ritmo cardiaco), adenopatías (inflamación de los ganglios linfáticos), y erupción petequial (erupción por hemorragia cutánea) en mucosas internas, por ejemplo en la boca y la garganta, y en la piel. Las petequias pueden dar paso a erupciones más grandes llamadas equimosis, así como a otros fenómenos hemorrágicos.

Normalmente hay signos de hepatitis, y los pacientes muy graves pueden sufrir un rápido deterioro renal, o insuficiencia hepática o pulmonar repentina después del quinto día de enfermedad.

La tasa de mortalidad asociada a la FHCC es de aproximadamente un 30%, y la muerte sobreviene durante la segunda semana. Entre los pacientes que se recuperan, la mejoría comienza generalmente al noveno o décimo día tras la aparición de la enfermedad.

- Diagnóstico

La infección por el virus de la FHCC puede diagnosticarse mediante distintas pruebas de laboratorio:

- Prueba de inmunosorción enzimática (ELISA)

-Detección de antígeno

- Seroneutralización

- Reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR);

- Aislamiento del virus en cultivos celulares

En los pacientes en que la infección será mortal, y, en general, durante los primeros días de la enfermedad, no se produce una respuesta de anticuerpos medible, de modo que en esos casos el diagnóstico se realiza mediante la detección del virus o de su ARN en muestras de sangre o tejidos.

Si bien no existe una vacuna contra este virus ni para animales ni para personas, el tratamiento general de sostén contra los síntomas es la principal opción ante esos casos. Se ha utilizado el antiviral ribavirina para tratar la infección, con efectos claramente beneficiosos. Tanto la preparación oral como la intravenosa parecen eficaces.

Es difícil prevenir o controlar la infección en los animales y las garrapatas, debido a que tanto el ciclo garrapata-animal-garrapata como la infección de los animales domésticos suelen pasar desapercibidos. Además, las garrapatas que pueden actuar como vector son numerosas y están muy extendidas, de modo que combatirlas con acaricidas (productos químicos que las matan) solo es una opción viable en las instalaciones ganaderas bien gestionadas.

Por ejemplo, después de un brote registrado en un matadero de avestruces de Sudáfrica, se tomaron medidas para garantizar que las aves no tuvieran garrapatas confinándolas durante 14 días en un centro de cuarentena antes de la matanza. Durante el sacrificio el riesgo de infección de los animales se vio así reducido, de modo que se logró prevenir la infección entre quienes estuvieron en contacto con el ganado.

- Recomendaciones de salud pública

- Reducción del riesgo de transmisión de garrapatas al ser humano:

Usar ropa protectora (manga larga, pantalones largos)

Usar ropa de color claro para poder detectar fácilmente las garrapatas adheridas a ella

Usar acaricidas autorizados (productos químicos que matan las garrapatas) en la ropa

Aplicar repelentes autorizados en la piel y la ropa

Examinar regularmente la ropa y la piel en busca de garrapatas y, en caso de encontrar alguna, eliminarla de forma segura

Procurar eliminar o controlar las infestaciones por garrapatas en los animales y en los establos y graneros

Evitar las zonas en que abunden las garrapatas, y las estaciones en que están más activas

- Reducción del riesgo de transmisión de los animales al hombre:

Usar guantes y otro tipo de ropa protectora durante la manipulación de los animales y de sus tejidos en las zonas endémicas, sobre todo durante la matanza y el despiece y en los procedimientos de sacrificio realizados en mataderos o en el hogar

Someter a los animales a cuarentena antes de llevarlos al matadero o tratarlos sistemáticamente con plaguicidas dos semanas antes de la matanza


- Reducción del riesgo de transmisión entre personas en la comunidad:

Evitar el contacto físico próximo con personas infectadas por el virus de la FHCC

Usar guantes y equipo de protección al atender a los enfermos

Lavarse siempre las manos después de cuidar o visitar a los enfermos

- Control de la infección en los centros sanitarios

Los trabajadores sanitarios que atienden a los pacientes con FHCC presunta o confirmada o que manipulan sus muestras deben aplicar las precauciones estándar de control de las infecciones, lo que comprende la higiene básica de las manos, el uso de equipo de protección personal, las prácticas de inyección seguras y las prácticas de enterramiento seguras. Como medida de precaución, el personal sanitario que atiende a los pacientes en las inmediaciones de la zona del brote de FHCC también debe aplicar las precauciones estándar de control de las infecciones.

Según establece la OMS, las recomendaciones para controlar la infección deben basarse en las ya formuladas por la OMS para el Ebola y la fiebre hemorrágica de Marburgo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.