www.diariocritico.com

El teatro como punto de encuentro para el debate

Un momento de la representación de la obra.
Ampliar
Un momento de la representación de la obra. (Foto: Carlos Paverito)

Digna versión de la compleja obra 'El florido pensil', recuperada por el grupo 'Diamantes en el jardín', en la sala La Encina Teatro

martes 22 de junio de 2021, 18:04h

Bajo las buenas enseñanzas y dirección de la polifacética actriz y dramaturga Teresa Ruiz Velasco, el grupo de teatro 'Diamantes en el Jardín concluye su andadura de la presente temporada con la valentía de actuar y recuperar esta difícil obra en la sala La Encina Teatro, donde han estudiado todo el curso.

Todos superaron más que dignamemnte la prueba, que como diría el tristemente fallecido intelectual y creador José Luis Cuerda, tan crítico con la sociedad, no es poco: Marisa Serrano, Merche Martín, Pilar Marín, Val de Pedro, Emilio Martínez y Fernando Romero y vestuario de la actriz Regina Ugarte.

Después de más de un año de pandemia, de confinamientos y de restricciones, el teatro ha ido paulatinamente ocupando los locales de ensayo y las salas. En especial, el teatro independiente que había visto mermada su actividad y con el final de la temporada, antes de que llegase el verano, los miembros de algunos grupos iniciaron su actividad dramática hace unos meses con el fin de que intentar que la normalidad volviera a sus vidas y a las de los espectadores.

Es el esfuerzo, la ilusión y el amor al teatro el que manda en la vida de estos actores, directores y técnicos poco conocidos. Digno de encomio es pues el esfuerzo de estos grupos. Grupos que, por otra parte, desempeñan un papel notorio en el panorama del arte de Talía y Melpómene, por cuanto al hecho de hacer una cartelera más atractiva y amplia, se suma el de reponer obras que llevan en sus entrañas la semilla de la controversia.

Tal ocurre con la obra que nos ocupa, con la que además se vuelve a poner sobre el tapete el permanente debate sobre la enseñanza y los continuos vaivenes que ha venido sufriendo a lo largo del siglo pasado, y de lo que llevamos del presente, dependiendo del color político de quien ostente el poder.

Con estos planteamientos se está representando uno de los montajes que tuvo gran éxito en los años noventa: 'El florido pensil', escrita por Andrés Sopeña. Obra que presenta la vida de unos niños durante su periodo de formación escolar y recoge los métodos propios de una escuela dogmática, poco reflexiva y fundamentalmente memorística con la imposición de la autoridad con una férrea disciplina durante la posguerra española.

Con acertado criterio destaca el tratamiento irónico y crítico para llevar al espectador la ingenuidad juiciosa de unos niños que sí se plantean la utilidad del sistema y la vacuidad de sus planteamientos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios