www.diariocritico.com
     19 de septiembre de 2021

La Encina Teatro

Dos magníficas obras: 'El hombre congelado' y 'Cajas de cartón'

Teóricamente la temporada teatral, salvo excepciones, concluyó el pasado día 30 de junio. Pero... pero una de esas gloriosas excepciones es la polifacética sala La Encina Teatro. Que, de momento, nos ofrece este par de magníficas obras.

El teatro como punto de encuentro para el debate

Bajo las buenas enseñanzas y dirección de la polifacética actriz y dramaturga Teresa Ruiz Velasco, el grupo de teatro 'Diamantes en el Jardín concluye su andadura de la presente temporada con la valentía de actuar y recuperar esta difícil obra en la sala La Encina Teatro, donde han estudiado todo el curso.

La obra de Teresa Ruiz Velasco se representará los viernes 11 y 18 de junio

Dentro de la siempre interesantísima programación de La Encina Teatro, mucho más que una sala teatral con sus diversos cursos para aficionados y profesionales -entre ellos de improvisación, entrenamiento vocal, clown-, lecturas dramatizadas, castings y un largo etcétera, es menester, justo y necesario destacar 'En cajas de cartón'. En ella, con dos magníficos actores, hace doblete la dramaturga, actriz y profesora Teresa Ruiz Velasco, autora del texto y directora de sus representaciones los próximos viernes 11 y 18 de este mes de junio.

Más mucho más que una sala alternativa. Sí, porque La Encina Teatro ofrece un gran número de actividades para todos los públicos e inquietudes. Así es, pero como es lógico, la sala también dispone de una amplia programación, que añade a su variedad para todos los gustos (incluyendo los musicales y el infantil) el denominador común de la calidad de obras e intérpretes.

La sala también ofrece un gran abanico de clases para aficionados y profesionales

Nunca es tarde si la dicha es buena, cual con la vieja sabiduría de toda la vida afirma el popular refrán. Y no sólo es buena, sino mejor la programación que prepara el Teatro La Encina para inaugurar esta próxima especial campaña 2020/21, marcada por la pandemia del coronavirus. Por lo que la sala ha tomado todas las precauciones obligatorias tanto para los variadísimos espectáulos, para mayores y chavales, así como para las didácticas clases de teatro. La primera cita de esta sala que dirige el polifacético hombre de las artes escénicas que es Paco Sáenz será el primer fin de semana de septiembre con el aperitivo de la infantil, 'Papás, quiero ser [email protected]' y tres obras, tres -¿hay quién dé más?- 'Píldoras para el desfase', 'Terapia' y 'La clave del arco iris'. Nunca es tarde si la dicha -léase programación- es buena.

La obra de Joaquín DHoldán se representó con Paco Sáenz y Nicolás Pereyra

¿Cómo que veinte años no es nada, cual reza el mítico Gardel en su no menos mítico tango 'Volver', compuesto junto a Alfredo Le Pera? ¿Cómo que no?Depende. Porque incluso tres puede ser mucho si se hacen bien las cosas, cual acontece con esa sala que es mucho más que un teatro. Pongamos que se habla/escribe de La Encina Teatro, esa creación, por cierto con casi veinte años, que llevó a cabo en Sevilla -junto a Esteban Cappi- el polifacético hombre de escena Paco Sáenz, cayendo en semejante "locura", como él mismo confiesa sobre este su proyecto profesional y de vida. Un teatro que celebra su tercer aniversario, y cuarta temporada, en Madrid con la obra 'El escritor y el elefante', de Joaquín DHoldán que se representó con éxito los días 6 y 7 de marzo.

Cuando, en los años 20 del siglo pasado, Federico García Lorca (1898-1936), comienza su vida literaria, las figuras de la dramaturgia que triunfan en España son las de Manuel Linares Rivas, Eduardo Marquina, Pedro Muñoz Seca, los her­manos Álvarez Quintero y, sobre todo, Jacinto Benavente que, en 1922, recibe el premio Nobel. Justamente el mismo año en que Lorca escribe su primera obra madura: 'Tragico­media de don Cristóbal y la señá Rosita'. La dramaturgia de Valle-Inclán aún no había salido del papel impreso y, quizás, el único referente próximo para García Lorca era Pérez Galdós, cuya obra dramática tenía un verdadero interés social y existencial.
  • 1