www.diariocritico.com

Alberto Sotillos: "Un socialista no puede estar en el PSOE"

miércoles 06 de abril de 2016, 08:10h
Alberto Sotillos: 'Un socialista no puede estar en el PSOE'
Ampliar
Alberto Sotillos conoce bien el PSOE, partido en el que ha militado durante 12 años y al que también perteneció su padre, Eduardo Sotillos, que fue portavoz del gobierno de Felipe González entre 1982 y 1985. Harto de la ausencia de democracia interna en el PSOE, el sociólogo abandonó el partido e impulsó el suyo propio: ‘Decide en Común’, una plataforma que trató, sin éxito, de integrarse, primero en Podemos y después en Unidad Popular-IU de cara a las elecciones del pasado 20-D. Sotillos ha analizado para 'Diariocrítico' la situación política, las posibilidades de que se produzca un pacto de gobierno y los principales problemas del PSOE.

Este jueves se van a reunir Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, ¿es la última oportunidad para alcanzar un pacto de gobierno o es sólo ‘postureo’?

Es la última oportunidad de esta semana, pero es muy difícil que se vaya a alcanzar un pacto de gobierno. Es la primera oportunidad para que se reúnan los tres en una mesa, pero es más bien la oportunidad de que se digan que no. Es la excusa definitiva para decir cada uno de ellos que lo han intentado pero que no ha podido ser, salvo sorpresa mayúscula. En este país nada es descartable, pero para mí sería una sorpresa enorme que hubiera pacto de gobierno porque tienen que cambiar mucho las cosas.

¿Qué tiene que cambiar para que se produzca ese pacto?

Tendrían que cambiar las propuestas de cada uno de ellos, y sobre todo, dejar de pensar que hay unas elecciones en ciernes. Cuando los partidos han activado el ‘modo elecciones’ internamente, es muy difícil parar ese ritmo y recomponer un posible pacto de gobierno. Es cierto que en España tenemos unos discursos en campaña política que son tremendamente agresivos, y somos de los pocos países que luego los mantenemos en el tiempo. En EEUU, un discurso agresivo entre Hillary Clinton y Obama dura lo que dura la campaña y por el bien del país se termina ahí, pero en España nos cuesta mucho entender que un partido que hemos apoyado para estar en contra de otro, pasen a llevarse bien entre ellos. Entonces, como tienen en mente la posibilidad de unas segundas elecciones, no quieren que el juntarse a unos u otros les pase factura en las urnas. Éste es el juego que ha iniciado Pedro Sánchez y el riesgo es enorme.

¿Qué te parece la estrategia negociadora que ha seguido Pedro Sánchez desde las elecciones?

La estrategia de Sánchez tiene el problema de que parte de una necesidad vital de supervivencia, que es innegable. Yo no digo que eso sea negativo o positivo, pero vas muy definido a una negociación cuando tu objetivo primordial es salvarte y tus negociaciones están condicionadas por lo que pueda pasar en tu futuro político. Cuando llegas así a una negociación, estás abocado a lo que hemos visto en estos últimos días, a poder decir: no tenemos líneas rojas, pero tenemos fuertes convicciones. Yo me pregunto cuál es la diferencia entre una cosa y la otra, y cuando un partido es capaz de decir que por gobernar se va a saltar sus líneas rojas aunque va a mantener sus convicciones, da la sensación de que no hay una línea política clara, y eso es un riesgo de cara a unas posibles nuevas elecciones.

¿Quién es el mejor candidato a presidente del Gobierno entre los líderes de los principales partidos?

Hay gente que dice que sería Alberto Garzón, y a mí me parece que es un buen líder político, pero nuestra experiencia personal nos ha demostrado que él tiene una propuesta pero no es capaz de romper con las ataduras. Que entre lo que hay es el mejor, sí, pero no hemos venido a conformarnos con lo que hay, ya puestos queremos a alguien que sea independiente completamente, que no tenga ataduras y que tenga valentía política. Desgraciadamente en España, los partidos políticos han atropellado a los que han despuntado.

¿Crees que se cumple en España esa teoría política que apunta que son los mediocres son quienes lideran los partidos?

Sí, va a parecer que soy un rencoroso, pero tengo que ser sincero y creo que hay una mediocridad infinita. Conociendo la trayectoria de los que están, y viendo lo que han hecho en sus partidos, pues tenemos unos dirigentes que el 90% no tiene una carrera fuera de la política, y eso es muy preocupante. Una cosa es que haya profesionales de la política, pero que haya profesionales de los partidos, me parece lamentable. Para ser un profesional del partido hace falta mucha mediocridad para aceptar muchas de las cosas que tienes que aceptar.

Las últimas encuestas apuntan a la caída de Podemos y no tanto del PSOE, y los ascensos de PP y Ciudadanos si se repiten las elecciones. ¿Son inevitables estas elecciones?. ¿Crees que acertarán las encuestas en esta ocasión?

A mí las elecciones me parecen inevitables por una cuestión aritmética, política y de estrategia medio/largo plazo. Ningún partido quiere venderse o destruirse hoy por el bien de la nación española porque si tú crees que lo mejor para España es derogar la reforma laboral, decidir ‘inmolarte’ para que después siga la reforma laboral, no tiene lógica, entonces lo lógico es defender las posturas. En cuanto a lo que dicen las encuestas, pues es que, por ejemplo, las encuestas ahora vaticinan unos resultados de Ciudadanos que son los mismos que predecían antes del 20-D y que luego no se cumplieron. Las últimas encuestas dicen que suben el PP y Ciudadanos, aunque es incompatible que los dos partidos que se disputan los mismos votos ganen espacio electoral los dos. Lo que ocurre en los partidos que están a la izquierda del PSOE, es que la credibilidad de esas encuestas es muy baja, y sus actuaciones no van encaminadas a esas encuestas, porque ellos tienen las suyas sus propias.

La izquierda acudió más dividida que nunca a las elecciones del 20-D. ¿Crees que sois responsables de haber generado una división de voto que ha facilitado la victoria a la derecha?

Hay una parte de verdad en eso, pero también la derecha estaba dividida entre Vox, que aunque nadie lo considere, se lleva sus votos, el PP y Ciudadanos, que son 3 formas diferentes de derecha, y algunos pueden decir que el PSOE juega un papel de partido de centro-derecha en determinadas ocasiones. Sí es cierto que se ha dividido la izquierda, pero también es cierto que somos capaces de ponernos de acuerdo con relativa facilidad. Se pueden hacer partidos de izquierda que no compitan electoralmente, lo que pasa es que esto es una novedad a la que no estamos acostumbrados. Por ejemplo,'Decide en Común' es un partido que no compite electoralmente, tiene su espacio electoral pero lo va a ceder a siempre a un espacio de izquierda, nunca va a subdividir el voto más, y eso es hacia lo que tendremos que ir.

Dices que la izquierda se pone de acuerdo con relativa facilidad, pero tu partido, ‘Decide en Común’ se ofreció a Podemos, y la unión no se gestó, después lo intentó con Unidad Popular-IU, y tampoco. Entonces, ¿es tan fácil ponerse de acuerdo?

Lo que es fácil es no dividir el voto, y eso lo hicimos, lo que nos pasó es que teníamos unas propuestas fundamentales que queríamos que estuvieran representadas y con Podemos no llegamos a ese acuerdo de que esas líneas estuvieran, y salimos. Con Unidad Popular esas líneas estaban aceptadas, nos presentamos a las primarias y obtuvimos victorias, pero luego entra la parte desgraciada de los partidos, y es que Izquierda Unida tiene una gran deuda y nos proponían un acuerdo de financiación que era leonino, y muy a nuestro pesar tuvimos que abandonar el proyecto.

Al igual que le pasó a tu ex compañera del PSOE, Beatriz Talegón, ¿te llamó Pablo Iglesias para unirte a Podemos?

No, no, no hemos tenido esa suerte o mala suerte de política de fichajes. Yo si quisiera entrar en Podemos, habría entrado, pero creo que hacía falta un partido como ‘Decide en Común’, que tiene ciertas ventajas respecto a Izquierda Unida de independencia económica, y ciertas ventajas respecto a Podemos porque no trae esas dudas generadas por su financiación. Además, nuestro proyecto ofrece una política socialista muy clara y sin ningún tipo de deuda política, que es lo que le corrompe al PSOE. Nosotros queremos que nuestras propuestas esté defendidas en el mejor espacio electoral, ahora creemos que el mejor espacio electoral es Podemos, pero siempre y cuando estén nuestras propuestas.

Ahora que hablas de la financiación de Podemos, ¿crees que estas informaciones que apuntan a Venezuela forman parte de la campaña mediática para desprestigiar a Podemos?

Claramente es una campaña de descrédito, lo que hay que ver es si es verdad o no. Esa información dice que hay 7 millones que el gobierno de Venezuela destinó a Podemos, pero en ese momento no existía Podemos, con lo cual hacer decir que Venezuela ha financiado directamente a Podemos es mentir. Todo es una campaña política, y a Podemos le toca resolver esto con otra campaña política.

Has sido militante del PSOE durante 12 años, y eres uno de los muchos que han abandonado el partido en los dos últimos años. ¿Por qué se va la gente del PSOE?

Aunque parezca mentira se están yendo menos de los que dicen que se van, pero se va mucha gente porque no es lo que era, ni a nivel interno ni a nivel externo. Internamente, ahora mismo el PSOE es un espacio de colocación mala, de guerra interna por colocar, por subir escalones sin ningún tipo de trabajo de fondo, y exteriormente porque las propuestas políticas no están definidas. El lunes te reconoces con ellas, pero el martes no, el miércoles a medias... Por ejemplo, con el referéndum o el derecho a decidir, hay una indefinición política tan grande, que lo normal es que si alguien está por pura ideología, se desencante rapidísimo. Un socialista no puede estar en el PSOE, para desgracia del socialista y del partido.

Antes de abandonar el PSOE e impulsar ‘Decide en Común’, intentaste crear una corriente alternativa dentro del partido, pero no te lo permitieron. ¿Quién mueve los hilos en el PSOE?

Siempre es el mismo juego de los barones que es bastante desagradable, y luego se usa a la militancia como último recurso, como hizo Sánchez con su consulta sobre la estrategia de pactos. Es una pena porque se utiliza a la militancia como arma defensiva frene a los barones en momentos puntuales pero no de forma general, que es lo que solucionaría el problema del PSOE. En el PSOE siempre se dice algo: quien tiene el censo, tiene el poder, y la realidad es así. Quien tiene el censo controla incluso la lista de avales, por lo que, por ejemplo, hay facilidad para rellenar avales de gente que no ha votado. Luego está quien hace las listas, pero eso en todos los partidos. Nuestra democracia es representativa de las cinco personas que hacen las listas de los cinco partidos. ¿Quién manda? Quien tiene la capacidad de repartir el poder orgánico, y el PSOE acaba siendo una máquina asociada al reparto del poder orgánico, y eso acaba con toda organización en cuanto el poder orgánico baja, como está pasando ahora.

¿Qué necesita el PSOE para volver a ser lo que era, si es que es posible?

Es tremendamente difícil, los sociólogos decimos que cuando una organización llega a un punto de cierre cuando la dinámica interna se ha ‘gripado’. Lo que haría falta sería una refundación del partido desde cero, que se eliminaran todas las estructuras orgánicas y los cargos, y se empezara desde el principio con una entrega de poder real a la militancia. Habría que hacer un nuevo PSOE, porque en el de ahora, la dinámica es lo suficientemente perversa como para que quien tiene el poder, no lo vaya a soltar nunca.

¿Cuándo dejó de ser el PSOE un partido de izquierdas?

Ha tenido muchas rachas. El PSOE es un partido de izquierda, todavía lo es, pero los dirigentes lo ‘vendieron’ hace tiempo. Creo que un punto de inflexión claro, fue el momento en el que José Luis Rodríguez Zapatero antepuso el pago de los intereses del capital riesgo de unos profesores de Texas, a las pensiones de los españoles. En ese momento, vi que esto había que cambiarlo y pensé en hacer esa corriente interna, Socialismo Democrático, para refundar el PSOE porque no puede seguir así, pero no se pudo hacer.

Otras noticias

González Pons declara su 'amor incondicional' a Pablo Iglesias

Tania Sánchez, la jefa de 'Inteligencia' de Podemos

Albert Rivera: "Si la gran novedad política es el Partido Comunista, apaga y vámonos"

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


+
5 comentarios