www.diariocritico.com

La parte que omite el Gobierno de la aprobación europea del Plan de Recuperación: las reformas

La parte que omite el Gobierno de la aprobación europea del Plan de Recuperación: las reformas
Ampliar
(Foto: Pool Moncloa/Fernando Calvo)
jueves 17 de junio de 2021, 08:19h

El Gobierno está feliz, contento y promociona por todo lo alto la foto con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, aprobando junto a Pedro Sánchez, el Plan de Recuperación.

Bruselas aprobaba ayer enviar a España 69.500 millones de euros en transferencias directas, que se podrán ampliar hasta más de 140.000 millones en créditos, si fuera necesario, hasta 2026.

Lo que no menciona ni de lejos Moncloa entre sus textos explicativos es que para seguir recibiendo los fondos europeos, nuestro país debe acometer una serie de reformas que le exige la Comisión. Estamos hablando de las reforma fiscal y la reforma fiscal. Ésta última será más sencilla y podría estar lista antes de acabar el año.

Pero mientras el debate interno en el gobierno de coalición es cuándo y cómo derogar la reforma laboral de 2012, la de Mariano Rajoy, el debate en Europa es otro: cuándo seguir ahondando en esa reforma laboral que ya abarató el despido de 30 a 20 días.

Los 9.000 millones que entregará de forma inmediata Bruselas son sólo el 13% del dinero total, el cual, para desbloquaerlo, habrá que obedecer a las premisas que llegan desde el Ejecutivo que preside Von der Leyen.

Por ejemplo, exlica la 'Cadena SER', fuentes de Bruselas confirman que la Reforma Laboral es imprescindible para que llegue el segundo envío de fondos. Esa reforma está en el aire, porque deben entenderse Gobierno, sindicatos y patronal, cuando la postura de los sindicato et clara: lo que toca es derogar la anterior reforma laboral.

Reforma laboral

Bruselas da tiempo porque entiende que hay que dejar que las negociaciones prosperen, pero la guerra interna entre PSOE y Unidas Podemos es clara: unos están dispuestos a ceder, los otros ni un paso.

Lo que ofrece el Gobierno es una reforma laboral salomónica: es decir, en lugar de derogar tal cual la de 2012, propone que entre en vigor una nueva, que no cederá en los 20 días por despido, punto más polémico, pero intentará acabar con situaciones que considera que la ley de Rajoy golpeaban a los trabajadores.

El Ministerio de Trabajo estudia en estos momentos un texto donde se acabe con las condiciones de subcontratación y que se vuelva a la negociación colectiva para los convenios colectivos. También se buscará acabar con la temporalidad y la precariedad de los contratos que reinaron con la reforma de 2012. Por último, se intentará acabar con la priorización de los convenios de empresa por encima de los sectoriales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios